Nuevo ataque contra oleoducto genera contaminación en noreste de Colombia

302
Imagen referencial.

(AFP) Un nuevo ataque contra uno de los principales oleoductos de Colombia contaminó una zona rural del noreste del país, en una acción que en principio involucra a rebeldes del ELN, según autoridades.

Con este hecho se eleva a 12 el número de atentados contra el transporte de petróleo en Colombia en lo corrido del año, según la estatal Ecopetrol.

El más reciente ataque se produjo la noche del jueves y afectó al oleoducto Caño Limón Coveñas, de 780 km de longitud, a la altura del municipio de Toledo, departamento de Norte de Santander.

Este tramo es blanco frecuente de ataques que las autoridades atribuyen al Ejército de Liberación Nacional (ELN), considerada la última guerrilla activa en Colombia.

El ducto está fuera de operaciones desde el 10 de enero a raíz de un ataque también adjudicado a esa organización armada, comprometida en diálogos de paz actualmente suspendidos por el gobierno.

Pese a ello, el atentado generó el derrame del crudo que aún está almacenado en la línea de transporte. El petróleo llegó hasta “algunas viviendas de la zona”, según la compañía.

Una fuente de las Fuerzas Armadas dijo a la AFP este viernes que las primeras evidencias apuntan al ELN como responsable de la acción.

También la policía atribuyó este viernes a los rebeldes guevaristas el estallido de una bomba con propaganda alusiva a la agrupación en el centro de Bogotá, sin dejar víctimas o daños.