Trabajadores de General Electric protestan en la salida de la 7ª etapa del Tour

338

Una treintena de trabajadores de General Electric (GE) formaron este viernes en Belfort (este de Francia) una guardia de honor en la salida de la 7ª etapa del Tour de Francia para alertar otra vez sobre el plan social que les afecta.

Colocados a unas decenas de metros de la línea de salida, los trabajadores se pusieron unas camisetas en las que se podía leer mensajes como «Belfort saca sus garras» con el dibujo de una pata de león, el símbolo de la ciudad.

El grupo estadounidense anunció a finales de mayo su intención de suprimir unos 1.050 puestos en Francia, de los cuales 800 en la entidad de turbinas de gas de Belfort, es decir la mitad de sus efectivos.

En total, GE emplea a 4.300 asalariados en Belfort.

El director del Tour, Christian Prudhomme, saludó a los trabajadores de GE presentes en compañía del senador del Territorio de Belfort, Cédric Perrin (Los Republicanos).

Prudhomme «me aseguró que el Tour de Francia se solidarizaba con la acción de GE» y consideraba «nuestro paso digno y justo», declaró a la AFP el sindicalista Alexis Sesmat.

«El Terrirotio de Belfort es un territorio de ciclismo y el territorio de una industria en peligro», dijo por su parte el portavoz de la intersindical, Philippe Petitcolin, luego de asegurar que los propios organizadores del Tour habían propuesto formar esta guardia de honor.

La 7ª etapa del Tour de Francia, la más larga de la edición de 2019 con 230 kilómetros, finaliza en Chalon-sur-Saone.

AFP