Alcalde de Barquisimeto pidió no “politizar” la procesión de la Divina Pastora

204
Procesión de la Divina Pastora.

Luis Jonás Reyes Flores, alcalde del municipio Iribarren en el estado Lara, hizo un llamado a no politizar la procesión de la Divina Pastora, que se realizará este domingo 14 de enero.

Estas declaraciones las emitió la primera autoridad de la capital larense a propósito de los preparativos de esta multitudinaria procesión, que convoca a más de 2 millones de personas en esta ciudad del centro-occidente venezolano.

Compartimos la idea de la iglesia, de volver al origen de esta procesión, dedicarse a la oración, al encuentro, a la paz, a lo espiritual” y dejar a un lado la partidización de la procesión, como ha sucedido, en ocasiones, en los años anteriores.

“Nosotros los larenses, que hemos caminado con la virgen en los últimos años, sabemos la importancia y la envergadura de lo que significa para todos nosotros este acto solemne, de mucho respeto y espiritualidad”, expresó.

Alcalde de Barquisimeto, Luis Jonás Reyes Flores.

Por esa razón, espera que este año la procesión “sea una peregrinación de fe y que los activistas políticos, que pretenden hacer de la Divina Pastora un show mediático, entiendan que nosotros los barquisimetanos, los católicos, los marianos, rechazamos profundamente la utilización de ese espacio para cualquier otra actividad que no sea el de orar y pedir por la paz y el amor por el prójimo”, citó Globovisión.

En la procesión del año pasado militantes de la derecha venezolana visitaron la procesión e hicieron proselitismo político, junto con el exgobernador Henri Falcón.

El mismo Arzobispo de Barquisimeto, Antonio López Castillo, dirigió un discurso político en la misa que dio inicio a la procesión en el pueblo de Santa Rosa.

Desde 2006, cuando el difunto cardenal Rosalio Castillo Lara dirigió un discurso en contra del fallecido presidente Hugo Chávez, en los años sucesivos la procesión no ha estado exenta del proselitismo.

Por esa razón el alcalde de Barquisimeto comparte la idea de la iglesia, para este año, de volver a los orígenes de esa celebración religiosa.