Inicio Nacional Así puedes descubrir a los «médicos piratas»

Así puedes descubrir a los «médicos piratas»

Así puedes descubrir a los «médicos piratas»
Así puedes descubrir a los «médicos piratas»

En los últimos meses han sido capturados individuos por ejercer como médicos piratas, quienes al momento de ser investigado por las autoridades no presentan los documentos necesarios para comprobar que tienen licencia para atender como galenos legalmente.

Frente a esta irregularidad, profesionales de la salud recalcan que el sistema sanitario esta “sufre por la corrupción” y que la sociedad venezolana se ha vuelto “ingenua”.

Los «doctores chimbos»

José Miguel Minares, internista caraqueño, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), explica que el 90 % de los casos de médicos piratas o «chimbos” son aspirantes de la rama de medicina que no culminaron sus estudios y buscan ejercer la profesión “de una manera a otra”.

“Estas personas suelen trabajar solos y no cuentan con un centro de salud»

Recalca además que el porcentaje restante son “sujetos con serios problemas psicológicos que buscan aprovecharse de la inocencia de las personas y de la necesidad de muchos en cuanto a su salud”.

El galeno explica que en primer caso se registran “ex alumnos de la medicina” quienes mienten a la sociedad y falsifican documentos para poder trabajar, ya sea en un hospital o por cuenta propia”.

“Estas personas suelen trabajar solos y no cuentan con un centro de salud, por lo usual trabajan desde su casa con un consultorio improvisado, puesto que al no contar con la documentación necesarias y los años de práctica, no pueden laborar en ningún hospital o clínica, al menos que la directiva de este sea corrupta”.

Los médicos piratas quieren plata

Minares destacó que esta clase de “doctores de mentira” solo buscan generar ganancias dejando sus “consultas” a menos precios, aprovechándose de “los problemas económicos que muchos enfrentan a la hora de ser tratados por entes de salud”.

En cuanto al grupo restante, quienes no tienen ningún vínculo con la medicina, explicó que suelen ser personas con la intención de por su “estatus falso” ejercer algún tipo de abuso de poder, sobre todo en menores de edad y mujeres. Especificando que estos casos se dan en “supuestos pediatras, ginecólogos y psicólogos”.

¿Se pueden detectar?

Andreina Paredes, cardióloga, señala que “no es fácil” saber cuándo estamos en la presencia de un “médico chimbo” pero que hay ciertos factores que suelen delatarlos.

“Por lo general su vocabulario es muy vago, al igual que su forma de trabajar, pues la medicina usa términos muy alterados y difíciles de entender para aquellos que no tienen conocimiento de esta, por lo que si sus diagnósticos nunca cambian es porque no sabe lo que en realidad el paciente tiene”, señaló.

“Es muy sospecho que un doctor, quien por lo general es una persona ocupada, trabaje solo, en un consultorio pequeño o incluso en su misma casa”.

Puntualizó que es importante pedir referencia de sus pacientes anteriores.

“Usualmente cuando les pides que te recomienden otro doctor no saben que decir o les preguntas si ha tratado casos similares. Nunca está de más hacer un pequeño interrogatorio, porque estamos hablando de la salud de una persona, un tema delicado”, dijo.

A pedir el número de agremiado

Paredes destacó que “la prueba efectiva” es el número de colegiado, el cual es una ficha única que recibe el doctor tras graduarse.

Entre otras evidencias sobre médicos falsos compartió lo que son los consultorios fantasmas.

“Es muy sospecho que un doctor, quien por lo general es una persona ocupada, trabaje solo, en un consultorio pequeño o incluso en su misma casa”.

Por esto resaltó que todo doctor que ejerce en la calle “tiene altas probabilidades de ser un estafador”.

“Usualmente cuando les pides que te recomienden otro doctor no saben que decir o les preguntas si ha tratado casos similares»

Estos casos pueden denunciarse en las comisarías cercanas, quienes se encargan de hacer un investigación sobre el sospechoso para determinar si cumple o no legalmente con los requisitos que exige esta profesión.

Con información de 2001

Salir de la versión móvil