miércoles 28 septiembre, 2022
InicioNacionalMaltrato animal refleja una sociedad dañada y sin valores

Maltrato animal refleja una sociedad dañada y sin valores

690 views
El maltrato animal es un problema que comienza en casa y es allí donde se tiene que empezar a corregir

Los animales no hablan. Muchos viven en las calles, dependiendo de la compasión de las personas, y otros lo hacen en casas, donde son abusados y maltratados, convirtiéndose en el blanco perfecto de la insensibilidad humana.

Los casos parecen no acabar. No hay día que no escuches o veas de algún animal en condiciones deplorables, a causa de un desalmado sin compasión, que encontró su presa perfecta para satisfacer su entretenimiento y placer.

Animales desechados en la basura, golpeados, abandonados en las calles, amarrados con mecates que les rompe el cuello y/o usados como juguetes de jóvenes; otros atropellados y dejados en abandono hasta desangrarse. Estos son algunos casos con los que tienen que lidiar día a día los proteccionistas de animales y personas que aún sienten empatía hacia estos seres vivos.

Para Dabelis Delgado, proteccionista independiente, ver un animal en la calle le causa un gran dolor, ya que se considera hipersensible a esta situación.

“Me pasa que he visto perritos con huecos en la cabeza, con TVT (tumor venéreo transmisible), patas rotas. Si en el momento no los puedo rescatar, al menos les doy comida y agua; gestiono la manera de que los puedan venir a rescatar con alguna organización protectora”, explica.

“Las personas andan en la vida como en modo automático, solo pendiente de lo suyo; no les importa, se hacen de la vista gorda al ver a un animal padecer, al igual que el que los atropella. Si lo han llegado a hacer con un ser humano, que queda para un animal. Son insensibles”, expresó Delgado.

Muchos de estos perros que se ven actualmente en las calle son productos del abandono de las familias que alguna vez le brindaron amor y, aunque dan razones distintas, simplemente se vuelven excusas, ya que actualmente existen miles de manera de dar en adopción a una mascota sin tener que abandonarlo a su suerte.

Acabar con el maltrato

Ericka Galbán, integrante de Asodepa, ve difícil el fin del maltrato animal. “Frenar el maltrato es difícil; en este país, la ley es demasiado suave contra el maltrato animal; mientras no haya una ley que sea lo suficientemente fuerte”.

Por otra parte, recomienda hacer campañas de concienciación en las escuelas, en las redes sociales y unir más las asociaciones de proteccionistas. Educar desde los inicios.

Más afectados

Perros, gatos y burros son quizás los más maltratados; pero, sin duda, los gatos son considerados los más afectados, los más perseguidos, así nos explica Ericka.

“Los gatos son acechados, hay cacerías contra ellos; hemos recibido gatos despellejados, decapitados”, expresó, dejando claro que también los gatos y perros negros son los más difíciles en ser adoptados.

Más allá del abusador

Para saber y lograr comprender un poco más a fondo por qué algunas personas parecen disfrutar al maltratar un animal, el Diario La Verdad contactó a una psicóloga para conocer qué piensa un abusador.

Para Estefany Benítez, psicóloga, este tipo de conductas se presenta en niños, adolescentes y adultos por múltiples razones.

“Estas personas son frías con ellos mismos, su personalidad tiende a ser muy rígida y autocríticos con ellos, por eso al tener ese tipo de personalidad el goce de ellos es observar alguna victima débil. Un perro no se puede defender y un gato tampoco. Son animales que tienden a ser débiles”, explicó.

“Hay personas que solo piensan en ellos mismo, no son empáticos, no conectan con lo que pueda sentir el animal, para ellos eso es normal (…) Otros disfrutan golpear un animal, disfrutan verlo sufrir, hasta el punto de matarlo. Eso es lo que a este tipo de personas les satisface, ya esto es una patología como lo sería un psicópata”, destaca.

Peligro para la sociedad

Estas personas sienten placer, satisfacción y se sienten bien consigo mismo cuando hacen un acto de maltrato animal, porque saben que no tendrán ninguna problemática. Y es que, lastimosamente, en el país no hay un marco jurídico que coloque las medidas necesarias contra este tipo de acciones, por lo cual, quienes lo comete es un peligro para la sociedad, por tratarse de una conducta inadecuada y puede llevar a una conducta patológica.

“Cuando ya la sociedad entienda que si ellos tienen esta acción ante un animal que es indefenso, puedes ir preso y te pueden multar, podría acabarse como sucede en otras sociedades; pero como no la hay, está en peligro la sociedad”, expresó Benítez.

Sin duda alguna, el maltrato existe y está allí asechando a cada indefenso ser vivo que camina por las calles de la ciudad, por ello se hace un llamado a las autoridades pertinentes a hacer más énfasis en esta problemática que puede generar graves daños a seres indefensos y que, aunque en los últimos tiempos se ve cómo desde el Ministerio Público se actúa contra estos abusadores, esta parece no ser lo suficientemente fuerte.

La Verdad 

- Advertisment -
Encartado Publicitario