«Ni mediación ni diálogo» en Venezuela, advierte delegado de Guaidó en Roma

968
El líder de la oposición y reconocido como presidente interino de Venezuela por un centenar de países, Juan Guaidó (C), es acompañado por su esposa Fabiana Rosales (R) al llegar a la Universidad Central de Venezuela (UCV), en Caracas, para presentar el plan de su gobierno, el 31 de enero de 2019. AFP / Juan BARRETO

El delegado en Roma del presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por Estados Unidos y diversos países del mundo, advirtió este lunes que «no están dadas las condiciones para la mediación y el diálogo» en Venezuela tras pedir el apoyo de Italia y el Vaticano para la celebración urgente de elecciones libres.

«En estos momentos no están dadas las condiciones para la mediación ni para el diálogo. Lo que queremos son condiciones para el cese de la usurpación» del poder por parte del actual gobernante Nicolás Maduro, aseguró a la prensa Francisco Sucre, presidente de la comisión de asuntos exteriores de la Asamblea Nacional venezolana.

Sucre, junto con Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas y Rodrigo Diamanti, encargado en Europa de la ayuda humanitaria, forman parte de la delegación enviada por Guaidó a Italia para explicar sus planes políticos para Venezuela tras el rechazo de Italia a reconocerlo como presidente interino de su país.

Guaidó ha sido reconocido por medio centenar de países como mandatario interino del país petrolero.

«Entendemos que hay distintas fuerzas políticas y que tienen que ponerse de acuerdo. En lo que sí están de acuerdo es que Maduro es ilegítimo y en que hay una necesidad de elecciones libres en Venezuela lo más pronto posible. En eso hay un absoluto consenso», aseguró Sucre.

La delegación se reunió en Roma con el viceprimer ministro y ministro del Interior, Matteo Salvini, hombre fuerte del gobierno y líder de la ultradechista Liga, así como con el ministro de Relaciones Exteriores, Enzo Moavero.

Esta delegación venezolana también fue recibida en el Vaticano por el número dos de la Secretaría de Estado, el religioso venezolano Edgard Peña.

«En el Vaticano expresamos muy claramente nuestra posición. Nosotros creemos que el Vaticano así como la Unión Europea pueden ser garantes de la celebración de elecciones transparentes en Venezuela y del cese de usurpación» de la presidencia tras haber sido reelegido en votaciones fraudulentas, explicó Sucre.

«Pedimos al Vaticano que acompañe a Venezuela en esa ruta», añadió.

Por su parte la Santa Sede reiteró en un comunicado oficial su «profunda preocupación» por la situación en Venezuela.

Instó nuevamente, como ya lo pidió el papa Francisco, a que «se encuentre urgentemente una solución justa y pacífica para poder superar la crisis, en el respeto de los derechos humanos y buscando el bien de todos los habitantes del país, evitando un derramamiento de sangre», escribió el portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti.

Guaidó no ha pedido oficialmente hasta ahora la mediación del Vaticano y se ha limitado a pedirle al papa que abogue ante Maduro para que deje el poder. AFP