Transforman un pasillo de la ULA en honor al estudiante Luigi Guerrero

873
Universidad de los Andes, Táchira.

Luego de un trabajo intenso que comenzaron en el mes de noviembre los estudiantes de servicio comunitario de Comunicación Social de la ULA-Táchira, lograron dejar impecable uno de los pasillos de esta casa de estudios, espacio físico que desde este jueves lleva el nombre de Luigi Ángel Guerrero, quien ayer cumplió un año de fallecido, luego de haber tomado la decisión de ir a marchar en apoyo a la democracia.

Con entusiasmo, los jóvenes trabajaban en los últimos detalles, acompañados por la madre de Luigi, la señora Julieta Ovalles, quien es conocida y tratada por los estudiantes de esta carrera.

Ronaldo Rosales, estudiante de cuarto año de Comunicación Social, quien conoció a Luigi por más de cinco años, porque la mamá asiste a la iglesia a la que también él asiste y allí lo veía de vez en cuando, dijo que “en el servicio comunitario nació la idea, gracias a profesor Omar Pérez Díaz, quien dijo que sería muy valioso hacerle un homenaje, y como éramos amigos de él, decidimos tomar el reto, a pesar de todo los obstáculos que esto implicaría, pues se necesitaba pintura, dinero; el techo no logramos conseguirlo, ni por parte de la Gobernación ni de la Alcaldía, pero no le prestamos atención, porque todo se hacía por Luigi”, apuntó.

—No se conmemora un año de su muerte -agregó el estudiante-; era un amigo, un hermano, una persona que era capaz de cambiar la vibra de cualquier lugar, podía llenar el corazón de determinada persona con su amistad.

“No estamos aquí rindiéndole homenaje a un partido político, o al que murió por una Venezuela mejor; estamos recordando a un amigo, a un hermano, un estudiante, una persona que se quería graduar, que estaba en la raya, es el deseo que queremos dejarles a las personas”, aseveró Ronaldo Rosales.

Que esto sea más un sentimiento de unión que de separación, todo se hizo con amor y afecto hacia Luigi.

Explicó que María Villamizar, compañera de estudio, fue la diseñadora de los dibujos; Guillermo Gutiérrez, un artista de San Cristóbal, dibujó el rostro de Luigi, “y cada uno de los estudiantes pertenecientes al grupo fueron capaces de aportar, así fuese un grano de arena, dibujando, pintando, ensuciándose todos, en honor a Luigi”.

“No es fácil perder un amigo, un hijo, nadie puede medir este dolor. Murió quizá por la Ley de Murphi. Es un vacío, porque todo el que lo conoció sabe que fue capaz de marcar algo, nadie puede decir algo malo de él”, enfatizó.

Dos bancas largas, que forman parte de este pasillo, fueron pintadas por completo, dijo Ángelo Sanabria, estudiante del cuarto año de Comunicación Social. En una de ellas resaltan figuras de arte y literatura, y la otra banca muestra imágenes de la cinematografía, series, caricaturas, ciencia, ficción, personajes emblemáticos, para de esta manera hacer un contraste, haciendo ver que todo esto forma parte de la carrera de Comunicación Social.

Resaltó que muy poca gente les ayudó; sin embargo, recibieron una mano amiga de los emprendedores, sobre todo de los que tienen que ver con grabados; todo se consiguió a través de familiares o amigos,

El trabajo fue arduo, primero hicieron todos los dibujos en láminas de papel Bond, luego se buscó papel carbón y se fue pasando uno a uno; “ahí hay mano de todos, entre todos pintaron”, contó.

Sin embargo, esperan más ayuda, sobre todo para reparar el techo de este pasillo, a fin de lograr mantenerlo, trabajo que implica la inversión de recursos importantes.

Otra estudiante de Comunicación Social precisó sobre lo que le queda de Luigi, quien a pesar de que nunca había salido a luchar, ese día decidió hacerlo por su país; también quería salir adelante y es lo mismo que ahora hacen los estudiantes. “Hoy no salimos a protestar, pero sí a luchar por un país, buscando un buen futuro, defendiendo la carrera y sobre todo la verdad”, concluyó Brisneda Moros.