Noche de Ronda

168

FIODOR DOSTOIEVSKI en su monumental novela Crimen y Castigo, recrea al final de su historia el sueño de su protagonista, Raskolnikov sobre un pueblo en donde cada uno de sus habitantes se creía el absoluto dueño de la verdad, y por lo tanto ahí no luchaban las fuerzas del bien sobre el mal, y como quiera que cada uno creía apasionadamente tener la razón no se reconocía en nada a su semejante y mataba al otro por considerarlo totalmente equivocado de acuerdo a su propia verdad…..ALGO SIMILAR está pasando en este episodio que llevamos ya casi por 20 años en donde parece que el país está dividido en 30 millones de venezolanos, cada uno diciendo una cosa, cada quien enfrentándose a la otra, parte del pueblo empobreciendo a la otra mitad del pueblo, esgrimiendo la mentira del interlocutor y la impoluta veracidad propia. Con la razón solo en las propias manos y la vergüenza y la ignominia en la del otro…..NADIE QUIERE  ceder frente a estas cosas, mientras tanto la credibilidad en el prójimo se devalúa a mayor velocidad que la moneda a la cual le seguirán desapareciendo ceros a la derecha, en lugar de remover los ceros que tienen a su izquierda…..EL HOMBRE, desde el génesis bíblico, ha enarbolado la bandera de la verdad como virtud de la sinceridad humana, hasta que se enredó como prisionero de un estrecho conformismo al que le dio igual ser deslumbrado por las promesas incumplidas, que ser engatusados con ideologías impracticables…..Y EN ESE VAIVÉN se ha vuelto acomodaticio, reptando como las culebras en busca del néctar insaciable, cayendo en ese hormiguero de callejones sin salida o a la simple espera del mesías prometido para que lo saque del lodazal en el que estamos cayendo todos, que ya incrédulos nos estamos convirtiendo en miserables ateos políticos pues se ha ido perdiendo la confianza de tal manera que solo pensamos en nuestra propia salud, en nuestra propia comodidad o hasta en nuestra propia tristeza, creyendo que somos los únicos depositarios de la verdad que como el personaje de Dostoievski, desdeña cualquier disciplina, buena o mala, moral o inmoral, pues nos encontramos tan confundidos que mientras más queramos aclarar, oscurecemos más el panorama…..UNA COSA DICE el oficialismo y otra cosa la oposición. La fe y la necesidad de creer como que se está extirpando de nuestros corazones, originando una conciencia de nihilistas que no sabe si fue primero el huevo o la gallina, o si el diablo está ampliando su comarca para confundirnos sin remedio hasta que llegue el fin de los días, la fecha apocalíptica que acabe con la sociedad que huye sin remedio al exterior exponiéndose al desprecio, la humillación y hasta a la muerte.

…….

Y ESTO, es todo por hoy.

…….

MENTIRAS  Universales:

“Te juro que esto cambiará muy pronto”.

…….

DIOS, los bendiga, ¿Saben?

VICTOR MATOS