Noche de Ronda

143

AL COTIZARSE el dólar a 6.246 bolívares, es la más significativa demostración de la postración económica en la que nos encontramos, mientras siguen los suspiros por ver si habrá algún resultado de las conversaciones que se iniciaron en Noruega y que se espera no lleguen a letra muerta…..PERO SI POR AHORA se busca alguna salida política al desastre que vivimos, tanto dirigentes como dirigidos no encuentran brújula alguna para salir del padecimiento de devaluación permanente de nuestra moneda, de déficit contínuo y de hiperinflación creciente como si la comida y la salud no fueran fundamentales para el mantenimiento de nuestros pueblos…..SE ESPERAN conclusiones en Oslo lo antes posible, pero ya estamos a mitad de año, y las promesas de parte y parte continúan sin analizar a profundidad las necesidades de los hospitales, el descontrol en los precios de la comida, la reducción al mínimo de la actividad comercial e industrial, el desastre en los servicios y la agonía de la gasolina que traerá más desesperación y miseria de lo que se cree…..ESTAMOS como en un vendaval sin rumbo. Una nave sin bitácora, un barco sin timón y con las hélices destrozadas para cualquier impulso, nadando en ese mar del huracán de las incertidumbres, escuchando peroratas que no llenan el estómago, y lo peor, sin el recibo de los recursos que otrora nos daba la industria petrolera, hoy en caída libre según expertos y sin atisbo de poder contener su desplome……EN CARACAS, donde pocas veces hay apagones, la queja sobre el funcionamiento del Metro es cada día mayor y para muchos el servicio  se encuentra en ruinas, algo parecido a lo que sucede con el transporte y lo que agudiza más el drama, la falta de la gasolina…..NO ES POSIBLE que se tenga que hacer días y noches en cola para poder abastecerse de combustible en medio del peligro de las noches sin luz, de la insolencia de los que se cuelan en las filas previos pagos por debajo de la mesa, castigando así la calidad de vida del padre de familia, del empleado común y del ejecutivo que no se salvan de la escasez y que pierden irrecuperables horas que deberían ser dedicadas al ejercicio de sus funciones…..LAS AUTORIDADES salen al frente señalando que garantizan la distribución del producto, pero el mismo no alcanza para cubrir el consumo nacional, y ya se dice que las gandolas solo suministran la mitad de su carga pues el mismo no ha podido ser restablecido debido a que de las seis plantas de refinación, solo dos estarían operativas y con el 10% de su capacidad, y que por lo tanto hacen imposible asistir a la demanda del mercado interno….CUANDO  no haya para más, ahí sí se sabrá lo que es el hambre pues ni la comida podrá ser llevada por los caminos de este hermosa pero actualmente inexplicable Venezuela.

…….

Y ESTO, es todo por hoy.

……..

MENTIRAS  Universales:

“Ya falta poco para salir del atolladero”.

…….

DIOS, los bendiga, ¿Saben?

VICTOR MATOS