Inicio Opinión Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz

Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz

Desde la Antigüedad, los seres humanos primitivos practicaban algunas labores que pueden considerarse deporte en las tareas diarias y comunes, como correr, nadar, cazar, entre las más usuales. El origen del deporte se remonta a la celebración de los Juegos Olímpicos, realizados por los griegos, lo cual era una parte muy llamativa e importante de su cultura y su hábitat. Los mismos se iniciaron en el año 776 a.C., con una duración en su realización de seis días y con escasas pruebas deportivas: carreras atléticas, combates, carreras hípicas, entre las más corrientes. Aquellas competencias no se parecían a los juegos olímpicos actuales, pero sirvieron para la conformación de esa actividad mundial. Según las estadísticas, el primer deporte practicado fue el rugby.

La evolución del deporte está ligada a la actividad física iniciada como una conducta relacionada al hombre con necesidades sicológicas, fisiológicas e incluso prácticas. Con el tiempo, la realización de competencias deportivas pasó de actividades libres y de distracciones a situaciones reglamentadas y controladas por los organismos oficiales y, en ciertos casos, por privados. En las actuaciones, el semblante competitivo se convirtió en el elemento esencial y de mayor importancia, tanto para los que lo practican como para el espectador.

Hay varias clases o formas de deporte. El deporte base o formativo, especialmente para niños y jóvenes. El deporte recreativo, constituye la práctica de actividades físicas escenificadas en tiempo libre, ejercitadas de acuerdo a reglas de las especialidades, cuyo fin primordial consiste en mejorar la calidad de vida y salud de la población, así como promover la convivencia familiar, social y acercamiento comunitario. El deporte espectáculo es aquel que se caracteriza por producir fiesta, distracción, representación, función y diversión para los espectadores. El deporte élite se cataloga cuando los deportistas tienen un nivel alto en el deporte. Su pasión es el deporte y nada más. La mayoría de esa categoría deportiva se retira antes de cumplir los cuarenta años de edad.

El deporte es una de las actividades que el ser humano realiza primordialmente con carácter recreativo. En determinados casos, puede convertirse en la profesión de una persona, si se dedica de manera exclusiva e intensiva a ella y adquiere perfección de sus técnicas. El deporte es la labor física que hace entrar al cuerpo del practicante en funcionamiento y, además, sirve de aliciente para mejorar las condiciones de salud, relajarse, distenderse, despreocuparse de la rutina, liberar la tensión y divertirse sanamente. El deporte en la salud es de suma importancia. De acuerdo a estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor del 6 % de los fallecimientos en el mundo se estima se debe a la falta de la práctica de la actividad física, amén de ocasionar padecimientos en las personas de cáncer de mama, diabetes, inflamación del colon, enfermedades cardiovasculares y otras comunes de la vida sedentaria.

El deporte también ayuda al rendimiento académico de los estudiantes, facilita desarrollar el carácter, mejora el estado de ánimo, de estrés, ansiedad y depresión, nos brinda la oportunidad de socializar, permite erradicar problemas sociales y, en fin, todo aquel que práctica deporte puede afirmar: mente sana en cuerpo sano.

La directora general de la Unesco, Irma Bekova, expresó en una oportunidad: “El deporte es un modo de incluir a todos”. Asimismo, sostuvo: “El deporte es una pasión compartida por mujeres y hombres de todo el mundo. Es un factor de bienestar físico y el empoderamiento social. Es una herramienta para la igualdad, especialmente la igualdad de género, para la inclusión de todos, especialmente para los menos favorecidos…”.

En el Segundo Foro Internacional para el Desarrollo y Paz, efectuado en Ginebra, los representantes del mundo del deporte: la Federación Internacional del Deporte, Comités Olímpicos Nacionales y el Comité Paralímpico Internacional, aunaron esfuerzos para promulgar y usar el deporte para el desarrollo y la paz.

En diferentes escenarios internacionales, los conocedores de las disciplinas deportivas afirman que el deporte puede contribuir al desarrollo de diversas formas. Una de las más importantes es atraer al cambio social. En ese sentido, las políticas deportivas bien diseñadas a nivel local, nacional e internacional, pueden permitir lograr metas de desarrollo internacional, así como incluir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). En la práctica, el deporte facilita fomentar la asistencia a la escuela, crear trabajos, mejorar la salud de las personas, ayudar a la economía, promover la igualdad de sexo, incrementar la consciencia ambiental, evitar sobrepeso, entre tantos beneficios conseguidos al practicar deporte.

Dado el gran alcance, popularidad sin parangón y los aportes positivos pertenecientes a esa disciplina, el deporte lo catalogan para ocupar un lugar y privilegio con la finalidad de contribuir y sostener los objetivos de desarrollo y paz de las Naciones Unidas. En ese orden, en la Declaración de la Agenda 2030 para un Desarrollo Sostenible, reconoce el papel preponderante del deporte en el progreso social. La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 6 de abril el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, como consecuencia del papel trascendental que el deporte desempeña en la promoción de los derechos humanos y el desarrollo económico y social de la sociedad. Al celebrarse el 6 de abril esa efeméride del deporte hacemos votos para que la mayoría de la población practique deporte y evite los males producidos por el sedentarismo. Loas a los deportistas en su día. (Alejo García S.)

alejogarciasierra@gmail.com

Salir de la versión móvil