Falcón: El “cirineo” del Pelucón

251

“Hay que empezar a trabajar para lograr los diez millones de votos y la ratificación de un Gobierno que cada día estará más comprometido con un proyecto, con un sueño y con un pueblo”.

Hugo Chávez Frías (Palacio de Miraflores, 8 de enero de 2006)

Con mal pie comenzó su campaña electoral el candidato de la oposición y abanderado de Avanzada Progresista (AP) Henri Falcón, al calificar al Presidente de la República y hoy candidato del Frente Amplio Patriótico Nicolás Maduro (Psuv, Somos Venezuela, PCV, Patria Para Todos, UPV, ORA y otras fuerzas de izquierda) como “candidato del hambre”.

El calificativo que si bien viene a interpretar una situación sentida por toda la población venezolana – en los actuales momentos – debido a los estragos causados por la guerra económica, no deja de ser un slogan electoral al cual el pueblo ya ha identificado, conoce su origen y su procedencia.

El hecho de que muchos líderes de la oposición hayan quedado fuera de la contienda, precisamente por acusar al Gobierno por hambre inducida a la cual han sido sometidos todos los venezolanos,no es casual y además no da dividendos políticos.

Este análisis no resulta fortuito, una vez conocido el hecho de que quien ha condicionado a cierto sector de la oposición a no participar en las próximas elecciones es precisamente la Embajada de los Estados Unidos, a través de su encargado de negocios Todd Robinson.

Si bien – como lo dijimos en artículo anterior – el hecho de que hayan quedado fuera de la contienda candidatos opositores como Henry Ramos Allup, Julio Borges, Juan Pablo Guanipa, Claudio Fermín, Andrés Velásquez, María Corina Machado, entre otros. Todos  están apoyados por el imperio norteamericano.

Igualmente sabemos que ya se han inscrito en el CNE para participar como candidatos de la misma oposición,Henri Falcón y de otros sectores políticos, de quienes pudiéramos afirmar tienen un mínimo grado de patriotismo; pero no por ello escapana sus verdaderas intenciones neoliberales y capitalistas, aunque existanalgunas raras excepciones.

En nuestro caso pudiéramos calificar ala participación de Henri Falcón,de quien desde un primer momento podríamos afirmar: “por más que se tongoneé siempre se le ve el bojote”.

Esto lo decimos porque en las primeras de cambio ha condicionado su participación como candidato a una serie de exigencias al CNE, las cuales no son nuevas, porque precisamente son las mismas que en nombre de la MUDesgrimió Julio Borges en la Mesa de Diálogo en República Dominicana ante el Presidente Danilo Medina, el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, varios cancilleres y los representantes del Gobierno Jorge Rodríguez, Deisy Rodríguez, Elías Jagua y Roy Charderton Matos.

Pedir “time” – a última hora – al CNEes una manera de crear expectativas que anuncian una muerte anunciada a la oposición venezolana y es buscar por adelantado,una excusa a la fracasada actuación que ha tenido esta  oposición desde el mismo momento en que la Revolución Bolivariana con el Comandante Chávez, buscó la vía electoral y renunció a las balas para llegar al poder.

Es por todo ello que no resulta casual el nuevo capítulo a enfrentar en esta corta campaña, la cual fue alargada hasta el 20 de mayo por el árbitro electoral y que además tiene a Falcón como una alternativa para una mayoría de venezolanos,sobre todo para quienes no comparten la tesis socialista de los bolivarianos, encarnada por el candidato Nicolás Maduro Moros.

Podemos decir que la suerte está echada y la búsqueda de los votos como vía para continuar en el poder es el camino elegido por el chavismo. Falcón con su Avanzada Progresista (AP), si bien ha dado señales de demócrata por tener en su haber dos elecciones para Alcalde y dos para gobernador del estado Lara (perdió la última por más de 150 mil votos), no deja de ser una opción ponderada.

No obstante, la verdad verdadera es que Henri Falcón arrastra consigo el peso de una cruz, la cual muchos cirineos no han querido cargar por ser el presagio de un calvario anunciado.

Los que avalan la candidatura de Falcón desde Washington, como una carta bajo de la manga, mientras aúpan el golpismo por debajo de la mesa, son precisamente los amigos de “El Pelucón” quien tuvo tiempo suficiente para evaluar una derrota anticipada, a pesar de contar con el apoyo de sus amigos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

Estos amigos son endosables al candidato de Avanzada Progresista (AP) para financiar su campaña, pero que ya no lo arriesgan todo porque sus encuestas y estudios les señalan la fortaleza del chavismo, a menos que – según sus cálculos – el hambre provocada por ellos mismos, les brinde los dividendos esperados.

El único obstáculo (porque no contaban con mi astucia) que tienen en su contra es precisamente el aprendizaje a través de Chávez del pueblo venezolano, quien sabe distinguir donde está el origen de la guerra económica, la especulación y el acaparamiento al cual ha sido sometido por varios años, además de las guarimbas.

Si a alguien hay que atribuir la actual situación de caos y de hambruna que padecemos en el país, es precisamente a los intereses que representa el candidato de la oposición (si es que llega hasta el final). Este “caradura”, quien viene de fracaso en fracaso, es la última carta de la oligarquía venezolana para recuperar el poder en Venezuela.

Hoy afortunadamente el pueblo venezolano aprendió la lección del “Caracazo”, del “Paro Petrolero” del “Golpe de abril” así como de las guarimbasy “las colas de la Asamblea Nacional” y lucha por no dejarse arrebatar las conquistas sociales de la Revolución Bolivariana, hecho que quedó demostrado en los resultados de las más recientes elecciones.

Un nuevo paso decisivo para afianzar el proceso revolucionario tendremos los venezolanos el próximo 20 de mayo. Por más que inventen lo que inventen, perfeccionen su discurso del hambre y acentúen su guerra económica, la oposición tendrá una estruendosa derrota en los próximos comicios del 20 de mayo.

Por Ahora se sumarán al triunfo presidencial, también el de las Comisiones Legislativas Regionalesen los 23 estados y los 335 Concejos Municipales, para anunciar así la consolidación definitiva de la Revolución Bolivariana y derrotar a los farsantes disfrazados de cirineos, quienes se atreven a cargar la cruz hacia el Calvario de los pelucones.

¡Amanecerá y veremos!

Marco Tulio Arellano