Fénix

67

En la actualidad es axiomática la “dualidad armónica” existente  entre la dolarización y desdolarización. Esto en  consonancia con el inminente nuevo orden mundial en puerta,  que en su génesis estará gobernado por un portafolio de monedas, encarnado en un proceso de “regeneración” o “Ave Fénix” monetaria hacia la “unidad integral” internacional.

Lo anterior en sintonía con el plan de divisa  Bancor” expuesto por  el economista John Maynard Keynes (1883-1946) en la convención de Bretton Woods (1944): “como solución a los desequilibrios globales”, y asociado además  con el  Fénix  según argumentos de la revista británica  The Economist (01-9-88): “Thirty years from now, americans, japanese, europeans, and people in many other rich countries, and some relatively poor ones will probably be paying for their shopping with the same currency” (“Dentro de treinta años, estadounidenses, japoneses, europeos, y las personas en muchos otros países ricos, y algunos relativamente pobres probablemente pagarán sus compras con la misma moneda”).

Circunscrita a esta realidad se entrelazan un sinnúmero de eventos. Entre ellos:

1) Doctrina Truman (12-03-1947): “Creo que debemos ayudar a los pueblos a forjar su propio destino […]. Cada nación debe escoger entre dos modos de vida opuestos. […] Uno reposa sobre la voluntad de la mayoría y se caracteriza por sus instituciones libres, por un gobierno representativo, por elecciones libres, por la garantía del mantenimiento de las libertades individuales y por la ausencia de cualquier opresión política […]. El otro reposa sobre la voluntad de una minoría impuesta por la fuerza a la mayoría. Se apoya en el terror y en la opresión, tiene una prensa y una radio controladas, unas elecciones truncadas y la supresión de las libertades personales”

1) Para neutralizar y contrarrestar la dependencia de decisiones con carácter “punitivo” de las autoridades económicas, financieras y políticas de los grupos de poder que están detrás de la hegemonía del dólar, Rusia y China han decidido realizar sus intercambios comerciales con sus propias monedas nacionales. Téngase como referencia que en el año 2015 el comercio entre estas dos potencias (con modelos de economía política alejados de la versión socialista-comunista)  superó los 65 mil millones de dólares: el rublo ruso se utilizó en el 3 % y el yuan chino en el 9 % de las transacciones. El 88 % se realizaron en dólares.

2) El presidente de China Xi Jinping en la cumbre del G20 realizada en Japón (Osaka) durante los días 28 y 29 de junio de 2019: “Los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica)  deben aumentar su capacidad para hacer frente a los riesgos externos. Debemos luchar por la unidad de cooperar para crear un nuevo orden mundial basado en la justicia y el beneficio mutuo para todos. Hay que combatir las restricciones y sanciones unilaterales.

3) La “dolarización burbuja” producto de la manipulación perversa del triángulo cambiario bolívar-peso-dólar es un flagelo socioeconómico que se arraiga con fuerza en Venezuela. Definitivamente es un proceso deliberado e inducido a favor de la dolarización.

4) En la cadena nacional del 26 y 27 de junio de 2019 fue mostrado un “hampograma” donde se revela un supuesto plan para un segundo golpe de Estado en Venezuela (en menos de dos meses). En ella se presentan testimonios en el siguiente tono: “nosotros estamos convencidos que la única salida es la fuerza. Si esto tiene que quemar todo para salvar el país, lo vamos hacer […] es necesario el apoyo de los gringos […] le hablé de intervención y él me corrigió […] cooperación”. Comentario: El desenlace final de esta conflictividad política inclinará la balanza a favor o en contra de la hegemonía del dólar o “dollar hegemony”.

5) A nivel mundial los resultados de la cumbre del G20 demuestran nuevamente que están carentes de criterios a favor de la humanidad y en lo particular de la economía espiritual: todo funciona para satisfacer los intereses economicistas  de un grupo de poder frente a otro. Pero en el plano nacional se ponen en evidencia más aún estas anomalías que repercuten negativamente  en el equilibrio psicológico de la personalidad (yo, superyó  y  ello) del doctor  Sigmund Freud  (1856-1939), al igual que hacen trastocar  el sistema de valores humanos,  la estructura de los derechos humanos fundamentales  y los principios constitucionales.

6) A propósito de la carta magna (1999) en lo que respecta al “salario mínimo vital” (artículo 91), la  declaración de los derechos del pueblo de 1811” en lo relativo al articulado sobre la felicidad (por ejemplo) y la dolarización sin un soporte en la economía real diversificada con   crecimiento sustentable, es un atentado en contra de la dignidad humana de los trabajadores decentes de Venezuela, que el salario recibido no le permita satisfacer las necesidades básicas de su grupo familiar. Humillante que  el salario mínimo en la actualidad de Bs. 40 mil al “deflactarse”  al año base que es diciembre de 2007, es equivalente a Bs. 315,30:  menor al vigente u oficial para la fecha que alcanzaba  el monto de Bs. 614,79. Revisar en el siguiente enlace: “Estructura Salarial Indexada” (actualizada).

Fuente: “Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018-2019./

(Pedro Morales). Docente Universitario. pmoral@unet.edu.ve; @tipsaldia