Guerra Cibernética rusa

203

Estamos siendo testigos de una sorpresa política desestimada por las principales potencias del orden mundial: ha sido descubierta la peligrosa injerencia de la dictadura vitalicia de Vladimir Putin de Rusia a través de los mecanismos cibernéticos de las redes sociales en los gobiernos de varios países. La experiencia de la inteligencia estratégica y el sabotaje electrónico, indican que se ha materializado una amenaza global a la estabilidad internacional sin emplear un soldado. El vertiginoso desarrollo de las comunicaciones en el mundo global, empleando mecanismos digitales versátiles como el internet y el celular, nos presagian que este siglo es sin lugar a dudas el “siglo de la guerra cibernética” aislando las contiendas convencionales. El reciente bloqueo de las comunicaciones electrónicas de ciento sesenta países por media hora, paralizando las transacciones privadas y públicas y creando un pánico en todas las economías y actividades operativas de los Estados, es la evidencia de la capacidad de una potencia como Rusia para paralizar el universo.
No es un secreto que Vladimir Putin ha desarrollado una estrategia internacional para crear un poderoso “cuarto imperio ruso” al estilo soviético con acciones de control geopolítico, como la adhesión de la Península de Crimea en el Indico, las revueltas en Ucrania y relaciones estrechas con países latinoamericanos para cercar a Estados Unidos, potencial enemigo. Representa el poder de un gobierno sin escrúpulos responsable de la expansión del comunismo soviético, contrario a las libertades individuales y a las reglas de la democracia, tomando posiciones subrepticias o escondidas con medios electrónicos de las redes sociales antes que defenderse. Esta situación no es nada nuevo, desde hace varios años se ha puesto en evidencia en varios países la propagación de noticias falsas y medias verdades con objetivos ilegítimos en función de lograr políticas de intereses inconfesables. Rusia ha utilizado esta estrategia cargada de deslealtad política sobre el manejo interno de varias potencias, siendo abiertamente cuestionada por los respectivos gobiernos.
Recientemente la primera ministra de Inglaterra, Teresa May, acusó a Moscú de divulgar información desfavorable para intentar desequilibrar relaciones de las democracias occidentales mediante una campaña y acciones de un ataque cibernético masivo. La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió que el Kremlin estaba detrás de la manipulación de información con intensiones políticas de intervenir en el referéndum del Brexit y en los comicios presidenciales de los Estados Unidos que llevaron a Trump a la Casa Blanca. Los organismos de inteligencia norteamericanos no tienen la menor duda de la masiva intervención rusa, acciones intensivas de hackers y la ampliación de noticias falsas, favorecieron en forma determinante el triunfo del republicano. El propio Trump lo admitió. Sin embargo, las investigaciones han quedado en intensiones a conveniencia y por razones obvias se quedarán entre telones, no le convienen al gobierno. En el caso catalán, se comprobó que las falsas noticias estaban ligadas con los canales comunicacionales rusos.
En América Latina, en las dos últimas décadas con el triunfo del Socialismo del Siglo XXI, influenciado por las acciones rusas solapadas para distorsionar la realidad de las naciones vendiendo una utopía falsa que fracasó en forma estrepitosa. Rusia en compañía de la China comunista como potencia económica, establecieron estrechas relaciones con varios países latinoamericanos, los viajes de destructores rusos nucleares por el Caribe, la venta de sistemas de armas rusas y la invasión con satélites, préstamos y vendedores chinos, son una clara estrategia de ocupación y control geopolítico. Con este apretado resumen de la amenaza rusa con un dictador vitalicio junto a China, se concluye que ha encontrado en el ciberespacio un campo favorable para revivir el otrora infierno del marxismo soviético; seguramente lo sufrirán las futuras generaciones de nuestros pueblos.
(Oscar Roviro Villamizar) /
General de Brig. oscarroviro@gmail.com / @ rovirov