Hora de Reflexión / Venezuela: ¿existe periodismo de investigación?

397

Hoy, en pleno “siglo de oro”, donde la dinámica social nos envuelve exponencialmente, donde los acontecimientos irregulares de la conducta humana se desplazan libremente con o sin capuchas; donde las personas están ávidas de una primicia, es pertinente entonces la pregunta: ¿En Venezuela existe periodismo de investigación? Pues, la verdad verdadera es que se pueden contar con los dedos de las manos. Es decir, muy pocos son los periodistas de investigación que andan tras la noticia de muchísimos casos. Incluso, juicios relevantes se encuentran arrinconados en la impunidad. Son escasos los que se dedican a investigar los síntomas, causas y consecuencias de sucesos que ocurrieron en un momento determinado. Repito, son muy pocos los que se anotan en esta área del conocimiento, que a mi modo de ver, es sumamente interesante. Y mire usted, los que se dedican, lo hacen muy bien.

Ahora, caben las interrogantes: ¿Qué está pasando? ¿Por qué no hay suficientes periodistas de investigación en Venezuela? ¿Acaso están atados de manos para indagar con absoluta libertad los hechos que trascienden? ¿Qué piensan los dueños de medios de comunicación de masas? ¿Se necesita valentía para ejercer un periodismo de investigación? ¿Las redes sociales son un medio para lograr el esclarecimiento de un hecho punible como en otrora? ¿Hay miedo en la profesión? ¿Hay censura o autocensura en los canales de TV?

Todo lo anterior tiene que ver con lo que está ocurriendo en la actual Venezuela. El verdadero periodismo que nos pudiera conducir al resultado de hechos “investigables” por el reportero, no se ve en estos momentos. Hay casos en los cuales han quedado dudas de la autoría material o intelectual del o de los involucrados. Muchos detalles en investigaciones que realizan cuerpos policiales, se quedan en el camino. Es decir, no llegan a las últimas consecuencias. Precisamente es en ese momento donde el periodista de investigación tiene la oportunidad de demostrar, atando cabos, el móvil del hecho. No obstante, las trabas son numerosas. Máxime cuando se trata de un delito en el cual están involucrados personeros de algún poder del Estado venezolano.

Ahora mismo, como sabemos, ocurrió la “masacre de El Junquito”, donde al parecer, fueron asesinadas un grupo de personas. De acuerdo a las versiones de expertos y los centenares de videos presentados en las redes sociales, Óscar Pérez y sus compañeros de lucha se querían entregar. No deseaban enfrentamiento. Y el resultado de la acción: recibieron plomo parejo. Luego vinieron los comentarios del asesinato, del “tiro de gracia”, de la vileza del operativo, las confusiones, el uso desproporcionado de armas de guerra, en fin. Y la interrogante que aún queda en el ambiente: ¿Qué hacía en el lugar un señor que pertenecía al colectivo “Las tres raíces”, el cual resultó muerto? Múltiples son las hipótesis. Los errores cometidos por el régimen son innumerables. No queda la menor duda. Es aquí donde se necesita la presencia del periodismo de investigación.

Es propicia la ocasión para recordar al Prof. Germán Carias, quien en una oportunidad se hizo pasar como preso en aquella tenebrosa cárcel de “El Dorado”; entre otros destacados periodistas venezolanos. Pero, como lo señala GC, “en buena medida seguir un caso relevante, depende del periodista. Éste debe ser acucioso, inteligente, con mística, perseverante, con vocación de servicio”. A todas estas nos preguntamos: ¿Existe periodismo de investigación en Venezuela? Queda abierto el debate. (Alfredo Monsalve López)

alfredo.monsalve10@hotmail.com

@monsalvel