José de Jesús Sánchez Carrero

345

Está muy próximo el centenario de la muerte del capitán José de Jesús Sánchez Carrero. El 15 de septiembre de 1918 cae abatido en combate. Apenas faltan pocos meses para el cese de hostilidades en la I Guerra Mundial. El militar andino está adscrito a la Legión Extranjera de Francia, en cuyas filas muestra la valentía, arrojo, decisión, sangre fría, pundonor y coraje de la estirpe venezolana. El estallido de la gran conflagración lo sorprende en Suiza, donde se recupera de una afección pulmonar. El Coronel venezolano siente el llamado del deber. No retorna a la patria para el reencuentro con la familia o para retomar el servicio como Edecán de Gómez. Más bien solicita autorización y hace gestiones para ingresar a los ejércitos aliados en la lucha contra los alemanes. Es aceptado como Teniente en el Segundo Regimiento de la Legión Extranjera Francesa y posteriormente asciende a Capitán. Resulta gravemente herido en la batalla de Champaña y al recuperarse de las lesiones vuelve con igual arrojo a las trincheras. Los biógrafos lo describen como un valiente guerrero, inmolado por ideales de justicia y libertad.

Al registrarse en la Legión Extranjera, Sánchez Carrero se declara como hijo de Pregonero, con fecha de nacimiento del 20 de julio de 1883. Este gesto de identidad raigal no puede ser ignorado por los tachirenses. En este pueblo transcurre la infancia y juventud, hasta incorporarse en 1899 a las tropas restauradoras de Cipriano Castro. Investigaciones posteriores ubican la partida de nacimiento en Guaraque, con fecha natal el 9 de noviembre de 1879. Merideño de nacimiento, tachirense de convicción, el capitán José de Jesús Sánchez Carrero representa la nobleza de la estirpe andina. En Venezuela realiza carrera militar, hasta alcanzar la graduación de Coronel. La enfermedad lo lleva a rehabilitarse en Davos, donde lo sorprende la chispa de la I Guerra Mundial. Participa en ella con ahínco y la pasión guerrera de los andinos. En el pecho sobresalen tres condecoraciones: Busto del Libertador (venezolana), así como “Legión de Honor” y “Cruz de Guerra” (francesas), en testimonio del valeroso desempeño en la carrera de las armas. “Sánchez Carrero —según su himno— dio a Venezuela, en tierra extraña, fama inmortal”.

A comienzos de 1918 retorna fugazmente al país. Se le rinden honores como héroe de guerra. No olvida la visita al terruño ni a la madre. Doña Bárbara Carrero vive en Pregonero para entonces. Vuelve a Europa a mediados de año y se reintegra al servicio militar en Francia. Pero la muerte lo sorprende en el campo de batalla, en Le Moulin Des Lafaux. Faltan escasos dos meses para la firma del armisticio de Compiégne. Es el 15 de septiembre de 1918. Están por cumplirse cien años del fatídico acontecimiento. Los restos reposan en el cementerio D’ Ambleny. El recuerdo permanece latente en la memoria de las generaciones. En Pregonero hay tres instituciones educativas con el epónimo del héroe andino, inmolado en Francia en la I Guerra Mundial: el grupo o escuela integral, el simoncito y la sede de la UBV. En Guaraque (Mérida) hay una plaza y una calle en Maracay (Aragua). Sirva este artículo como recordatorio a las instituciones correspondientes para organizar con tiempo los actos conmemorativos del centenario. En Uribante no se olvida a quien voluntariamente se registra en Francia como oriundo de Pregonero.

(José de la Cruz García Mora)