jueves 2 febrero, 2023
InicioOpiniónLarga vida al pan tachirense

Larga vida al pan tachirense

169 views

Leonor Peña

El maestro panadero Nelson Suárez, atento al trabajo de revalorización del pan tachirense, nos ha enviado desde Yaracuy su aplauso por escrito. El Maestro nos ha enviado su saludo de aprecio por nuestro trabajo en defensa del pan tachirense, trabajo que es una verdadera cruzada a favor del mayor símbolo cultural gastronómico del Táchira.
Este texto es recibido con la atención que merece y por ello lo estamos divulgando en redes, programas de radio y en este espacio de opinión de nuestro Diario La Nación para compartir sus sabias palabras.
El Maestro panadero Nelson Suárez, a quien conocemos en el mundo gastronómico venezolano como “Pocho”, y que se comunica en las plataformas desde su Instagram @pochove para dar lecciones como técnico en alimentos, Maestro panadero y cuidador protector de la masa madre @mercedes1936, la más antigua de Venezuela y de origen tachirense, nos dice en su texto:
Durante siglos, el pan ha sido un arma política y económica formidable, y desde la antigua Roma en adelante, los que están en el poder siempre han estado atentos a su disponibilidad.
Los panaderos romanos, por ejemplo, estaban estrictamente regulados y bajo el control del Estado. El Estado romano llegó a nacionalizar la industria panadera. En Francia, más de un milenio y medio después, repetidas hambrunas desencadenaron la Revolución Francesa.
Las cartas de Napoleón durante sus campañas atestiguan la extrema preocupación del emperador por el suministro de pan a París. El peso y el precio del pan todavía estaban regulados por el Estado en Francia en el siglo XXI.
Los panes antiguos como el inmortal Pan Tachirense han sido fuente de inspiración. Son un rico tesoro de ideas para los panaderos del siglo XXI, por eso cada panadero de Venezuela antes de aprender panes de otras latitudes debe dominar la historia, los ingredientes, el ecosistema, la tradición, las técnicas de este extraordinario pan.
Mientras que las técnicas para hacer pan han cambiado, el estómago humano no lo ha hecho. Los métodos industriales de producción y congelación han llevado a la creación de nuevos tipos de pan, pero el pan producido industrialmente nunca reemplazará al pan artesanal, que ha vivido un renacimiento en los Estados Unidos a principios del siglo XXI.
En la nueva gastronomía prima mucho más la calidad que la cantidad, ha sido la lucha diaria de cada artesano, de cada cultor y de cada uno que ha resguardado recetas, técnicas y sabores ancestrales.
Con la diáspora, muchos panes venezolanos han tenido un alcance internacional, no olvidemos que el pan es el alimento humano por excelencia.
En la historia del Pan Tachirense subyace gran parte de la historia de la raza humana, ya que fue el producto de la mezcla de panaderos de varias nacionalidades que llegan a estas nuevas tierras, quizás la más sencilla, pero la mejor para la vida cotidiana y de la alimentación.
El Pan Tachirense conecta a las personas con la cultura, la tradición y con la religión.
¡Larga vida al pan tachirense!

Artículo anterior
Artículo siguiente
Encartado Publicitario