Repelencias 216

193

Con unas quesadillas que quedaban de las que trajo Melquiades de La Grita y un cafecito hecho con cariño por mi tía Pulqueria, entramos a la conversa sobre las medidas dictadas por Maduro.    Dice Cosme que en Perú salieron de la hiperinflación a través del trabajo productivo de todos. Parece que la bajaron a menos de 3 por ciento anual. En Venezuela el presidente montó la fiesta. Alquiló las sillas y repartió las entradas para que todos la gozaran. Le faltó la música, las mesas, la comida, el sonido y el kerosene. -Por qué dices eso, compadre? -Claro, viejo. No ves que no han llamado al trabajo productivo para nada?  Todos comen y nadie pone. –Pura gorra, panitas.   

Cuando muere un humorista serio la risa se difumina en el recuerdo de los que han sentido la vida del comediante. Cayito Aponte nos regaló mucho para hacernos más llevadero el viaje por este valle de lágrimas. Canto clásico y risa abundante para todos. Gracias, pana.

Cosme se ríe de las cosas de mi tía Pulqueria. Ahora le dio por marcar los interiores del esposo con una aguja manchada de gurapo. M.O. se puede leer al lado de la liga del interiorcito descolorido en la cuerda del patio. –Uno no sabe si a Melquiades le toca viajar lejos, dice. –Mi tío está  mayorcito para salir de Venezuela, tía. –Por allá también hay viejitos. Los he visto por televisión, sonríe.    

Sigue el sufrimiento de la gente de Pregonero con esas vías tan calamitosas. Dificultad para adquirir los alimentos, combustibles y medicinas. Los muchachos buscando futuro lejos del país. Mucho silencio por parte de los que están obligados a buscar soluciones allá. Recordemos que cuando los chácaros luchamos unidos, siempre conseguimos lo que nos proponemos. Hay temor. La historia nos ilustra sobre tantas batallas ganadas cuando vamos hombro a hombro, paisanos. 

Josef Martínez impone record como el mayor anotador en una temporada en la historia de la MLS en el norte. Ojalá y esos goles rompan las redes contrarias cuando vista de Vinotinto. También el tiburón Ronald Acuña muestra nuestra calidad en las Grandes Ligas. Cosas hermosas ante tanta fealdad diaria por estas calles.

Parece que es el 5% de lo recuperado lo que se gana el que denuncie hechos de corrupción en los gobiernos de Néstor y Cristina I. Cada quien quiere quedarse con un pedacito de lo robado por esta pareja de pajarracos que tragó corruptelas hasta que explotó de avaricia. ¿Será muy difícil promulgar una ley del arrepentido y del sapo colaborador con albricias en nuestro terruño?     

Melquiades vio en el tanque del lavadero unos siete bocachicos ya listos para echarlos en aceite caliente. –Pulqueria, estos pescados qué hacen aquí? -los tengo para hacer un acuario, mi amor. Uy. Esto ya es intolerable. Lo malo es que siempre pelean delante de la gente. Cosme y yo tenemos que salir esmachetaos al escuchar los gritos. Hasta Cupertino salió despavorido del cuarto donde estaba acomodando una puerta entamborada. Con razón monaguillo no quiere trabajarles en nada.(Carlos Orozco Carrero)