domingo 25 octubre, 2020
Inicio Opinión Repelencias 320

Repelencias 320

159 views

Ahora sí, señoras y señores. Aparecieron en las praderas de Nasca, Perú, unas sorprendentes momias con características humanoides, ovíparas y con tres dedos en sus manos y pies. Jaime Maussan, periodista e investigador mexicano, presentó en marzo de este año, junto a un grupo de científicos de diferentes nacionalidades, todas las evidencias del origen extraterrestre de estas figuras maravillosas que nos llaman a la reflexión sobre las posibilidades de vida fuera de este planeta tan maltratado. -No hables de eso, sobrino, que me dan grifuras, comenta la pobre Pulqueria.

Hay que ver a la gente planificando eso que llaman ahora emprendimientos para intentar paliar un poco esta situación que ahorca a tantas familias venezolanas. Antes se hablaba sobre el chuzo que Cosme montó en el garaje de su casa. También se decía que Melquiades había puesto una taguara para vender cualquier cosita en el zaguán del frente. Ahora es con estilo que comentamos sobre el emprendimiento que desarrolla el flaco Elpidio para vender chirimoyas, chimú y guarapo fuerte. -Algo queda, sobrino, comenta Pulqueria, a quien le pica por sacar a vender unas colchas viejas que heredó de su nona. -Tienes que echarles alcanforina y gasolina blanca para que la gente siquiera se les acerque, dice la señora Evelyn, recién llegada de Puerto Cabello. -Hay vecinos guelefritos, murmulla mi tía en voz baja.   

Vemos el Giro de Italia y recordamos a Leonardo Sierra y José Rujano, cuando dejaron el alma por esas carreteras de Dios. -Lo hicimos con orgullo, en representación de nuestro país, comentó en alguna oportunidad el León de Mamporal. Los recordamos con respeto y admiración. Y hablando de bielas y manubrios, parece que en el taller de José Mario están diseñando una bicicleta especial para patrocinar la participación de dos ciclistas maravillosos en esas grandes vueltas europeas. Se dice que la Unión Ciclista Internacional, UCI, por sus siglas en inglés, envió una comisión a supervisar tal invento. Según comentarios secretos, la cicla absorbe toda la energía de las demás bicicletas y empuja fuerte, sin que el pedalista haga mucho esfuerzo. -Eso es imposible, Carreto. Ya los organizadores de esas carreras inventaron un aparato, tipo scanner, para determinar cualquier trampa en los caballitos de grafito en plena acción, revira el ingeniero Nerio, quien aporta sus conocimientos para ver a Miguelito y Ricardo disputando premios de montaña por allá. -Todo se puede, don Nerio, dice Cosme. Recuerde que fueron a la Luna sin carretera. En La Ermita son capaces de eso y más…

Siguen las conversas enmascaradas en las colas madrugadoras de la gasolina. A pesar de las advertencias para que no se haga la caravana silente en las noches, los choferes intentan llegar lo más temprano posible a la estación de servicio para surtir su carrito del preciado combustible. Claro, la cola se hace a riesgo de que la bomba seleccionada salga en la escogencia para despachar al amanecer. A veces se pierde el trasnocho, cariños.

Carlos Orozco Carrero

- Advertisment -