sábado 26 noviembre, 2022
InicioOpiniónUn año de gobierno: La expansión cualitativa de la política

Un año de gobierno: La expansión cualitativa de la política

63 views

Eduardo Marapacuto*


El gobierno de Freddy Bernal, que arrancó a fines de 2021, se iniciaba con una carga bastante pesada como herencia, porque el Táchira estaba sumido en una crisis de desgobierno en lo más profundo de su esencia y sus fuerzas vitales. A pesar de los esfuerzos –a la vista de todos y de todo el Táchira- que se hicieron desde el Protectorado, la situación de mal gobierno regional fue una práctica recurrente, con una gestión anquilosada en la inercia de la nada, lo cual significó un retroceso de amplio espectro en lo económico, lo político y lo social para todo el estado.
En ese sentido y como decimos por acá en la Fortaleza de Maqueronte, nuestra imaginación no necesita ahondar sobre las brechas profundas para encontrar las fisuras de un gobierno pasado que se quedó atrapado en el sentido figurado de lo dramático y en el eco de sus propios gritos, el cual pudiera catalogarse como un periodo de ondas largas, con mucho ruido y pocas nueces. Se maquillaban muchas cosas y la realidad postergaba sus llantos y sus tristezas para no dañar el ornamental del cuerpo ausente. Por eso es pasado, quedó atrás, sin pena ni gloria y sin nada que mostrar, sólo el recuerdo de una mala noche de los tiempos, que consumió sus horas y sus días en el empeño de andar chillando en la oscuridad de su gestión.
Desafiando ese supuesto dominio opositor en el Táchira, Freddy Bernal se fue abriendo camino con trabajo intenso, hechos concretos y acciones contundentes que le reconocieron a los ojos de los tachirenses un respeto ganado y un liderazgo para gobernar, para hacer un replanteamiento asertivo en la forma y el ejercicio de gobierno. Los apoyos se fueron dando y las alianzas fueron surgiendo en el andar de la dinámica política y en el transitar hacia una gerencia de gobierno por y para los tachirenses; surgiendo un compromiso desde todos los sectores de impulsar una gestión, desarrollar los planes y proyectos para lograr los objetivos de construir un gobierno para la prosperidad y el bienestar de los tachirenses y de esos miles hombres y mujeres que habitan en este estado y trabajan día a día para aportar su granito de arena en el logro de los objetivos planificados.
En palabras de mi amigo y hermano Edith Lugo, refiriéndose al primer año de gobierno de Freddy Bernal: “Un pueblo que oye, ve y siente los cambios significativos con alto grado positivo en la gobernanza. En medio de las grandes dificultades como consecuencia de una herencia gubernamental precaria […] ha sabido ganarse el reconocimiento, afecto y comprensión de todos los sectores que hacen vida en el estado”. Igualmente, mi amigo Hugo Moyer nos habla de diez logros en este primer año de gobierno de Freddy Bernal; donde resaltan el adecentamiento en la función de gobierno, atender y escuchar los clamores de la gente, el trabajo en equipo con gente con capacidad, el trabajo activo de la “primera combatiente”, mejoramiento, embellecimiento y fortalecimiento de la ciudad capital; fortalecer la fe en Dios y las tradiciones tachirenses, ser vinculo clave en lo político y lo económico del gobierno nacional de Nicolás Maduro con Gustavo Petro y los empresarios colombianos; el ejercicio físico y la actividad laboral. También, mi amigo y camarada Rafael Castro dijo: “Cumplimos un año de gobierno, un año de victoria y compromisos, ejecutándose en la acción, con el pueblo y el plan de gobierno”. Por eso hablamos de la expansión cualitativa de la política, porque ha servido para reconstruir una práctica de transición hacia la política de hechos concretos y de acciones de gobierno a la vista de todos. Lo cuantitativo lo vamos sumando. ¡Qué así sea!
*Politólogo, MSc. en Ciencias Políticas
Investigador RISDI-Táchira
[email protected]

 

Artículo anteriorMontañas de plata
Artículo siguiente“Toma el dinero y vete”
- Advertisment -
Encartado Publicitario