miércoles 18 mayo, 2022
InicioOpiniónVenezuela: estabilidad en el foso o reactivación

Venezuela: estabilidad en el foso o reactivación

272 views

La afirmación Venezuela se arregló, se reactivó u otras conceptualizaciones, se deben ver y analizar por los resultados, revisemos. Lo primero, y es determinante, es el hecho de que para que se pueda salir del foso donde se estabilizó la crisis, es necesario un cambio en la política económica.

Aceptar que el modelo marxista cubano fracasó, que se perdieron 21 años volteando el modelo económico para traernos a la dominación por escasez; asentir el fracaso del modelo es admitir consecuencialmente que se apartaron de la Constitución en su articulado económico y financiero; consecuencialmente, para salir de la crisis hay que dejar atrás las decisiones que nos trajeron hasta aquí, es, entonces, regresar a la Constitución.

Pero los datos son reveladores: El tamaño de la economía de Venezuela es más pequeño que la economía de Bolivia, la nuestra por imperio de la revolución cae un 80 %. La Confederación de Industriales de Venezuela (Conindustria) señala que “el sector manufacturero del país operó al 28 % de su capacidad instalada durante el primer trimestre de 2022. La industria de alimentos, bebidas y tabaco es el sector que registra la mayor operatividad, al trabajar a 31 % de su capacidad instalada, seguido de las empresas de cauchos y plástico, con una actividad del 30 %, y de las compañías tanto químicas y farmacéuticas, como de productos no metálicos, que operan al 29 %”.

¿De qué depende la reactivación industrial (grande, mediana y pequeña empresa, emprendimiento)? De varios factores, el primero es el de la demanda, esto es, depende del consumo y este estriba en el salario, si es bajo, no es mucho lo que se puede comprar; por otro lado, la reactivación requiere la eliminación de la competencia desleal de los productos importados sin pago de aranceles, y la liquidación definitiva del contrabando, así como de financiamientos y los tributos con cargas de cierre inconvenientes para la dinámica económica.

Por otro lado, Cáritas expone que el “22 % de los niños que viven en zonas populares del país están en riesgo de caer en una desnutrición aguda y que ya existe un 10 % de niños que está en esa desnutrición aguda”.

Si no se restablecen los derechos ciudadanos al salario, a la calidad de vida y acceso a la democratización del dinero, no será posible la reactivación. Revisemos la estrategia de igualdad de la revolución, fundada en los llamados “bonos”.

Los bonos de la revolución socialista son los más bajos y están rezagados en comparación con los de países latinoamericanos, el bono Escolaridad y Bono Economía Familiar, por un monto de 9,20 bolívares cada uno (alrededor de 1,8 dólares). El otro es el bono Amor Mayor, por un monto de 130 bolívares (el más alto, de unos 26,4 dólares).

En Colombia se aprobó un “Ingreso Solidario” para ayudar a las familias vulnerables. con un apoyo mensual inicial de 160.000 pesos colombianos, que aumentará a $190.000 pesos colombianos, unos $39,49 y $46,89, respectivamente.

Argentina no se queda atrás, donde los jubilados y pensionados esperan recibir 12.000 pesos, unos $102,78 al cambio oficial o $59,5.

Indispensable señalar que los empresarios que de verdad lo son y que son muchos, ninguno tiene sanciones por parte de EE.UU., lo cual indica que si el gobierno quisiera reactivar la economía, solo tendría que restablecer las condiciones para arrancar.

Claro, el gobierno tendría que dar seguridad jurídica, que hoy no hay, no existe, las sentencias de tribunales por presión y las del TSJ por manipulación se ven favorecidas para los comunistas, torciendo el derecho para darles lo que no les pertenece.

Finalmente, la revolución abre la compra de acciones en Cantv y Movilnet, esto para no declarar que busca la figura de empresas mixtas, pero sin cambio de gerencia y de profesionalización “meritocrática”, transparencia, rendición de cuentas, tiene que cambiar la gestión y la intervención caprichosa de la presión política.

Por cierto, el componente accionario que tenían los trabajadores, hecho logrado en democracia, deben restablecérselo.

Dios con nosotros.

Carlos Casanova

- Advertisment -
Encartado Publicitario