miércoles 30 noviembre, 2022
InicioOpiniónYa no se crece más

Ya no se crece más

230 views

Carlos Casanova Leal

Los sectores que dinamizaron la economía dando una sensación de reactivación llegaron nuevamente al punto inercial, esto es, no hay una política que le de fuerza para llegar más lejos. Hasta ahí llegó, tocó techo, se saturaron los negocios que daban la sensación de prosperidad.

Una expectativa de negocios en la captación de divisas por parte de los sectores privados que con la reapertura del paso del transporte de comercio por los puentes se ve frustrada cuando el gobierno impide que se registren empresas y pymes cuyo objeto social sea la de exportar, lo cual indica que esa actividad se la reservará el gobierno y la compartirá exclusivamente con sus partidarios.

Esto en momentos en que nuestra economía es del tamaño de Paraguay y de Bolivia, ya no nos parecemos a economías suramericanas sino centroamericanas, los sectores que generan empleo y riqueza no se han reactivado. Con una economía en estos términos ¿cómo puede el régimen socialista gobernante enfrentar la recesión mundial que la Organización Mundial del Comercio está declarando? Pues sencillamente no se está preparando.

Sectores fundamentales son el agrícola, agroindustrial, y el sector exportador ahora reservado para familiares, amigos y gente del proceso. Ni hablar del sector construcción que está en mínimos históricos.

La sensación de crecimiento y de reactivación no fue sostenible, ya que no existe el propósito real de hacerlo, la política pública es la despolítica, y se evidencia en el hecho de que en la reapertura del tránsito comercial por los puentes entre Colombia y Venezuela por la frontera el Táchira el sistema de códigos de la aduana no reconocía el certificado de origen de la industria colombiana, manteniéndose por esta semana desde el acto cuando Petro vio pasar los camiones hasta hoy que usted lee este artículo, que aún se encuentran en los estacionamientos de las aduanas. Un bañito de agua fría al comercio legal aduanero.

 

Sin financiamiento bancario no hay crecimiento económico, el aporte actual es de apenas el 10% al sector privado, sin crédito al consumo, con los salarios más bajos de América del Sur y siete años de hiperinflación que redunda todo esto en una disminución del consumo.

 

Importante destacar que el régimen sabe cuáles son las consecuencias de cada decisión que toma en materia económica, así tenemos que cuando existió escasez severa fue por el control de precios, y para resolver eliminó el control de precios liberándolos, con ello no solo aparecieron los productos sino que se dio una dolarización de facto. Así demostramos una vez más, que la crisis en Venezuela es inducida.

 

Como se puede reactivar el consumo si tenemos los salarios más bajos que Haití, Honduras y Cuba, esta realidad es vergonzosa y aspira la revolución a que nos acostumbremos a ella, Venezuela con el socialismo chavimadurista no se podrá arreglar.

 

La crisis que golpea al mundo con las distintas crisis hace a Venezuela exageradamente vulnerable, débil para enfrentar una escasez venida de otros países que se sume a la que ya tenemos si consideramos que el 30% de los alimentos ingresan de contrabando.

 

Finalmente esta revolución por atender la agenda globalista para esconder el informe ONU sobre graves violaciones de DDHH avanzará con la aprobación de la ley del aborto para convertir el sagrado vientre de la mujer dadora de vida en la escena del crimen.

 

Dios con Nosotros

- Advertisment -
Encartado Publicitario