50 años de vida sacerdotal de Luis Gilberto Santander

519
La misa de acción de gracias la presidió en la parroquia María Auxiliadora de Cordero.
La misa de acción de gracias la presidió en la parroquia María Auxiliadora de Cordero.

La Iglesia diocesana del Táchira  celebró con júbilo el 50 aniversario de vida sacerdotal del presbítero Luis Gilberto Santander. La misa de acción de gracias la presidió en la parroquia María Auxiliadora de Cordero, el viernes 24 de agosto, acompañado del Obispo Mario Moronta,  sacerdotes, familiares, y fieles agradecidos por el apostolado del sacerdote.

 El Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, dirigió la homilía, y reflexionó sobre el sacerdote como “ícono de santidad”, viviendo tres características en el ministerio: “la alegría, la fidelidad y la comunión”. 

“Al contemplar el sacerdocio de Cristo en el ministerio del P. Luis Gilberto -dijo el Obispo- podemos aplicarlo a él y a todos sus hermanos en el presbiterado: “Para un cristiano no es posible pensar su propia misión en la tierra sin concebirla como un camino de santidad, porque ‘esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación’ (I Ts 4,3). Cada santo es una misión: es un proyecto del Padre para reflejar y encarnar, en un momento determinado de la historia, un aspecto del Evangelio” (GetEx. 19), se lee en una nota de prensa.

 También indicó el Pastor diocesano que “la vocación a la santidad, en un sacerdote, lo llevará a centrar su vida en Cristo. Para ello, por ser profeta y pastor, por ser santificador y constructor de la unidad en su grey, se alimenta de la Palabra, de los sacramentos y de la caridad pastoral, principio unificador de su espiritualidad. La espiritualidad no se reduce a expresiones o actos de piedad. Es el estilo de vida propio de un sacerdote y de un cristiano. Es decir, la vida según el Espíritu y la santidad”. 

“Damos gracias a Dios por la experiencia sacerdotal que durante 50 años ha experimentado y contagiado el querido hermano Luis Gilberto Santander”, expresó monseñor Moronta pidiendo “a Dios lo siga bendiciendo con la gracia de la alegría, la fidelidad y la comunión”. 

Como un gesto de gratitud la Alcaldía y el Consejo Municipal de Andrés Bello entregaron la “Condecoración Mons. Nelson Arellano Roa en su Única Clase”, al presbítero Luis Gilberto Santander quien manifestó su agradecimiento a quienes han sido parte de su ministerio pastoral.