Inicio Regional Abusos de chequeos en alcabalas causan pérdidas a los productores

Abusos de chequeos en alcabalas causan pérdidas a los productores

Unos 500 camiones cargados de hortalizas, cruzan cada semana cerca de 45 alcabalas para llegar a los centros de comercialización (Foto/Web)

Semanalmente salen de La Grita y El Cobre, municipios Jáuregui y José María Vargas, unos 500 camiones con más de 8 millones de kilos de hortalizas para llevar a los centros de consumo del país, y casi todos tienen que “pagar peaje” a las autoridades instaladas en unas 45 alcabalas a lo largo de la vía, so pena de pasar en espera varias horas, en varias de ellas, lo que causa deterioro y merma a la mercancía.

Del mismo modo, los camiones transportadores de ganado en pie que, desde esta zona suroccidental del país, se enrumban a Caracas y otras ciudades del centro y oriente, padecen las exigencias alcabaleras, que no autorizan rápidamente el paso a los vehículos cargados, hasta el punto de que el calor sofoca a los animales, y ya han muerto varios en los camiones.

Ambas denuncias fueron hechas por separado y, respectivamente, por el presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), Celso Fantinel, y por el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, Fedenaga, Armando Chacín, a través del programa de este martes por Circuito Onda La Superestación, en entrevista con Rafael Arraiz.

Grandes pérdidas

Celso Fantinel indicó que las alcabalas instaladas en las vías carreteras, en lugar de ser beneficiosas, lo que están es ocasionando grandes pérdidas económicas, un daño que están haciendo, primero, a los productores, y luego a los consumidores.

— Nosotros tenemos, dijo, dos ciudades importantes productoras de hortalizas, como son La Grita y El Cobre en el estado Táchira, de donde semanalmente salen alrededor de 500 unidades de transporte, cerca de 8 o 9 millones de kilos de hortalizas para los grandes centros de consumo.

De La Grita a Caracas, explicó, más o menos hay 45 alcabalas, y en cada una por lo general se deja una bolsa de comida. Y si no la dejan entonces los paran por unas dos o tres horas. O sea, un viaje que puede durar de 12 a 18 horas, tarda hasta 36 horas.

Aquí quienes salen perjudicados son los productores y los consumidores, señaló, porque obviamente, eso afecta el precio final. Además, dijo que hay una merma de hasta 30 %, según algunos expertos, como consecuencia de no tener una cadena robusta de frío para conservar esos vegetales durante el viaje. Creo que es el país de Latinoamérica que tiene una merma tan grande. Esto es una pérdida económica incalculable.

— Yo no imagino, indica, si tuviéramos esa cadena de frío robusta para que las hortalizas viajen refrigeradas en las unidades, en esas 40 alcabalas que hay de La Grita a Caracas, abriendo las puertas del transporte y bajando las hortalizas. Eso sería un desastre.

A veces tratan a los productores como delincuentes, agrega Fantinel, pues no es fácil que el peso de la carga sea exacto, porque el productor saca la guía, y que uno lleve una zanahoria demás, o que se haya pasado colocar una berenjena, entonces lo tratan como delincuente.

Si se tiene los papeles en orden, dice el presidente de Fedeagro, desde la guía del Insai, el permiso fitosanitario, que es de ley, entonces van contra la cédula, contra la licencia, contra los seriales del camión, y así, el viaje que puede durar 12, 18 horas, tarda hasta 36.

También los camiones con ganado

Nosotros también por supuesto, estamos sufriendo las consecuencias, dijo a su turno, el presidente de Fedenaga. La idea nuestra no es causar con esto un escándalo, pero la realidad, es que es el consumidor final y el productor agropecuario quienes pagan las consecuencias, en el momento en que le está bajando o exigiendo alguna mercancía al transportista. Creo que eso es lo importante de decir.

— Hemos tenido denuncias de que han muerto animales dentro de los camiones, por la demora que hacen los funcionarios, para tratar de crear desespero en el transportista. Se han hecho denuncias ante los organismos responsables, y algunas han tenido respuesta, hay que decirlo.

Dijo Chacín que no solamente esos dispositivos de seguridad paran así, en el medio del tránsito un camión, y hasta que no lo revisan completo, los demás vehículos, tienen que esperar 40 minutos o más, en la alcabala, lo que creemos es un atropello a los derechos los ciudadanos que tienen sus horarios de viaje.

Agrega que lo mismo pasa con los autobuses de pasajeros, pues no es solo el sector pecuario. Un viaje en autobús, de 9 horas, puede durar prácticamente el doble, porque todos los pasajeros del autobús tienen que bajar sus maletas en cada alcabala.

Creo que debe haber alguna medida. Que pongan por ejemplo un precinto a cada equipaje, luego de una revisión completa en el sitio de origen, y si es necesario, la otra revisión en su destino, para que no sucedan esos atropellos en que se convierten, única y exclusivamente por matraquear, aunque es bueno decir que sí hay funcionarios respetuosos y cumplidores de su deber, pero lamentablemente, los hay que no.

Informó Chacín que “nosotros hemos venido trabajando con el MRI, algunas denuncias que se han hecho y que sí han tenido respuesta inmediata. La idea es concienciar al productor víctima de estos atropellos, para que denuncie en sus asociaciones, para que nosotros podamos contribuir a lograr que el productor tenga una vía libre para su trabajo.
Nosotros esperamos la denuncia de los usuarios atropellados, y la respuesta de la autoridad, concluyó Chacín.

Salir de la versión móvil