¡Aquí estamos! para renovar nuestros compromisos con Dios

468
La Misa Crismal se celebró el pasado sábado en El Piñal, al sur de San Cristóbal.

“Compartimos este momento para hacer memoria viva del Sacerdocio verdadero, el de la Nueva Alianza, el de Jesucristo, el Señor”, dijo el Obispo de San Cristóbal -monseñor Mario Moronta- en la Misa Crismal de su Iglesia local que fue celebrada en la población de El Piñal este sábado 13 de abril.

Al municipio Fernández Feo asistieron más de un centenar de sacerdotes y religiosos que hacen vida pastoral en el Táchira. También se hicieron presentes fieles de diversas comunidades para celebrar ese momento de comunión eclesial.
El Obispo Mario Moronta presidió la eucaristía, y también lo acompañaron el Obispo de Guasdualito, monseñor Pablo Gonzales; y el Obispo auxiliar emérito de Mérida, monseñor Luis Márquez.

“En esta hermosa celebración, a los laicos miembros del pueblo de Dios se les invita a orar por sus sacerdotes: para que el Señor derrame sobre ellos sus bendiciones, que sean ministros fieles de Cristo, Sumo Sacerdote, y les conduzcan a Él fuente única de salvación”, expresó monseñor Moronta.

Manifestando que con el ministerio de cada sacerdote “le decimos al Pueblo de Dios: ¡Aquí estamos! Somos tomados de entre ustedes y colocados en medio de ustedes para las cosas de Dios (Cf. Heb 5,1). En sintonía con el Maestro Sacerdote queremos seguir en el servicio y con ello continuar siendo ‘causa de la salvación de todos’ como nos enseña la Carta a los Hebreos”.

En la ceremonia los sacerdotes y el obispo renovaron sus compromisos sacerdotales, quienes fueron llamados a dar testimonio de fidelidad: “con nuestro ejemplo y nuestra opción por la fidelidad al Cristo Sacerdote, hemos de limpiar el rostro del sacerdocio manchado con tantos escándalos en los últimos tiempos. La Iglesia y la sociedad están exigiendo tolerancia cero”, dijo.

También en la ceremonia fueron bendecidos los aceites que son utilizados para los Enfermos y Catecúmenos, y consagrado el Santo Crisma utilizados en la administración de los sacramentos.

Monseñor Moronta agradeció a las parroquias de San Rafael Arcángel y San Andrés Apóstol, a sus files y sacerdotes: Jonny Arias y José Sánchez, por la organización de la ceremonia y la logística de atención a los fieles y sacerdotes.

Un gesto de fraternidad realizó la Diócesis de Cúcuta (Colombia), quien envió a cada parroquia del Táchira un paquete de hostias, que fueron entregadas a sus párrocos para ser utilizadas durante la celebración de la Semana Santa.

Al final de le ceremonia el Obispo anunció que en el año 2020 la celebración de la Misa Crismal será en la Parroquia Santa Ana del Táchira.