Cicloperegrinación corona La Grita tras recorrer 1.100 kilómetros por Venezuela

1574

(La Grita).- Lo volvieron a lograr. Un grupo de devotos del Santo Cristo arribó en bicicleta por décimo año al Santuario Diocesano y la Basílica del Espíritu Santo, en La Grita.

La Cicloperegrinación Nacional al Santo Cristo empezó este año en la catedral de Puerto Ayacucho, en el estado Amazonas, el pasado 29 de julio.

Comenzaron seis ciclistas y terminaron 20, porque en el camino se fueron adicionando otros deportistas que comparten su fe en el patrono del Táchira y protector de Venezuela.

Fueron ocho etapas que llevaron al grupo por las poblaciones de Macanilla, San Fernando de Apure, El Samán, Bruzual, Barinas, Santa Bárbara, Abejales, San Cristóbal, Táriba y, finalmente, La Grita.

Este domingo 5 de agosto, cuando la Atenas del Táchira cumple 442 años de fundación, los caballitos de acero estacionaron primero en el Santuario Diocesano, a la entrada de La Grita, donde está por estos días la imagen cuatricentenaria del Santo Cristo. Allí cantaron su himno, en medio de ovaciones de los feligreses.

Fue solo una parada; el punto de llegada tradicional de las 10 cicloperegrinaciones ha sido el atrio de la Basílica del Espíritu Santo, junto a la plaza Bolívar, en pleno centro del pueblo cumpleañero. Pasadas las 2:00 de la tarde, cuando coronaron la meta, fueron aplaudidos, abrazados y felicitados por familiares y amigos.

“De Puerto Ayacucho pa’ La Grita”, se leía en los vehículos de logística que los acompañaron. De este a oeste, la peregrinación sobre dos ruedas cubrió 1.100 kilómetros de geografía nacional.

El recorrido no tiene nada que envidiar a eventos como la Vuelta al Táchira, ícono de un estado tradicionalmente ganado al ciclismo.

Richard Méndez, fundador y organizador de la Cicloperegrinación Nacional, explicó que con esta iniciativa no solo conocen Venezuela, sino también amplían su fe al Santo Cristo y, sobre todo, cumplen su objetivo de dar a conocer a la gente de estos pueblos a los que llegan cuán milagroso es el patrono y protector. Por donde pasan, dejan imágenes del Rostro Sereno.

Méndez, al igual que el también fundador William Ramírez, son los únicos que este 2018 cumplen 10 años peregrinando en bicicleta, sin falta, cada mes de agosto. Acumulan más de 10.000 kilómetros de recorridos, y desean más.

Este año la lluvia los acompañó en tres de las etapas, y coincidieron con las inundaciones en Puerto Páez. Sin embargo, en la meta el sol brilló para ellos. (DP)