lunes 30 enero, 2023
InicioRegionalCrisis económica golpea a pacientes con cáncer de mama

Crisis económica golpea a pacientes con cáncer de mama

577 views

Las condiciones económicas que se viven en el país limitan, para las más pobres, el tratamiento de esta patología que hoy ocupa el primer lugar de muerte en mujeres en el mundo

Nancy Porras

El Dato…

Sí hay en el Táchira hombres con cáncer de mama, que deben hacerse los exámenes y tratamiento igual que las mujeres.

“Cuando tú le dices a un paciente que tiene un tumor maligno en una mama, automáticamente están poniendo una cruz que va llevar en sus espaldas hasta los últimos de sus días de su vida. Eso ya no es fácil”, expresa la doctora Nelly Carrero, médico cirujano mastólogo.

“Pero, si sumamos que estamos en un país como Venezuela y el momento que enfrenta el mundo a raíz de la pandemia, se puede decir que viven situaciones que inclusive han limitado el tratamiento de mama”.
Durante la pandemia era terrible no poder ir a un hospital. Nelly Carrero siempre mantuvo la consulta privada porque el cáncer es una emergencia.

En la revista The Lancet, el 28 de mayo de 2020, incluyó información sobre 928 personas diagnosticadas con cáncer en España, Canadá y Estados Unidos, que también recibieron diagnóstico de Covid-19.

El cáncer de mama era el tipo de cáncer más común en el grupo y afectaba al 20 % de las personas. La mitad de ellas mayores de 66 años y 30 % mayores de 75. Alrededor de 13 % de las personas del estudio murieron, aproximadamente el doble de la tasa de mortalidad para todas las personas que tienen Covid-19.

Noticia que cambia todo

Decirle a un paciente que tiene cáncer de mama ya es amenazarlo. Y si lo están haciendo en un país como Venezuela donde hay tantas limitaciones, sobre todo para ellos a la hora de conseguir la quimioterapia y la radioterapia que no existe en el estado Táchira desde hace seis años, es penoso.

Este servicio fue reinaugurado en abril de 2015 y en el 2017 quedó inhabilitado por una pieza llamada magnetrón que no pudo ser adquirido por lo costoso.

En Venezuela, de 25 salas de radioterapia, solo funcionan tres o cuatro, afirma la organización Senos y Vida.

Ventaja y desventaja de ser frontera

El tratamiento oncológico en Táchira, como es un estado frontera, no llega, quizá, con la misma frecuencia que para las pacientes del centro, a través del Seguro Social, institución que tiene la responsabilidad de recibirlo y entregarlo.

— Entonces se tiene que salir a Colombia a comprar. Gracias a Dios en estos momentos somos frontera porque contamos con esta herramienta para que las pacientes pobres, de muy pocos recursos económicos, puedan comprar su tratamiento; claro, si tienen recursos— relata la médico mastólogo.

Una vez que cubren en Colombia sus necesidades de quimioterapia y radioterapia, cuya efectividad es del 80-90 % en la mayoría de cánceres, también hay que pensar en el momento quirúrgico de la paciente, que es un tratamiento muy importante para este tipo de cáncer.

Más obstáculos

No hay cupos en las consultas del sector público porque son muchos las que acuden a estos servicios que son gratis, entonces las citas son muy largas.

— Después hay que pelear con todos los especialistas que estamos en un hospital público -subraya la doctora Carrero-, porque cada uno de ellos tiene que operar a sus pacientes.

— ¿Qué pasa luego de lograr el cupo para la operación?

— Una vez que se consigue el turno quirúrgico, hay que esmerarse porque el paciente tiene que comprar los insumos, porque en los hospitales públicos no los están dando. Tienen que comprar hasta la hoja necesaria para hacer la historia clínica, igual los récipes donde se van a indicar los medicamentos. Deben traer los insumos médicos del paciente, pero también lo que va usar el cirujano, entre ellos, las botas para todos los que van a entrar a la cirugía.

Según la directora de Senos y Vida a nivel nacional, María Consuelo Monsant, el 90 % de las ayudas que piden las pacientes deberían ser cubiertas por el Sistema Público Nacional de Salud.

Diagnóstico en un país desarrollado

Piensa la doctora Carrero que cuando se diagnostica un paciente con cáncer de mama, en un país en desarrollo que posee más recursos, a lo mejor podría decirle que se va a curar, porque se tienen muchas herramientas y posibilidades para salir de esto. Pero cuando nos ubicamos en la situación país de Venezuela, pues todo es mucho más difícil.

Empieza el paciente a pensar o a sufrir para conseguir los medicamentos y todo lo que se necesita para enfrentar esta prueba.

— ¿Siempre hay que operar?

— Es obligatorio operar cuando se trata de cáncer de mama. El paciente puede ir o no ir a quimioterapia, ir o no ir a radioterapia y a hormonoterapia, pero la herramienta que nunca falta es la cirugía.

— ¿Hay mucha incidencia de cáncer de mama?

–Sí, es lo que vemos en la consulta. Lo que pasa es que no tenemos estadísticas oficiales y por consiguiente no podemos emitir ningún tipo de cifras. Desde el año 2014 no se han actualizado. En las consultas, tanto públicas como privadas se observa que cada día hay más mujeres con cáncer de mama. Cada día son más jóvenes la que padecen la enfermedad.

Recuerda a su paciente más joven que diagnosticó y operó. Tenía 24 años: “Era de difícil manejo, rebelde. No quería operarse, tampoco recibir tratamiento. De hecho, luego de que la operé nunca más volvió a consulta”.

Sabe que ella está bien por el oncólogo que la trata y hasta ahora se mantiene libre de la enfermedad. “Era muy joven y debutó con un tumor muy grande, nadie pensaba que tuviera cáncer de mama”.

Fundadora de Senos y Vida en Táchira

La doctora Nelly Carrero es, junto a cuatro pacientes y un familiar, fundadora de la organización Senos y Vida, a la que hoy en día se ha sumado mucha gente. Casi todos son pacientes sobrevivientes, trabajan en conjunto por aquellas que están enfrentando o ya pasaron la enfermedad.

La finalidad de Senos y Vida es asistir a una mujer o a un hombre que ha sido diagnosticado con cáncer de mama, bien sea en este momento que está pasando la enfermedad o que ya la vivió.

“Los integrantes de Senos y Vida son una familia, ya no se ven como el paciente tal, sino ellas sufren tanto como yo, pero todas llevan esa cruz y todas tienen algo y común, por eso se entienden y se ayudan”.

— ¿Ese miedo de haber tenido cáncer dura toda la vida?

— Yo pienso que sí –responde Carrero-, aun cuando unas de ellas dicen que no, que es una etapa superada, pero yo creo que todos los días se acuestan pensando o deseando que mañana no vuelva aparecer ese “bicho” como ellas lo llaman y se despiertan también rogando a Dios para que no vuelva a presentarse.

Los hombres también lo padecen

— ¿Hay muchos casos de cáncer de mama en los hombres?

— Sí hay bastantes. Yo he tenido varios pacientes, veo por lo menos tres al año.

— ¿Cómo ven los hombres esta enfermedad?

— Yo creo que tienen más miedo y pena, porque es una patología propia de las mujeres y entonces a ellos les da vergüenza ir a una sala donde hay mujeres haciéndose la mamografía.

— ¿Cómo es en este caso la cirugía?

— La cirugía en los hombres es igual, es una mastectomía radical y saben que se quedarán sin su mama, aunque se les nota menos porque son hombres, pero igual sin camisa tienen una realidad frente a sus ojos, que es una ausencia de mama y una cicatriz de vida.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, 1 de cada 100 casos de cáncer de mama, es un hombre. Tiene el 77,6 % de supervivencia a cinco años, más bajo que el de las mujeres que es del 86,4 %.

Síndrome de Angelina Jolie

La actriz Angelina Jolie se hizo un estudio genético para evaluar la probabilidad de padecer la enfermedad. Le salió muy alta: 83 % y eso la llevó a retirarse las dos mamas.

Luego se retiró el útero y los ovarios para hacer un bloqueo hormonal permanente. A raíz de que ella se hizo este procedimiento, toda paciente que llegaba al consultorio pretendía hacérsela; eso hizo sufrir a todos los mastólogos, pues todas decían “quítemelas las dos”.

Existen las pacientes que tienen la indicación estricta de hacerle una mastectomía profiláctica.

Los riesgos no disminuyen al 100%

A las que tienen cáncer en una mama se les debe hacer el procedimiento quirúrgico en la otra mama, sobre todo en las jóvenes, cuya expectativa de vida es mucha más larga que una persona de edad adulta.

Quizá quitando tejidos mamarios “vamos a disminuir el riesgo, aunque nunca se va a reducir al 100 %”, inclusive quitando todo el tejido mamario, dejando a la persona plana con una raya de lado y lado, se está quedando esa persona entre un 5 y 8 % de que haga cáncer de mama en esos colgados”, concluyó la mastólogo.

Encartado Publicitario