domingo 22 mayo, 2022
InicioRegionalDía de la Tierra: una ocasión para cambiar de mentalidad

Día de la Tierra: una ocasión para cambiar de mentalidad

139 views

Leoner Hernández


Como cada 22 de abril, hoy se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, fecha designada por la Organización de las Naciones Unidas para promover la enseñanza de un uso sostenible de la naturaleza. En Venezuela, la llegada del coronavirus provocó que el día se llevara a cabo en pleno confinamiento y bajo temporada de calima, originada por los incendios forestales que, según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), tienen altas probabilidades de presentarse en el 69,6 % del territorio nacional para este miércoles.

En el estado Táchira, la propagación y quema de basura ha ido incrementando durante los últimos meses. Según una encuesta realizada en febrero por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP), San Cristóbal es la novena ciudad con más botaderos de basura improvisados. Igualmente, en un reporte de abril, el observatorio indicó que 27,3 % de los encuestados en San Cristóbal recurre a la quema de basura, convirtiéndola en la segunda ciudad del país que más lo hace.

A raíz de la cuarentena decretada a partir del 16 de marzo en el Táchira, la acumulación de desechos sólidos continuó profundizándose a pesar de ser un problema de años en el país, debido al alto consumo. “Venezuela tuvo un auge económico importante hasta la década de 2010 y eso hizo que un grupo de personas tuviera suficientes recursos para grandes consumos. Nos creamos una cultura del consumo y nos acostumbramos a que, para vivir bien, había que tener muchos productos y consumir bastante”, indica el coordinador de la organización Clima 21, Alejandro Álvarez.

Para Álvarez, estos días de aislamiento social deben llevar a un cambio de mentalidad en los ciudadanos, pasando del consumo acelerado a una mayor simplicidad. “Este es un momento en que estamos obligados a darnos cuenta de que las dificultades las vamos a tener que enfrentar a través de mucha creatividad”, dice el también profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), quien además destaca el rol de la naturaleza para encontrar soluciones de la sociedad.

Menos bolsas plásticas

Entre las recomendaciones del defensor de los derechos ambientales está la de utilizar la menor cantidad de bolsas plásticas. Cuando haya que hacer compras, tratar de usar bolsas reciclables en la medida de lo posible y reducir el volumen de residuos plásticos que se pueda necesitar. “En todo lo que sea posible decir: ‘oye, no me des bolsa’ y procurar que no sean bolsas de un solo uso; que podamos reusarlas lo más que podamos”, dice.

Si se puede, compostar

Un compost es una de las formas más eficaces para disminuir la cantidad de desechos. Se trata de generar abono natural a partir de la descomposición de residuos orgánicos como cáscaras de frutas y vegetales. “Aquellas personas que vivan en zonas donde hay patios, pueden comenzar a buscar la manera de compostar la materia orgánica, es una de las formas más efectivas”, señala el especialista.

Plantas que brotaron de un compost en El Valle, estado Táchira.

Ser creativos

Mientras más se pueda gestionar las limitaciones, más opciones habrán de conseguir alternativas. Para ello, una parte importante del proceso es diferenciar entre los conceptos de residuo y basura. “Residuo es lo que luego de un proceso, ya no lo usamos; basura es lo que no queremos. ¿Quién quiere basura? Lo que es residuo para alguien, es útil para otro”, complementa.

Lo que no debemos hacer

Otra de las maneras ecológicas para disminuir los desechos, pasa por conocer con exactitud las limitaciones de lo que se puede hacer. “Nuestras opciones en este momento están muy limitadas. No le podemos exigir a la población de Venezuela que disminuya su consumo, cuando ya es menor del que necesita. Lo que no deberíamos hacer nunca es quemar basura, mucho menos si tiene plástico. No echar basura en sitios inadecuados”, reitera Álvarez.

El Día Internacional de la Madre Tierra se celebra cada año desde 2009, aunque sus inicios se remontan a la década de los 70. Diversas organizaciones promueven la importancia ambiental, así como de la biodiversidad en los respectivos países. Álvarez lo tiene claro: “Se trata de reconvertir gran parte de una sociedad que compra y desecha, a una sociedad que usa con responsabilidad”.

- Advertisment -
Encartado Publicitario