sábado 24 septiembre, 2022
InicioRegional“El intelectual, personaje olvidado de nuestra sociedad de consumo”

“El intelectual, personaje olvidado de nuestra sociedad de consumo”

309 views

Hace 13 años falleció Pedro Pablo Paredes, uno de los grandes intelectuales que ha tenido el Táchira y Venezuela en los últimos 50 años. Su luz se apagó el 16 de agosto de 2009.

La mayoría de tachirenses conocen su exitosa y larga trayectoria como decente, escritor, poeta y promotor cultural, pero siempre criticó las limitaciones que tenía el movimiento cultural para la época.

En febrero de 1994 Diario La Nación le publicó un reportaje muy interesante al “poeta” o simplemente “Pedro Pablo”, como le decían los que lo conocían, y se tituló: “El intelectual es un personaje olvidado de nuestra sociedad de consumo”, añadiendo que la juventud para esa fecha tenía una indiferencia intelectual y era necesario darle mayor actividad al movimiento cultural, en todas sus manifestaciones.

Pedro Pablo Paredes murió el 16 de agosto de 2009, dejando un gran vació en las letras del Táchira.

En los últimos tres meses se han celebrado en la capital tachirense interesantes citas culturales, citándose entre ellas a Filven, el Festival de teatro, los eventos programados en la Hemeroteca Estadal que lleva su nombre, los que lleva a cabo la misma Dirección de Cultura o la Fundación Bordes, entre otras.

Y allí se reencontraron las mismas caras, la mayoría de ellos pertenecientes a la tercera edad y muy pocos jóvenes, sin contar los que se han ido de este mundo terrenal y los que están en el exterior. Y uno de los temas tratados, es que a la cultura se beneficia con una actividad constante, porque además de sus tantas ventajas para lograr su impulso y difusión, es una oportunidad para el reencuentro de aquellos que se aburrieron hasta más no decir en la “encerrona” de la cuarentena, la falta de gasolina y la inseguridad.

“… un lavado de cerebro”

Pedro Pablo Paredes, no sólo fue un escritor exitoso (escribió más de 20 títulos), un excelente docente y gran promotor cultural, pero era muy sincero, tanto en sus escritos como columnista y cuando le daban la oportunidad de expresarse en público, gritaba a los cuatro vientos, lo que sentía. Fue combativo, conciso y directo.

En la entrevista de 1994, Pedro Pablo indicaba: “Los venezolanos necesitaban un lavado de cerebro y se observa en el escaso interés que tiene los jóvenes por la cultura. En las décadas el 40, 50,60 y 70 en San Cristóbal el movimiento cultural fue muy intenso y hoy vemos con preocupación que los mismo que dirigieron el movimiento cultural (1994), son los mismos de hace 10 0 20 años atrás y se requiere de una total renovación”.

Dijo enfáticamente Pedro Pablo que nos es culpa de los jóvenes, pues existía para esa fecha (hoy nada ha cambiado), una desorientación, pues pero el Estado venezolano le ha daba más importancia a las materias técnicas que a las humanistas. “Por esta razón es que la mayoría de maestros y profesores, ni siquiera saben ortografía, ni mucho menos, desde luego, hablan correctamente”.

En ese reportaje, Pedro Pablo sostenía que había que estructurar proyectos e ideas para lograr un mayor interés de la oferta cultural para el mundo juvenil y esa tarea debería ser un trabajo conjunto entre el Gobierno y los entes privados. De esa manera todos vamos a salir ganando.

Un ejemplo a seguir

No es nada fácil hablar de Pedro Pablo Paredes, porque su trayectoria como docente, escritor y promotor cultural es extensa recibiendo los mejores elogios de la crítica especializada. Nació en la Mesa de Esnujaque el 21 de enero de 1917, estado Trujillo y 1939 vino a San Cristóbal, para estudiar en la Escuela Normal, donde se graduó de maestro normalista en 1943 y ya se había vinculado a los grupos que promovían las manifestaciones literarias de la ciudad.

En Caracas se recibió en 1953 como profesor de Castellano y Literatura en el Instituto Pedagógico Nacional, dando clases en varios liceos de esa capital, incluso en la misma Academia Militar y comenzó a escribir, nada más y nada menos que para los diarios El Nacional y Universal, vislumbrándose su dimensión literaria, a nivel nacional.

Regresó al Táchira, vinculándose a la Universidad Católica del Táchira y el Liceo Simón bolívar, y por supuesto, se reencontró con la movida actividad cultural, siendo Presidente del Ateneo el Táchira. En 1987 fue galardonado con el emblema de Oro de la ciudad y el para esa época ya había escrito varios títulos, madurando como persona, docente, escritor y como un tachirense integral, en el correcto sentido de la palabra.

Pedro Pablo Paredes, premio Nacional literatura en 1993, escribió muchas obras, y entre ellas podemos citar los siguientes libros de poesías: Silencio de tu nombre (1944); Transparencia (1947. Alabanza de la ciudad (1947); Poemas en prosa y Gavilla de Lumbres (1976); Patria de sueño (1961 y El soneto en Venezuela (1962); Décimas, tema con variaciones. (1975), además de interesantes ensayos como las leyendas del Quijote (1976); Los nombres de la ciudad (1978); Perfil de Bolívar (1981); Antología de la poesía venezolana contemporánea; Pueblos del Táchira (1982); La Leyenda de El Quijote (1976); El emocionario de Laín Sánchez. (1982) y Bolívar escritor (1984).

Daniel Useche

- Advertisment -
Encartado Publicitario