miércoles 6 julio, 2022
InicioRegionalEsperan paso de vehículos y relaciones aduaneras y diplomáticas en la frontera

Esperan paso de vehículos y relaciones aduaneras y diplomáticas en la frontera

6.784 views

Unos de los primeros anuncios realizados por el presidente electo de la República de Colombia, fue que entró en conversación con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, para concretar la reapertura total de la frontera colombo-venezolana, palabras que sin duda alguna han dado de qué hablar.

Diferentes dirigentes políticos y autoridades han dado a conocer sus respectivas perspectivas en torno al tema, predominando la visión de que esta posible reactivación mejoraría las condiciones de vida de los venezolanos, en especial de los tachirenses.

No obstante, algunos exigen que se concreten algunas aristas, tales como el cierre de los pasos ilegales, así como también la reactivación de las relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela, y que se vuelvan a activar los ingresos tributarios, alegando a que éstos sean reinvertidos en las diferentes obras públicas que deben ejecutarse en la entidad, así como también potenciar y crear programas de atención social.

Buenas expectativas

Como bien se dejó claro, la dirigencia política regional mantiene buenas expectativas ante una posible reanudación fronteriza, tanto peatonal como comercial, y exige al Gobierno nacional, y al gobierno colombiano que está por entrar, aceleren la puntualización del suceso.

Tal es el caso de secretario regional de Avanzada Progresista, Gustavo Rangel, quien ve como “positivo” una eventual reapertura, manifestando que es la mejor posibilidad que existe para levantar la economía venezolana, tomando en cuenta que su cierre quebró más de tres mil empresas venezolanas.

“Tenemos una posibilidad real de existir un intercambio comercial y formal… tenemos una gran posibilidad, para el país, de cambiar esta economía”, apuntó.

Jesús Báez, secretario regional de Un Nuevo Tiempo, considera que la reactivación generará ingresos en las arcas nacionales y que estos recursos deben ser aprovechadas para reinvertirlos en la solución de las necesidades de los tachirenses, específicamente en reacomodar la zona fronteriza,

como por ejemplo mejorar su vialidad y garantizar condiciones económicas y comerciales.

“Venezuela necesita un reimpulso en su economía”, sostuvo, al mismo tiempo en que acotó que las condiciones diplomáticas entre ambas naciones, las cuales durante los últimos años se han visto gravemente deterioradas, mejorarán.

Frontera de paz

William Camacho, secretario regional de Alianza por El Cambio, dijo que ahora será “una frontera de paz”.

“Apostamos porque la frontera sea una frontera de paz, de intercambio comercial”, alegó, rememorando que en otrora esta fue la frontera más viva de Sudamérica.

Mario Viviesca, vicepresidente de Podemos Táchira, describió el eventual hecho como los pasos a seguir para el “sueño bolivariano de integración Latinoamericana”, y que con esto se mejorará las condiciones y calidad de vida del venezolano, generando la entrada diaria de “800 millones de dólares”.

Hay que reconocer que otros se mostraron algo escépticos con el tema, como es el caso de Homero Ruíz, secretario regional de organización de Primero Justicia.

Para Ruíz, las autoridades están ofreciendo expectativas muy altas y no cree que se lleguen a cumplir, pues su principal preocupación pasa por el contrabando que se genera en las trochas, aseverando que éste beneficia a un selecto grupo de personas.

Considera que de concretarse tal reapertura, los gobiernos de los dos países deberán forjar una política unitaria de seguridad, para combatir a los grupos delincuenciales que están establecidos en la frontera colombo-venezolana.

José Ángel Olmos, segundo vicepresidente de Copei en el Táchira, es más precavido y prefiere aguardar porque tal reapertura se cumpla.

Fernando Andrade, presidente de Copei ODCA, cree que está crisis fronteriza fue intencional, y que el Gobierno nacional la indujo para quebrar al empresariado fronterizo para implantar una economía que solo responda a sus intereses.

“La crisis de la frontera fue intencional por el régimen para quebrar al empresario que trabaja de manera formal y paga sus impuestos; al quebrarlos le da paso a una casta económica que solo le responde a los intereses del régimen y se saltan sus deberes formales, morales y éticos con la República”, afirmó.

Paso vehícular y reactivación aduanera

Entre las exigencias predomina la activación del paso vehícular, tal como lo era anteriormente, así como también la restitución del pago tributario, para que al país le ingresen recursos, siendo esta una de las estrategias para evitar el contrabando por las trochas.

Acerca del contrabando, Homero Ruíz dijo que se incrementó con el cierre fronterizo, mientras que las autoridades se dedicaron a crear mecanismos para buscar legalizar el contrabando, como por ejemplo los “códigos del Protectorado”.

“Que estos negocios que abultan los bolsillos de unos pocos se acaben”, aseveró.

Olmos apuesta porque se abran los espacios comerciales, augurando con ello una “mejor calidad de vida” para los pueblos de frontera.

“Lo mejor que puede ocurrir en el Táchira y en el país es la apertura de la frontera, siempre y cuando los términos de esta apertura permita el libre tránsito vehicular y peatonal, dónde ciudadanos de la zona neogranadina puedan comprar medicinas, artículos de primera necesidad y cualquier otro producto que necesitemos”, fue lo que mencionó Fernando Andrade.

Sin embargo, recomendó que se deben hacer ciertas reparaciones en los puentes internacionales, alegando que estos se encuentran bastantes deteriorados para poder soportar el peso de gandolas y los vehículos a transitar.

Mejoramiento diplomático

Bien es sabido el deterioro de las relaciones diplomáticas entre la nación neogranadina y la criolla, pero ahora, ambos pueblos ven en Gustavo Petro un aliado para Venezuela.

Sobre esto se espera que se reanuden las relaciones diplomáticas, beneficiando a ambos territorios.

Camacho apoyó los esfuerzos de ambos Estados por acercarse y trabajar en pro de beneficios para los dos países.

Hacia un entendimiento binacional se enfocó Jesús Báez. “Cuando se trata de relaciones de frontera se debe hacer los mejores esfuerzos para la integración”.

Agregó que está conciente de que esta reapertura será progresiva y no a corto o mediano plazo, versión con la que Bernal coincidió diciendo que “avanzamos, inicialmente, en abrir los pasos fronterizos con la movilidad de las personas caminando”.

Ahora, Rangel opinó que se le acabaron las excusas al Gobierno venezolano, ya que Petro es aliado de Nicolás Maduro y que ha dejado claro su disposición a reabrir la frontera.

Cierra unilateral

Algunos recordaron que la frontera, inicialmente, fue cerrada por órdenes del presidente Nicolás Maduro, bajo el gobierno regional de José Vielma Mora.

Precisó Homero Ruíz que el 19 de agosto del 2015 el Ejecutivo nacional ordenó su cierre, para posteriormente, abrirlo de manera peatonal, decisión que aún se mantiene y que solo beneficia al lado neogranadino.

“La que era anteriormente conocida como la frontera más viva de América Latina, ha visto durante los últimos tiempos años de bonanza, pero para el sector colombiano”, mencionó.

Quien fuese uno de los candidatos a la gobernación del Táchira, Fernando Andrade, también responsabilizó al Ejecutivo nacional de dicho cierre.

“El régimen venezolano cerró intencionalmente la frontera con el único propósito de incrementar el sufrimiento del país, cerrando miles de empleos directos e indirectos, que dependían, netamente, del intercambio comercial binacional”, señaló.

Invitó a los venezolanos a recordar estos argumentos y las consecuencias que el cierre fronterizo les conllevó.

Incluso, José Ángel Olmos recordó que el presidente de Colombia, Iván Duque, aclaró que el cierre fronterizo es del lado venezolano.

Favio Hernández

- Advertisment -
Encartado Publicitario