domingo 22 noviembre, 2020
Inicio Regional Hiperinflación genera pobreza y mala alimentación en el país

Hiperinflación genera pobreza y mala alimentación en el país

729 views

En Venezuela, cerca de 80 % de la población no tiene ingresos suficientes para cubrir el valor de la canasta básica de alimentos. Las consecuencias de la persistente hiperinflación no lo permiten. Ello hace que la intensidad de la pobreza continúe su tendencia creciente, según expertos en la materia, quienes señalan que 96 % de los hogares en el país están en situación de pobreza, 79 % en pobreza extrema.

De acuerdo con números oficializados por la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, y divulgados a principios de mes, la inflación desde enero hasta septiembre, alcanzó 1.433,58 %, aunque el Banco Central la estableció 589,48 puntos por debajo. La cifra de inflación interanual es 3.246 %, según las cifras ofrecidas por el Parlamento.

Venezuela sigue padeciendo una de las más largas hiperinflaciones del mundo, y los desequilibrios generados por ella, según analistas económicos, la convierten en una de las hiperinflaciones más dañinas de la historia, responsable de la cuarta peor crisis alimentaria del mundo, después de las que padecieron Yemen, República Democrática del Congo y Afganistán, territorios que, en su momento, estaban en situación de conflicto bélico.

Desde la Comisión de Finanzas de la AN, se reconoce que ciertamente se nota una baja en los niveles de inflación últimamente. Su informe dice que, en julio, el índice fue de 55,05 % y 25,04 % en agosto, tendencia que igual refleja, aseguran, que el país está aún dentro de la espiral hiperinflacionaria en la que cayó en 2017.

Pero no es que se esté controlando, ni que las medidas oficiales estén haciendo efecto, sino que la economía del país está padeciendo “una enorme contracción en este momento”. Y al respecto, indica el informe, la contracción económica solo durante este año, enero-septiembre, “es de 51,2 %, mientras que la acumulada, desde 2013 a la actualidad, está rondando 85 %.

Mes a mes la canasta sube de precio

En la necesidad de atender la exigencia humana más básica, la alimentación, es cuando el ciudadano común siente el peso de la inflación, y muy especialmente, como sucede en Venezuela, cuando los ingresos se ven cada mes disminuidos para cubrir el costo de los alimentos básicos para el grupo familiar, que en nuestro país están medidos y agrupados en el concepto de Canasta Alimentaria Familiar.

La Canasta Alimentaria Familiar, o Cesta Mínima Familiar, es un grupo de 15 productos que representan el grupo de alimentos elementales de consumo mínimo mensual necesario, para una familia de 5 personas. El trabajo científico lo adelanta el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), que se ha convertido en el indicador oficial de la variación de precios de la canasta alimentaria, números que publica mes a mes desde 1997.

Esta Cesta Mínima consiste en un mercado de 15 productos que son infaltables para una alimentación sana. Ellos son: arroz, pasta, pollo, carne (bistec), sardina fresca (no en lata), queso blanco, azúcar, cebolla y tomate, en la cantidad de un kilo de cada uno. Igualmente, medio cartón de huevos (15 unidades), un litro de aceite de comer, un cuarto de kilo de ajo, y medio kilo de café.

Y la Canasta Familiar Alimentaria, es un grupo de 60 productos reunidos en once rubros. Todos aumentan de precio en forma generalizada, cada mes, según el estudio del Cendas. Sus últimos informes lo muestran, con cifras porcentuales que se refieren específicamente al incremento de precios, con respecto al mes anterior.

Así, los informes de la organización señalan que, en el mes de julio, primero del tercer trimestre del año, todos los rubros de la canasta alimentaria aumentaron de precio: pescados y mariscos, 61,5 %; frutas y hortalizas, 60,0 %; azúcar y sal, 44,4 %; café, 39,3 %; grasas y aceites, 36,6 %; salsa y mayonesa, 34,9 %; carnes y sus preparados, 29,7 %; granos, 28,3 %; raíces, tubérculos y otros, 22,9 %; cereales y productos derivados, 18,7 %; y leche, quesos y huevos, 5,7 %.

En julio, siempre según el Cendas, el costo promedio de un almuerzo para un trabajador fue de 565 mil bolívares, pero el valor del ticket de alimentación es de 400 mil bolívares/mes.

Para el mes de agosto, igualmente todos los rubros de la canasta aumentaron: raíces, tubérculos y otros, 57,6 %; carnes y sus preparados, 30,1 %; frutas y hortalizas, 28,3 %; grasas y aceites, 28,3 %; granos, 25,4 %; azúcar y sal, 23,6 %; cereales y productos derivados, 22,7 %; pescados y mariscos, 16,6 %; salsa y mayonesa, 14,6 %; leche, quesos y huevos, 14,1 %, y café, 9,6 %.

La situación se reitera en septiembre, último mes del tercer trimestre 2020: Todos los rubros aumentaron su precio: leche, quesos y huevos, 39,5 %; salsa y mayonesa, 34,7 %; café, 34,1 %; carnes y sus preparados, 30,9 %; pescados y mariscos, 29,1 %; granos, 28,6 %; grasas y aceites, 27,5 %; cereales y productos derivados, 27,2 %; azúcar y sal, 13,9 %; frutas y hortalizas, 6,6 %, y raíces, tubérculos y otros, 1,4 %. El costo promedio de un almuerzo para un trabajador, en septiembre, fue de 890 mil bolívares, pero el monto del cestaticket seguía siendo de 400 mil bolívares.

Para el último trimestre ¿qué podemos esperar?

Iniciando con octubre el último trimestre del año, las advertencias o pronósticos no son esperanzadores. El economista Luis Bárcenas, este miércoles, en entrevista radial referenciada en el portal noticioso sumarium.es, afirmó que “no podemos decir actualmente que no estamos en hiperinflación”.

En principio, agrega, debemos pasar un año con índices inflacionarios mensuales por debajo de 50 %. Precisó que “la inflación no va a bajar de 2.000 % para finales de 2020. Y explicó la regla para que podamos saber cuándo dejamos de estar en hiperinflación:

“En la medida en que usted reciba bolívares y sienta la necesidad de cambiarlos por pesos o dólares, usted está en hiperinflación”.

Humberto Contreras

- Advertisment -