La basura y huecos aquejan a vecinos de la carrera dos del barrio 23 de Enero

344
Un poste dañado amenaza con desplomarse y causar una posible tragedia en la calle 2, del 23 de Enero

Diversos son los problemas que afectan a los residentes de la carrera dos, entre calles 7 y 8,  parte baja del barrio 23 de Enero, por la presencia constante de basura al aire libre, aunado a las difíciles condiciones que poseen las vías de la comunidad.

Debe precisarse que en este sector, funciona la escuela bolivariana Juan Bautista Roa García, con una matrícula superior a los 600 alumnos, por lo que todo aquello que sucede en los alrededores, les afecta positivamente o negativamente.

Gladys Mayorca, residente en la barriada, declaró que existe gran preocupación por el estado de abandono en el que se haya la comunidad. “Tenemos muchas necesidades, se han hecho públicas para que los entes gubernamentales, pero pese a esos reclamos, no nos atienden, eso nos obliga a ventilarlos a través de los medios de comunicación”, declaró la vecina.

Reseñó que en materia de salubridad a diario tiene los desechos frente a la escuela. “Los vecinos han decidido lanzar los residuos frente al plantel, pues pese a que pasa el camión y los recoge, las personas no tienen cultura ciudadana y optan por esa medida”.

Precisó que moscas y malos olores llegan hasta el comedor donde los niños reciben los alimentos. “Para evitar eso se  han colocado  avisos donde se prohíbe que depositen los residuos frente al plantel, pero todo eso ha resultado infructuoso. Ya muchos residentes de la barriada sólo velan por sus intereses”, explicó.

Precisamente y a causa que el sector ha sido tomado para el depósito de basura, se observan en la vía desechos de toda clase, los cuales son dejados en el sitio por animales.

“Es fácil apreciar ratas, zamuros, ellos son los visitantes asiduos de esta zona, pues la insalubridad es total, ello por la falta de conciencia ciudadana¨,  replicó Mayorca.

Vía deteriorada

El mal estado de la vía, no deja de ser motivo de preocupación, tal y como lo aseveró Carlos Restrepo, que esgrime que por tratarse de una barriada con gente humilde, no se les brinda atención.

“La calle está completamente llena de huecos, ya tiene unos ocho años en malas condiciones, no es ya transitable precisamente a causa de los agujeros, para los motociclistas es motivo de preocupación, aunado a que también existen algunas fugas de aguas que están acelerando el deterioro, por ello es necesario que la alcaldía o gobernación, atiendan a la menor brevedad posible nuestros reclamos”, expuso el vecino.

También el vocero se mostró preocupado, por el peligro que representa un poste del alumbrado público, cuya estructura esta por desplomarse, ya que la misma ha sido dañada por vehículos que han colisionado contra este.

“se poste de llegar a caerse, puede generar una tragedia, se le ha dicho a personas de Corpoelec para que lo cambien, pero no hemos tenido respuesta alguna”, manifestó el denunciante.

Reina la inseguridad

Los constantes robos a vecinos y docentes de la institución educativa, es otro de los factores que alteran la tranquilidad de los residentes de la carrera 2, quienes exponen que deben realizarse operativos de vigilancia policial para contrarrestar el fenómeno de inseguridad.

¨Los motociclistas  siempre vienen y roban en esta zona, por eso es que es necesario una mayor presencia de la policía, pues no hay patrullaje”, precisó.