Inicio Regional La casita, refugio de lágrimas y alegrías de los niños con diagnóstico de...

La casita, refugio de lágrimas y alegrías de los niños con diagnóstico de cáncer 

Habitaciones acogedoras para los niños.(Foto/Tulia Buriticá)

Contar con un lugar donde hospedarse es ganancia para el niño con cáncer y sus padres, sobre todo aquellos que vienen de municipios lejanos. El inicio de un tratamiento para un niño con cáncer exige comprar hasta cuatro medicamentos, cada uno con un costo de más de 200 dólares


Nancy Porras


Es una casita de oro, pero no por ser un preciado metal, sino por convertirse en uno de los abrigos de los  niños diagnosticados con cáncer. Muchas madres tocan su puerta y al abrirse consiguen una sonrisa colmada de esperanza.

Se cuenta con una cocina para preparar los alimentos.(Foto/Tulia Buriticá)

Así es la casa de Anican, de la Asociacion de lucha contra el cáncer,  en la calle cuatro de la Unidad Vecinal, casa número 12, cerca del liceo de la zona.

Fue un proyecto de la señora Zoila de Páez y su hija María Angélica Páez, pediatra oncólogo, quien por mucho tiempo ofreció a los niños con cáncer mucho amor, además de sus conocimientos en esta difícil especialidad.

Esfuerzo incondicional

Con mucho esfuerzo organizaron subastas, rifas, te canastas.  Se logró conseguir esta casita remodelada por un arquitecto que no quiso cobrar ni medio, entendiendo lo fines de este espacio físico y se remodeló conforme a lo que quería.

Tienen un depósito para las medicinas donde guardan algunos insumos y medicinas, pero no oncológicas, porque hoy en día es muy difícil conseguirlas, no son las que necesitan los niños, sin embargo, se reciben y donan.

Giovanna Mora, quien forma parte de la directiva de Anican, se dispuso orgullosa a mostrar la casita, como le llaman todos.

Espacios acogedores

Subiendo las escaleras para el segundo piso, en el descanso, está la imagen del Divino Niño. Tiene dos habitaciones amplias, para los niños y otra para las niñas, ambas con camas dupples, baño, televisor, aire acondicionado. No faltan los juguetes, todos donados. “Cuando vienen y se enamoran de un juguete se lo pueden llevar”.

Hay un área de juegos, de allí que es uno de los espacios más frecuentados por los infantes. Al lado está un lugar habilitado para las reuniones del personal de Anican.
Hay gabinetes donde ubican las sábanas que se donan cuando las piden, también guardan trajes de primera comunión que proporcionan tanto a los niños como a las niñas.

Aliento religioso

Se entiende que los niños no pueden realizar el curso de catecismo por lo largo, entonces las iglesias Divino redentor y El Carmen, a través de un convenio especial cumplen con este sacramento.

Por supuesto, que los niños se quedan en la casa con su madre quien puede disponer de una cocina, donde preparar la comida. “Anican busca los alimentos que no se tienen al momento porque se pueden dañar y la madre prepara lo que van a comer”

Hay ciertas reglas. Mantener el orden y la limpieza es fundamental. En la noche quedan solos, porque no se tiene la capacidad económica de pagar una persona que venga y los acompañe.

Gente de bajos recursos

“Son gente de muy bajos recursos. Vienen de lugares lejanos del estado o de otros estados. No tienen donde dormir, donde quedarse. Por alguien se enteran que cuenta con ese lugar y  llegan, desesperanzados, tristes, desorientados, pero aquí se le da el regalo de tener un techo donde guardarse madre e hijo mientras viven horas en medio de muchas lágrimas y miedos”, explicó Geovanna Mora.

Además, cuenta con un área de servicio, donde se tiene lavadora y secadora; igual otro baño utilizado por las personas que lo necesitan al visitar esta casita.

Explicó que Anican trabaja con los donativos de las personas, las subastas, rifas, los potasos organizados anualmente, recaudos que sirven básicamente a los niños con cáncer que vienen del Hospital Central, Seguro Social, otros que van a consulta privada, pero por los costos de los tratamientos terminan llegando a la casita donde se les brinda posada u otra ayuda.

De acuerdo con las posibilidades se les da aportes económicos para comprar las medicinas, gastos de los exámenes, compra de insumos, hecho que poco o mucho alivia la preocupación, miedo, de los padres.

Primero los niños

¡A que niño no le gusta un regalo! , abrir una bolsa y encontrar algo, por eso siempre se trata que no falten los obsequios, y para los papás saber que no tienen que gastar en ropa o regalos, es ganancia.

— Es angustiante lo que viven los niños y sus padres -subrayó- comenzando por el costo de los tratamientos, los cuales, no son fáciles ni sencillos. Hay medicamentos cuyos precios oscilan entre 500-600 dólares, y de dónde la gentecita puede sacar para adquirirlos, de verdad no tienen.

Casos de angustia
— Se tenía una paciente en el Hospital Central que requería cuatro medicinas. Cada una costaba 490 dólares. El señor es taxista, la señora dedicada a cuidar a su hija, imposible conseguir el dinero. Y no se pudo conseguir el tratamiento, pero Dios es muy poderoso —, exclamó.

Se tienen niños que reciben el diagnóstico aquí, se quedan unos días y se van aplicar el tratamiento en Mérida, porque en el Hospital Central no hay oncólogo pediatra.
Prefieren viajar para que el especialista haga el seguimiento van a Mérida y los que tienen documentación se dirigen a Cúcuta donde es menester tener la nacionalidad colombiana para recibir la atención integral.

Leucemia

La leucemia en el tipo de cáncer más común que se ve el estado, sobre todo, en los varones los tumores sólidos algunos padres con sus niños deben viajar a Caracas, porque allá están los especialistas, igual cuando son cánceres de cerebro y los de retinoblastoma deben viajar a Mérida.

Muchos de los niños que han quedado en la casita se han curado y se enteran porque Anican, hace el respectivo seguimiento, hecho que llena de satisfacción y los anima a seguir esperándolos, no obstante, siempre llegan casos como el último, una madre que llegó con su hijo de cuatro meses con un tumor cerebral.

La madre inicia un camino difícil pero Anican  tratará de ayudarlos en todo lo que pueda de allí la importancia que colaborar con esta organización que tiende la mano amiga a los niños diagnosticados con cáncer.

Salir de la versión móvil