sábado 28 enero, 2023
InicioRegional“Los docentes venezolanos nos estamos muriendo de hambre”

“Los docentes venezolanos nos estamos muriendo de hambre”

779 views

Sostienen que mantendrán las acciones de calle hasta que el Gobierno dignifique la labor de los docentes venezolanos. 


Bleima Márquez 

A pesar de la intensa lluvia, este lunes 23 de enero los maestros tachirenses se movilizaron para participar en la tercera asamblea nacional y marcha intergremial por un salario justo y digno.

“Ya basta de tantos atropellos a todos los trabajadores de Venezuela”, expresaron los manifestantes.

El emblemático Obelisco de los Italianos, en la avenida 19 de Abril de San Cristóbal, fue el punto de concentración donde educadores de San Cristóbal y otros municipios cercanos exigieron al Gobierno nacional acabar con la miseria en la que se encuentran los trabajadores de la administración pública, nacional, regional y municipal.

Evencio Zenón Farías, coordinador de la coalición del magisterio tachirense, dijo que todos los trabajadores de la administración pública están siendo golpeados por este gobierno. (Foto / Johnny Parra)

Evencio Zenón Farías, coordinador de la coalición del magisterio tachirense, dijo que las personas que asistieron voluntariamente cumplieron con una jornada de protesta a nivel nacional, justo cuando se conmemoran 65 años de la caída del Gobierno de Marcos Pérez Jiménez.

“Estamos conmemorando 65 años de la caída del régimen autoritario de Marcos Pérez Jiménez. Convocamos a este tradicional Obelisco no solamente al magisterio tachirense sino a todos los trabajadores de la administración pública que hoy están siendo golpeados por este gobierno que no ha querido reivindicar el salario de los educadores venezolanos”, declaró el representante de la coalición del magisterio y agradeció a todos los sectores sociales que acompañaron en el justo reclamo de los derechos de los trabajadores.

Recalcó que no solo los maestros están inmersos en la convención colectiva que fue analizada e introducida en el Ministerio del Trabajo el 21 de diciembre de 2021 y que hasta la fecha el Gobierno nacional, a través de la ministra de Educación, Yelitze Santaella, no se ha dignado revisar al menos las cláusulas de carácter económico que reivindica al maestro venezolano.

“Hoy cuando la cesta básica está por el orden de los 500 dólares, el máximo de los docentes venezolanos cobra 28 dólares, lo que significa que los educadores nos estamos muriendo de hambre. Hoy hemos dicho hasta la saciedad que no vamos a regresar a las aulas hasta que este gobierno dignifique la labor de los docentes venezolanos”, recalcó Farías.

Agregó que la propuesta para retornar a las aulas tiene que estar cerca a los 400 dólares mensuales, porque la canasta básica está por los 500 dólares.

Refirió que la directora de la Zona Educativa los convocó a un encuentro donde le plantearían una serie de necesidades que les afectan. Sostuvo que entre el martes en la tarde o miércoles girarán la nueva jornada de protesta a nivel regional.

Muchas necesidades

Omar Delgado, directivo de Sintrainces Táchira, dijo que, junto a un nutrido grupo de trabajadores del Inces,  se sumó a la manifestación de los docentes para exigir la aprobación del contrato colectivo, un servicio de comedor decente para los jubilados que dieron toda una vida por la institución, el cumplimiento del plan vacacional, y denunció maltrato hacia algunos trabajadores por parte de personas que ocupan, bajo la figura de suplentes, algunas jefaturas; así como “las agresiones a los funcionarios del sindicato Inces”.

El gremio de la salud también estuvo presente en la concentración de este lunes. Médicos, enfermeros y otros trabajadores de diversos centros asistenciales exhibieron pancartas y entonaban consignas para expresar el descontento y reclamar beneficios contractuales económicos y sociales que aseguran han perdido.

Educadores de la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC) pidieron al Gobierno que piense si es más importante tener armas o invertir en la educación. Ellos también asistieron a la tercera asamblea convocada para insistir en la necesidad de un salario justo, acorde a la realidad.

Obreros y bedeles de la Gobernación y la Alcaldía de San Cristóbal, también se sumaron a la manifestación, así como jubilados y pensionados de diferentes instituciones de la administración pública regional y nacional.

Gremios unidos

José Torrivilla, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Educación del estado Táchira, declaró que todos los gremios están unidos para exigir las reivindicaciones. Explicó que además de la concentración en El Obelisco, avenida 19 de Abril, los trabajadores marcharon por las calles de San Cristóbal.

El recorrido planificado fue calle 9 hasta la Residencia de Gobernadores, allí cruzaron hacia la avenida Carabobo a la altura del parque Tinoco, para culminar en la Biblioteca Pública Leonardo Ruiz Pineda, en la avenida Isaías García de Hevia o Séptima avenida.

Presencia policial

Durante la asamblea del magisterio y recorrido por varias calles hubo despliegue policial, específicamente del servicio de tránsito de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Los funcionarios contribuyeron en todo momento a mantener el orden del flujo vehicular. La jornada transcurrió con tranquilidad.

¿Qué dicen los trabajadores?

María Eugenia Torres, tiene un hijo en edad escolar y trabaja en una escuela de Patiecitos, municipio Guásimos. Decidió unirse a la protesta para pedir un sueldo digno, estipulado en la Constitución de Venezuela: “Ya estamos cansados de ser pisoteados y humillados queremos que se nos reivindiquen los salarios, que vuelva nuestro HCM y actividades y oficios que le permita saciar algunas cosas de la cesta básica de su hogar”.

Elizabeth Quiroz, docente del preescolar La Concordia, enfatizó que acudieron a la cita del magisterio porque no pueden cubrir las necesidades básicas como salud, medicinas, educación y alimentaria: “No podemos atender a nuestros familiares. Tenemos nuestros padres, nuestros hijos, que dependen de nosotros y no nos alcanza el dinero para cubrirlos a ellos.”

Con bandas de papel, letreros y pancartas los manifestantes expresaron sus requerimientos. (Foto / Johnny Parra)

Contó al equipo de prensa de Diario La Nación que tiene cuatro hijos y gana 800 bolívares mensuales, dinero que no alcanza para cubrir ni la cesta básica. “El sueldo ni siquiera nos alcanza para cubrir los pasajes para ir a la institución a laborar”, afirmó Quiroz y agregó que lamentablemente tiene que hacer un trabajo extra, al igual que sus compañeros, situación que representa para ellos un gran desgaste físico: “Debemos tener un solo trabajo con un sueldo digno”.

Miguel Tapias, docente de un colegio AVEC, manifestó que a los trabajadores de esas instituciones también les están vulnerando los derechos. “Estamos recibiendo un sueldo demasiado bajo, en realidad no nos alcanza para nada”, lamentó y agregó que es imposible pagar pasajes para ir a trabajar: “Pagamos pasajes o comemos”.

Recalcó que para satisfacer las necesidades del hogar deben idearse actividades para obtener otros ingresos: “Tenemos que inventarnos y reinventarnos todos los días, damos clases particulares, vendemos productos de la cesta básica, nos toca hacer miles de cantidades de cosas. Ya no salimos a nada, no tenemos disfrute de ningún tipo porque tenemos que vivir todos los días encerrados en la casa para dar clases u otra actividad. Hace más de diez años que no tenemos ni recreación, ni siquiera para nuestros hijos, o actividades extracurriculares porque el dinero no alcanza”

Encartado Publicitario