lunes 26 septiembre, 2022
InicioRegional“Mi hijo no es ningún terrorista”

“Mi hijo no es ningún terrorista”

5.165 views

Desconcertados, indignados, y a espera de más esclarecimiento sobre lo sucedido, se encuentran los familiares de Jackson Oswaldo Vera, a quienes las autoridades policiales detuvieron este fin de semana, y sobre quien recaen acusaciones de terrorismo, tal y como fue dado a conocer por los medios de comunicación locales y nacionales.

Por Freddy Omar Durán

Un  nutrido grupo de familiares, encabezado por la madre del imputado, Alejandrina Vera, se hizo presente en las instalaciones de Diario La Nación, con el fin de dar a conocer una hoja de vida personal  y que puede ser avalada por todo aquel que lo ha conocido.

–Es un contador público, de 43 años, muy reconocido entre diversos profesionales de San Cristóbal, y quien en estos momentos cursa una maestría en Gerencia Pública, con la esperanza de ser docente universitario. En su momento fue dirigente estudiantil, pero ahora muy alejado de esto —declaró el periodista Daniel Chacón, primo del imputado.

Los denunciantes afirmaron que los contactos con el imputado han sido escasos, pero a partir de su testimonio,  y lo contado por la  gente que lo trató ese día han podido reconstruir  un itinerario de horas antes de hacerse efectiva la captura alrededor de las 8 de la noche del día viernes en las inmediaciones de la avenida 19 de Abril.

Angustiada, Alejandrina Vera afirmó que su hijo siempre ha demostrado ser un ciudadano de bien, apasionado por el estudio. (Foto/Tulia Buriticá)

A partir de ese itinerario, explicó la señora Alejandrina Vera, ya se refuta de entrada un elemento de la versión oficial: Jackson Oswaldo Vera no regresaba de Colombia, y de hecho, haría un buen tiempo que no visitaba el vecino país.

–Como de costumbre ese día colaboró con mi mamá, quien toda la vida ha estado al lado de él, en los quehaceres de la casa. Luego a las 2 de la tarde se dirigió a donde una tía, y a eso de las 7 de la noche a un local –todos esos lugares dentro del perímetro del barrio 23 de Enero. Tenemos testimonios y pruebas de eso—sostuvo Alejandrina Vera.

Luego de cumplir sus compromisos familiares, se dispuso a trabajar como mototaxista, requerido por alguien, quien hasta los momentos no han podido identificar los denunciantes, y podría ser la otra persona capturada en el mismo operativo, bajo similares señalamientos, y que lo acompañó en la fotografía entregada por las autoridades a los medios de comunicación.

–Alguien lo llama y le pide que le haga una carrera. Lo que él nos pudo contar es que fueron interceptados por unos motorizados –que resultaron ser efectivos de seguridad, aunque Vera les aseguró no haberles identificado prendas oficiales-, para luego ser trasladados a una habitación de un hotel cercano al Terminal de Pasajeros de La Concordia, en el cual se ubicaron explosivos C-4 —agregó Vera.

Solo hasta la mañana le permitieron a Vera hacer una llamada, a eso de las  9:30, para informar que estaba detenido en Paramillo, pero sin especificar el cuartel en que estaba detenido, por lo que la familia en un recorrido de un lugar a otro  terminaron en la  sede del DGCIM, donde confirmaron su detención, e informaron que se trataba de un asunto muy delicado. Hasta las 11 de la noche que un grupo familiar insistió para que madre y abuela lo pudieran ver.

Su mamá, residente de la población de San Camilo, estado Apure, apenas supo la infausta noticia, se trasladó inmediatamente el sábado, llegado directamente al centro de reclusión, y las necesidad de estar cerca del hijo, la ha obligado a extender su estadía en San Cristóbal

–El amor de él  son los libros. Es una persona que le gusta mucho leer, prepararse, hacer cursos. El goza de mucho amor de sus amigos, y de una credibilidad intachable ante la sociedad. Yo llegue con la angustia de que me lo hayan maltratado, y más cuando me dicen que nadie había podido verlo. Como madre una se siente agraviada—puntualizó la señora Vera.

Esta semana la estaba dedicando fundamentalmente a ultimar detalles de la defensa de su tesis en la ciudad de Mérida, que tendría que haberse dado en estos días, y por eso mantenía contacto con los docentes asesores.

–Él es una persona de bien. Nosotros somos una familia de bien, todos profesionales. Es injusto, no tiene nada que ver con esto, y pedimos justicia. Se le califica de algo tan delicado como terrorismo a una persona que no prende ni un fósforo, y que lo único que hizo fue transportar a una persona que le pidió una carrera. Desconocemos totalmente quién tuvo la intención de vincularlo a esto —insistió Chacón.

Afirmó la familia que sus integrantes son gente sencilla y noble, y con una situación económica que no les va a poder permitir el traslado hasta la ciudad de Caracas para hacer seguimiento al caso de su ser querido, donde está el tribunal que atiende casos de terrorismo. Un equipo de abogados de una ONG está prestando asistencia legal.

–No lo vamos a dejar solo; seguiremos en la lucha solicitando su libertad, mientras podemos hacerlo por los medios de comunicación. Él es una persona inocente. Si necesitamos recoger firmas lo vamos a hacer. El jamás por ningún motivo había estado detenido, y el incluso con su vehículo tiene todo en regla. Una persona correcta, nunca de un proceder dañino. No sabemos la mañana del martes de qué modo lo trasladarán a la capital de la República, ni si eso ya sucedió. —concluyó Chacón.

 

- Advertisment -
Encartado Publicitario