sábado 13 agosto, 2022
InicioRegionalMujeres tachirenses tejen el patrón de la invención

Mujeres tachirenses tejen el patrón de la invención

442 views

Compañía, apoyo, tertulias y arte definen a un grupo de 65 mujeres del fronterizo estado Táchira que entre agujas e hilos conforman una iniciativa de aprendizaje para féminas de todas las edades.

Entre amigas nació TejeTerapia Táchira, como una necesidad de acompañamiento entre profesionales jubiladas, madres cuyos hijos han emigrado en busca de un mejor futuro y abuelas que han retomado el rol de madres debido al éxodo.

“El grupo nació en base a esa necesidad, hay soledad. Muchas ya no tenemos a nuestros familiares en casa como consecuencia de la situación país y la pandemia”, afirma Tiziana Girardi, una de las fundadoras del grupo.

Frente a este escenario, Tiziana se anima a sí misma y a sus pares de género a no quedarse en casa y realizar actividades motivadoras y creativas que incluso, puedan convertirse en ideas de emprendimiento.

A esa sintonía se unió Thais Huice, una enfermera jubilada que prestó sus servicios de cuidado en los hospitales del estado por 30 años. Una publicación en un estado de WhatsApp la adentró en un mundo desconocido del que ahora se declara una apasionada.

El 08 de marzo, Día Internacional de la Mujer, fue el punto de partida para Thais. Ese día asistió a su primer encuentro con TejeTerapia en un parque público de la ciudad de San Cristóbal, una dinámica adoptada por el grupo con el fin de captar la atención de los transeúntes y, por supuesto, de nuevas integrantes.

Luego de tres meses, Thais teje bisutería con la facilidad de una experta. Hoy en día, el tejido representa su reinvención tanto personal como económica.

“Desde ese día no he parado de tejer. Transformó mi vida, soy otra persona, ya cerré el ciclo de toda mi vida que fue ser enfermera y ahora me abrí al tejido que sana vidas”, dice con emoción.

Sueña que su emprendimiento se convierta en una marca generadora de empleo y aprendizaje para otras mujeres.

El testimonio de Thais es una representación de lo que ha significado para estas mujeres unirse a TejeTerapia.

“Esta actividad es una gran terapia tanto para las que ya sabemos el cómo y también para las que se animan a aprender”, afirma Tiziana.

Tejiendo bálsamos

Entre puntos, buscan hilar propósito y significado en cada pieza creada. Esto es lo que han hecho al tejer gorritos para pacientes oncológicos, cobijas para los bebés recluidos en centros de salud públicos y prótesis mamarias para quienes batallan contra el cáncer de mama, con hilos y agujas comprados por ellas mismas.

“Es lindo cuando te imitan por las cosas positivas que haces. Nos encantaría que este tipo de iniciativas se repliquen en todos los estados del país, que demostremos la solidaridad y sororidad que nos caracteriza como mujeres y como venezolanos”, dice Tiziana con una sonrisa que se asoma entre palabras cada vez que se refiere al grupo de tejedoras.

Mariposas moradas para educar

Cuando los propósitos están alineados, no hay distancia que limite las intenciones para generar cambios positivos.

Gracias al poder de las redes sociales, una cruel historia se ha convertido en mariposas repartidas entre calles y murales desde España hasta el estado Táchira.

La historia de violencia vicaria detrás de El latido de las mariposas  trastocó juicios y sentimientos entre las mujeres de TejeTerapia que sólo con el vínculo de género decidieron unirse a la iniciativa de repartir mariposas moradas, símbolo de la organización, como una insignia para decirle al mundo: “yo estoy en contra de la violencia basada en género”.

Tejer y regalar mariposas moradas es un detalle para coeducar, sensibilizar y hacer frente a una problemática alarmantemente evidenciada.

 “Poder explicar el significado a quien te pregunta por qué tienes esa mariposa morada es algo muy bonito y necesario en esta sociedad”, dice la más joven del grupo, Darley Álvarez con sólo 16 años de edad.

Esta iniciativa también atrapó a Andrea Molina, de 22 años de edad, quien hace un año recibió una mariposa morada en un evento de TejeTerapia y hoy en día, bajo su marca PaoMoCrochet, teje sus mariposas y concientiza a otros jóvenes, mujeres y hombres tachirenses.

Las pretensiones de TejeTerapia apenas inician. Sueñan con ser un grupo más numeroso y crear comunidades de mujeres tejedoras en todos los municipios del estado para capacitar y empoderar con ideas de emprendimiento sobre el arte del tejido. Así como hacer lo que ellas llaman “teje tour” a otras entidades y participar en encuentros binacionales en representación de las mujeres venezolanas de frontera.

Quienes deseen aprender y ser parte de este mundo de color y creatividad o colaborar con donaciones para el banco de lanas, puede contactar a la organización a través de su cuenta en Instagram

 *Este es un trabajo de la Red de Periodistas de la Frontera

Redacción: Astrid Anselmi

- Advertisment -
Encartado Publicitario