miércoles 1 febrero, 2023
InicioRegionalNiños crean invento para alertar sobre el desbordamiento de ríos

Niños crean invento para alertar sobre el desbordamiento de ríos

367 views

A través de un medidor del caudal de ríos y quebradas, un grupo de estudiantes, participantes del taller vacacional, impartido por el proyecto Narbed, ha querido contribuir a la prevención de desastres, en una región como el estado Táchira muy proclive a peligrosos desbordamientos


Por Freddy Omar Durán

No solo son niños que emprendieron una actividad en vacaciones para mejor provecho de su formación personal, sino un semillero de científicos ofreciendo soluciones a un problema, al cual el Táchira ha sido muy sensible y que precisamente en estos días se hicieron sentir sus nefastas consecuencias.

En los espacios de la Cinemateca Regional, el proyecto Narbed, desarrollado desde el colegio Domingo Savio, ubicado en Barrio Sucre, hizo su presentación en sociedad, a través de un logro desarrollado por el incipiente talento participantes de un taller de nanotecnología, robótica y astronomía: un medidor electrónico del caudal de lagunas y ríos, capaz de emitir una alarma antes de producirse un desbordamiento de sus cauces.

A través del proyecto Narbed se busca otra manera de enseñar la ciencia y la tecnología aplicándola de inmediato a las necesidades de la comunidad. (Foto/ Freddy Omar Durán)

A cargo del ingeniero Javier Moncada, un equipo de 8 estudiantes, entre los 6 y los 13 años, construyeron un prototipo, y lo pusieron a funcionar, demostrando que el estado Táchira puede colocarse a la vanguardia en materia tecnológica.

Para el director de Narbed, Víctor Hugo Cárdenas, la idea que en estos momentos impulsan, ha sido puesta en consideración ante instancias educativas regionales y nacionales, de tal manera que se adopte e implemente en las instituciones a su cargo, y la incluya en los pensum oficiales de estudio.

—Narbeb se concibe como un sueño que quiere que los niños tachirenses den esos primeros pasos en la ciencia, y puedan adquirir competencias mundiales y al tiempo desde la escuela estén en capacidad de generar soluciones a situaciones presentes y futuras, con especial incidencia en nuestro estado. Con este invento, por ejemplo, la población en situación de riesgo que vive cerca de ríos y quebradas puede recibir una alerta precisa al momento de una peligrosa elevación de las cuencas—subrayó Cárdenas.

El proyecto educativo busca desestigmatizar a materias como la matemática o la informática, las cuales algunos estudiantes ven con cierto temor, así como enseñar elaborar un proyecto científico, para cuando lleguen a la universidad ya lleven un buen avance sobre el tema.

–Nuestra filosofía consiste en enfocar como eje transversal la ciencia y la tecnología, y los niños las vean aplicables en todas partes. Queremos que el niño se familiarice con el método científico y no que tenga que llegar a la universidad para empezar a conocerlo—subrayó José Antonio Pulido, del equipo coordinador de Narbed.

Niños y robótica

Para el ingeniero Moncada la experiencia fue muy enriquecedora, pues se pone de relieve que desde la más temprana edad se puede fomentar iniciar en ciencia y tecnología, dándose resultados de impacto inmediato, lo que resulta aún más estimulante para el alumno.

–Nuestra aspiración es poder entrar en competencias mundiales de ciencia y tecnología, y que sean tomados en consideración por organismos internacionales como la Nasa o el Cida en Venezuela. Además cuando lleguen a las universidades ellos ya van a tener un avance que les permitirá muchas propuestas para el país y el estado—subrayó Moncada.

Gracias a herramientas de fácil acceso, y aplicaciones intuitivas que permiten a niños y niñas programar, sumados a las bases que pudieron adquirir en robótica y electrónica, divertido y fácil se les hizo a los ejecutantes del proyecto científico obtener los resultados esperados.

— ¿Qué hace este aparato?

—Este aparato censa el nivel cuando hay una crecida de un río y emite una alerta a una población, Es una versión inicial pero puede ser actualizable con otros módulos para agregar un GPS o que pueda enviar un mensaje de texto al rescatista. Los familiarizamos con la tecnología Ardruinos manejada con software libre, así como con la electrónica digital y la ciencia de los sensores; y a través de la gamificación ellos aprendieron a programar jugando para niños. Desde el más pequeño hasta el más grande del equipo cumplió un rol en la programación o el armado—subrayó Moncada.

Emily Pérez, estudiante de 5 años, participante del equipo creador del prototipo, ya tiene en mente cual será el próximo aporte que ella puede ofrecer mediante el uso inteligente y productivo de las nuevas tecnologías.

— Me gustó mucho acompañar al profesor Javier porque de él aprendí muchas cosas, pues no sabía que era una pantalla LCD, o un sensor ultrasónico. Quiero hacer un proyecto para salvar la naturaleza, a la cual le tengo mucho cariño — sostuvo Pérez.

Gabriel Márquez, en segundo año de bachillerato, se siente orgulloso de que con este invento, se puedan salvar muchas vidas.

–Este proyecto en realidad me parece muy interesante, y puede revolucionar el país, ya que esto va a ayudar a muchas personas a salvarse de las catástrofes. Yo ya sabía algo de la electrónica, y ahora me gusta mucho la robótica, a la que espero dedicarme en la universidad—confesó Márquez

Rescatistas opinan

Para desarrollar el proyecto, se hizo necesario una consulta previa a especialistas en emergencia y rescate, quienes brindaron asesoría respecto a los lugares idóneos para ser aplicados, determinándose los mismos a lo largo de la quebrada La Zorquera
Luis Sánchez, Luisiana Pernía, Gilbert Hernández, asistieron a la presentación del invento, y destacaron la innovación que el mismo representa.

–Nos parece algo interesante porque es innovador; actualmente lo que se maneja en algunas poblaciones es la pértiga, que es la que permite mediante marcas indicar la altura de los caudales de los ríos y de acuerdo hasta donde llega el agua se genera una alerta de desbordamiento de río o se hace un llamado para desalojar. Esas pértigas por lo general están alojadas en las cabeceras, y son chequeadas permanente por un miembro de la comunidad, para darse cuenta de lo que va acontecer. En otros sitios la gente solo se guía a “ojímetro” viendo los sedimentos que una corriente arrastra. Este invento ofrece la posibilidad de emitir una alarma que puede ser escuchada por la población cercana al cauce—explicó Sánchez.

Exoplanetas

Narbed es el acrónimo de nanotecnología, astronomía, robótica, bilingüismo en educación, y su siguiente proyecto, en pleno desarrollo, apunta hacia las estrellas.

Se trata de la búsqueda y bautizo de exoplanetas, para lo cual se ha establecido convenios con la Nasa, la Unión Astronómica Internacional, el Cida en Mérida y en el Táchira, el Centro de Observación Astronómica, Caronte.

–Buscamos que el estado Táchira participe en eventos internacionales y en octubre el Día Internacional de la Observación Lunar, los estudiantes van a plasmar sus avistamientos en dibujos, para luego recibir un certificado avalado desde Houston—anunció Cárdenas.

Encartado Publicitario