“No se activa en su totalidad la actividad comercial en Táchira”

888

A pesar de haber transcurrido más de diez días del mes de enero de 2019, no termina de arrancar la actividad comercial en el estado, hecho que se observa sin problema en el centro de San Cristóbal, donde un importante número de establecimientos, superior a años anteriores están con sus santamarías abajo.

Algunos consumidores creen que están esperando los anuncios gubernamentales para decidir qué hacer con su negocios, otros son más pesimistas y están convencidos que cerraron de manera definitiva y otros piensan que no tienen mercancía  para cerrar, apreciaciones  que bajo ninguna perspectiva  vislumbran tiempos productivos para el estado.

Según el presidente de Fedecámaras, Daniel Aguilar, no ha llegado el personal y esto se observa no solo en la capital del estado  y en el Táchira más del 70% del comercio está cerrado desde finales del año pasado, debido a que no tienen que vender, no tienen mercancía y además no tuvieron capacidad de reposición, eso indica que vendieron a un precio y cuando fueron nuevamente a comprar los productos, costaron tres y cuatro veces más y no pudieron reponer la mercancía, son negocios que no tienen productos que ofrecerle al consumidor.

De igual modo indicó que persiste el  problema de la escasez de gasolina, sobre todo de gasolina, eso no permite que que haya una movilidad del transporte de carga que se mueve mayormente con motores de  gasolina y esto impide que el transporte utilizado para trasladar la mercancía esté prácticamente paralizado, dijo.

“Los pocos negocios que van abrir seguramente están esperando y comenzarían a laborar después del quince de enero, primero porque el personal no se ha reincorporado, porque no tiene garantizado  su vehículo particular para llegar el trabajo y alternativa de usar el público no es válida porque prácticamente no hay,  cada día está más malo”.

Manejó como ejemplo lo que sucede con las líneas suburbanas, Unión Vargas y Expresos Continente,  que cubre la ruta hacia La Grita, salían diariamente más de 30 vehículos.

“Hoy día no llegan a ocho los carros que salen de las líneas para ir y venir, entonces eso ha bajado mucho y la gente no consigue en qué transportarse, algunos los ve en la carretera levantando un dedo pidiendo una cola», expresó.

Explicó que muchos empresarios, dueños de negocios, no tienen en este momento a los empleados de confianza para laborar, trabajan humildemente con lo poco de la familia, la esposa, los hijos, los que pueden abrir, porque tienen mercancía, pero lo que no tienen productos ofrecer para qué abren?

De igual modo subrayó que hay empresas que a esta fecha no han comenzado a producir, se estima que a partir desde la semana que viene comiencen a laborar el próximo lunes, lo que indica que comenzarán salir productos a la calle después del viernes.

Sin embargo, dejó claro, que hacen falta muchos insumos para que las empresas puedan elaborar sus productos, escasea la materia prima, también tienen equipos deteriorados que deben ser reparados  pero no se consiguen los repuestos.

«La industria del pan, cerró con un saldo rojo, porque parte de esa harina que llegaba al Táchira, no se sabe quién, cedió parte de la harina asignada a este estado y se la llevaron para Mérida, y esto trajo como consecuencia que a más de 30 panaderías le quitaran el código Sada, porque no estaban recibiendo harina y por ende tienen sus puertas cerradas» dijo el presidente de Fedecámaras.

Aunado a esto-aseveró- se debe enfrentar la falta de azúcar y otros productos que hacen falta para producir pan, todo esto afecta la producción de pan en el estado Táchira. 

Finalmente apuntó, que el hecho de no abrir los negocios se debe a que esperan las decisiones gubernamentales en cuanto al aumento de salario mínimo, para tomar una decisión definitiva: cierra o abre.

Nancy Porras