viernes 3 febrero, 2023
InicioRegionalPadre de Michel Saraí pide justicia

Padre de Michel Saraí pide justicia

1.695 views

Abrir una investigación y hacer justicia pide la familia de la niña que murió cuando trataron de llevarla a un centro de salud de Colombia, pero presuntamente del lado venezolano, los uniformados no autorizaron el paso por el puente La Unión.  La bajaron de la ambulancia, la subieron a una carretilla, pero la pequeña no aguantó y falleció en el intento


Bleima Márquez


Familiares de Michel Saraí, la niña de cinco años que falleció el pasado miércoles 30 de noviembre mientras intentaban cruzar el puente La Unión de Boca de Grita, municipio García de Hevia, para llevarla hasta un centro de salud colombiano, en Puerto Santander, donde sería atendida, piden al gobernador del estado, Freddy Bernal, y al fiscal superior, abrir una investigación y castigar a los culpables.

Según relató Jonathan Pernía Daza, padre de la pequeña, la tragedia sucedió ante la presunta negativa de los efectivos militares de ese punto de control a dejar pasar la ambulancia que la trasladaba. El desespero los obligó a utilizar una carretilla porque el centro de salud estaba muy cerca, pero su pequeño cuerpo no soportó y dejó de respirar.

Un viacrucis

La tragedia que vivió ese fatídico miércoles 30 de noviembre la familia de Michel Saraí no comenzó al intentar cruzar el puente La Unión de Boca de Grita. Antes de ese hecho tuvieron que lidiar con una serie de acontecimientos; entre estos, encontrar una ambulancia que la trasladara.

Jonathan contó que la ambulancia del ambulatorio de La Fría le pidió 60 litros de gasolina, requerimiento que no estaba en capacidad de cumplir porque él y su familia son de escasos recursos económicos y solo esa exigencia implica un gasto de 30 dólares, dinero con el que no contaba.

Luego, gracias a la gestión de la preocupada doctora del CDI que atendía a la niña, contactaron una unidad de Protección Civil, donde sí lograron movilizar a la paciente, no sin antes conseguir 17 litros de combustible, porque el tanque se encontraba vacío. Entre La Fría y Boca de Grita hay 25.8 kilómetros de distancia, unos 33 minutos de recorrido, aproximadamente.

“Llegó mi esposa con mi cuñada a Boca de Grita y los guardias no le permitieron el paso, porque seguro nosotros no teníamos plata, no teníamos dinero para ofrecerles a ellos para cruzar a mi hija”, dijo a los periodistas.

De acuerdo con Jonathan, del lado colombiano sí permitían el paso de la ambulancia con la niña, pero del venezolano la negativa fue rotunda.  Aseguró que la policía colombiana sí permitía el acceso.

“Ellos estaban haciendo señas para que dejaran pasar la ambulancia para el Puerto. Como no dejaron, mi hija fue trasladada en una carretilla, como si fuera un bulto de papa. Ella no era un bulto de papa. Ella era un ser humano ¿Por qué tanta injusticia con nosotros los pobres?”, exclamó el padre de Michel Saraí y recordó que hace dos años, sus hermanos fueron arrollados por un funcionario policial, y eso quedó impune.

Pide al gobernador del Táchira, al fiscal superior y al Fiscal general de la República, investigar el caso. Considera que se cometió una injusticia que le costó la vida a su pequeña hija. Se pregunta por qué ya ha pasado una semana y no los han llamado.

Insistió en que no es la primera vez que le niegan a un enfermo atravesar en vehículo el puente para recibir asistencia médica. Aclaró que el bloqueo viene desde el punto de control de Boca de Grita y que los militares le indicaron que hasta enero no habría acceso.

“Después de eso, sucedió también con otra niña y con un señor. La Policía colombiana no está atravesada en el puente”, apuntó y responsabilizó a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) del fallecimiento de su hija, porque le negaron el paso en la ambulancia.

Destacó que en los centros de salud venezolanos no hay insumos y llegar al Hospital Central con la niña, era asumir la compra de los medicamentos e insumos y no tienen dinero para eso.

Con su voz quebrada y los ojos humedecidos por las lágrimas que trataba de contener, Jonathan Pernía afirmó que llevan el dolor a cuesta: “No me están preguntando, señor Bernal, señor fiscal, pero en las noches uno ni duerme pensando en mi hija. Llorando su muerte. Mi esposa está abatida, y mi padre, ella era la luz de los ojos de mi padre”.

Gastos funerarios

Contó Pernía que no han podido cubrir los gastos funerarios, es una deuda que tuvieron que asumir porque no han recibido ayuda de ninguna parte. Los vecinos hicieron una colecta y lograron reunir 250 mil pesos, y aún deben un millón cincuenta. “Necesitamos ayuda, somos de bajos recursos”, señaló, y confesó que en su rancho no cuenta ni siquiera con una cocina; para preparar los alimentos, utilizan una estufa de leña.

“El derecho a la vida está sobre cualquier cosa”

A casi una semana del fallecimiento de Michel Saraí, Sofía Palencia, diputada del Consejo Legislativo del estado Táchira y defensora de Derechos Humanos, declaró que lamentablemente en esta oportunidad le tocó pagar a una niña de apenas 5 años, “la generación del futuro, las consecuencias de los desacuerdos que hay entre Venezuela y un país hermano como lo es Colombia”.

“Se presume y se habla de que el Estado venezolano no permite el acceso a la ambulancia donde era trasladada la niña con todos los récipes y lo que corresponde por el tema de salud, por lo que una madre desesperada toma la iniciativa de desconectar la niña y pasarla a una carretilla. Por supuesto, imagino que ayudada por la cantidad de personas que están allí haciendo vida continúa; pero lamentablemente la Guardia Nacional que estaba de guardia en ese momento, niega el acceso y la niña muere”.

Señaló que en materia de derechos humanos y en el artículo 43 de la Constitución de Venezuela, está bien claro que el derecho a la vida debe preservarse por encima de todo. En el artículo 8 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopna) establece que en este caso ellos debieron darle el paso en virtud de que se comenta de que del otro lado -el colombiano- había personas haciendo el llamado porque era una ambulancia.

“Estamos hablando de que, incluso en las mismas guerras, cuando hay un símbolo de la Cruz Roja se paraliza todo y permite que los médicos y paramédicos que van en esas ambulancias asistan a las personas que han sido caídas”, comentó, agregando que “en ese momento podría decir que la responsabilidad es netamente de parte del Estado venezolano, mediante la Guardia Nacional que no permite el acceso”
Apuntó que pareciera que la apertura de la frontera fuera solamente una buena foto para llevarla a los medios internacionales, pero realmente lo que viven los tachirenses, los venezolanos que día a día cruzan esa frontera parece un sueño, nada más que un “selfie” y buenas ruedas de prensa por parte del gobernador del Táchira y muchas autoridades, incluso hasta colombianas.

“Es imperdonable perder la vida de una niña que necesitaba auxilio, necesitaba que la ayudaran, más nada”, enfatizó Palencia.

Destacó que en el artículo 1 de la Declaración Universal de los derechos humanos tipifican, a nivel mundial, que la vida debe ser resguardada por cualquier Estado y aquí no se la prestaron. “Uno no le echa ni la culpa a ellos porque reciben órdenes, pero lamentablemente hay que buscar el culpable”.

La legisladora hizo un llamado a Tarek William Saab para que haga una investigación y se aplique el peso de la Ley. “Nuestro artículo 25 de la Constitución habla sobre que ese tipo de actos, así sea una orden, es una violación flagrante de los derechos humanos. Perder una vida por simplemente no dejar pasar una ambulancia, es inhumano”, refirió finalmente.

Encartado Publicitario