Inicio Regional Pese a la pandemia los pequeños de la casa festejaron su día...

Pese a la pandemia los pequeños de la casa festejaron su día especial en Colón

Este domingo 19 de julio, cuando se celebró el Día del Niño, muchos padres optaron por festejar como ellos consideraron adecuado en tiempos de pandemia. Unos desde casa por temor al contagio y otros sí se atrevieron a salir con sus pequeños para celebrar el día, en el municipio Ayacucho


Daniela González

Pese a la crisis económica que está ocurriendo por la pandemia de la COVID-19, los padres no dejaron pasar en blanco el día de los niños e invirtieron en arreglos con globos y golosinas para agasajar a sus hijos en casa.

“Prefiero regalarle un arreglo a mi niño y hacerle un desayuno sorpresa, que llevarlo a pasear o algún sitio que labore en Colón, porque algunos locales están abriendo sin ajustarse a las medidas de la pandemia, y prefiero protegerlo que terminemos contagiados de COVID-19. Él tiene 8 años de edad y le expliqué lo que pasaba, vendrán otros días para festejar”, lamentó Rina Mora.

Los arreglos oscilaban entre 12 mil y 40 mil pesos colombianos, el precio variaba de acuerdo al establecimiento comercial y los detalles añadidos.

Por su parte, comerciantes y fundaciones del municipio Ayacucho, regalaron una tarde diferente a los niños en su día.

Ante las medidas de cuarentena radical aplicadas en la zona norte del Táchira, los colonenses decidieron compartir con los pequeños de cada sector, realizando visitas rápidas con payasos, música y regalos para que disfrutaran de su día tras no poder salir a espacios públicos por prevención para evitar el contagio del virus.

Comerciantes modificaron su horario para cumplir pedidos

El comercio en San Juan de Colón, decidió modificar el horario y trabajar a puerta cerrada hasta la madrugada para poder tener listo cada detalle que los padres encargaron para hacer sentir especial a los pequeños, pues ante la pandemia, esta vez, los niños festejan de una manera atípica su día.

Los dueños de las tiendas dedicadas a detalles y arreglos en la localidad, se encontraban atados de manos, ya que el horario para laborar no era beneficioso para ellos. Sin embargo, los compradores salieron a partir de las 10:00 de la mañana, a buscar los detalles que días anteriores reservaron para entregarlos a los niños.

El comercio laboró para celebrar el día del niño.

“Nosotros tuvimos que dormir en nuestro local, teníamos bastantes pedidos, y era imposible devolvernos para la casa a las cuatro de la tarde que es la hora que termina el permiso de movilidad, faltaba tanto trabajo que modificamos el horario y trabajamos haciendo los encargos hasta la madrugada”, contó Rosa Peña.

 

Salir de la versión móvil