Rubio se cobija bajo el manto de Santa Bárbara

416
La iglesia de Rubio fue declarada Monumento Histórico Nacional el 2 de agosto de 1960 (Foto: Cortesía Óscar Medina).

Santa Bárbara murió decapitada a manos de su padre por profesar la fe cristiana


Norma Pérez

Santa Bárbara, la mártir cuya fe en Dios nunca sucumbió, ni frente a las más terribles torturas, es la patrona de Rubio y en la iglesia que lleva su nombre se venera el recuerdo e imagen de quien, bajo su manto, cobija a los habitantes de este pueblo, capital del municipio Junín.

Este 4 de diciembre, cuando se celebra el día de su patrona, la ´Ciudad de los Puentes´ se prepara para rendir homenaje a quien dio su vida por defender su convicción y valores cristianos.

Los actos religiosos son en honor a Santa Bárbara (Foto: Norma Pérez).

Desde la parroquia Santa Bárbara de Rubio se organiza un triduo de celebración litúrgica en su honor, que se inicia  este lunes, 2 de diciembre, con una misa a las 5 de la tarde, donde se resaltará a la santa como testigo de la fe; allí participarán los diferentes centros educativos; el martes les corresponde a los grupos apostólicos, esta vez se hará énfasis en su esencia de esperanza; y el miércoles, día central, habrá una misa a las nueve de la mañana, para seguidamente realizar una procesión con la sagrada imagen por las calles de la ciudad.  A las cinco de la tarde, la eucaristía, organizada y ofrendada por la alcaldía del municipio Junín.

Volver a los orígenes

El párroco de Santa Bárbara, presbítero Julián García López, es nativo de España, pero ya cuenta en Venezuela con un cuarto de siglo, como integrante de la orden de los padres dominicos.

Explicó que la fundación de Rubio se hizo en una finca, donde la esposa del dueño se llamaba Bárbara y, por su devoción, mandó a edificar una capilla en homenaje a la santa.

Con la llegada de los padres dominicos al municipio, en el año 1925, para encargarse del colegio María Inmaculada, también se dedicaron a la asistencia espiritual de los habitantes y unos años más tarde se fundó la parroquia eclesiástica.

“Los padres idearon convertir la capilla en el hermoso templo que es hoy, de arquitectura neogótica, el cual se concluyó en los años 50, con sus vitrales de material traído de Alemania y elaborados por artesanos de Cali, Colombia. Todos fueron costeados por las familias de Rubio, que siempre apoyaron esta obra”.

Fueron unos cuarenta años para culminar la iglesia, y en 1976, durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez, se reformó la fachada principal, junto al conjunto arquitectónico de la plaza Bolívar.

“La fachada del templo tiene tres grandes arcos; en el centro la imagen en bajo relieve de Santa Bárbara, a su derecha la copatrona, Virgen Inmaculada, y a la izquierda el fundador de la orden de predicadores, Santo Domingo de Guzmán. En la cúpula, el Sagrado Corazón de Jesús”.

También se encontraban en la fachada doce esculturas de evangelistas y apóstoles, hechas en el año 2000 por el escultor tachirense Pedro Mogollón, pero lamentablemente, hace algunos años se robaron cinco imágenes.

Virgen y mártir

La historia que narra el padre Julián García sobre aquella joven que se convirtió a la fe católica a pesar de la oposición de su progenitor, permite conocer la historia de la patrona de Rubio.

“Estuvo encerrada en un castillo y allí había una ventana por donde entraba la luz, que para ella era el símbolo de Dios, y como Dios es trino, mandó a hacer dos ventanas más que le recordaran su fe en la Santísima Trinidad”.

Se le representa al lado de una torre y en la mano derecha una palma del martirio, y la sagrada custodia del Santísimo Sacramento, por el misterio central de la eucaristía de la fe cristiana.

Hoy su protección se extiende sobre el pueblo laborioso de Junín, que en su día la celebra, acompaña con oraciones y la recuerda como la Santa Bárbara que brinda a cada habitante su sagrada bendición.