Inicio Regional Sacrifican padres sus estrenos por los de sus hijos

Sacrifican padres sus estrenos por los de sus hijos

Por sus hijos los padres hacen el esfuerzo que se tenga que hacer con tal y puedan estrenar. (Foto/ Gustavo Delgado)

Más por la vía de los ingresos ocasionales en moneda extranjera, que por un sueldo fijo muchos fueron los tachirenses que resolvieron la muda decembrina de sus hijos, un gasto que para muchos padres fue el fundamental para esta Navidad, incluso a costa de sus propios estrenos, como se pudo constatar en encuestas realizadas en la calle.

Uno de los efectos postpandemia dentro de una economía tachirense más afanada por adquirir pesos, es que el trabajo informal ha venido desplazando al bodegón garaje para hacerse de un ingreso extra, que a pesar de ser en moneda extranjera, a muchos les da la sensación que este año les ha alcanzado mucho menos. De otro lado la reapertura en pandemia no ha dejado de tener su efecto en el comercio, lo que para muchos negocios ha significado que este 2021 no haya sido tan bueno como parecía, y para otros, incluso el 2020 con todo y pandemia, haya sido igual o incluso mejor.

Pero aún las restricciones en el presupuesto familiar, la costumbre de estrenar se ha querido mantener a como de lugar, así las prendas sean las suficientes y se descarte la marca y el lujo.

Para los encuestados los precios están elevados, y en promedio calculan que en un ajuar completo –zapatos, medias, interiores, pantalones, vestido, etc- para niño o niña podría estar en alrededor de los 150 mil pesos, cifra que de acuerdo a la inteligencia financiera y expectativas de cada familia, se puede disminuir o superar. No muy lejos estaría la ropa del adulto, siempre y cuando cabe insistir el deseo de marca no se imponga, teniendo que decirse al respecto que tampoco es que en San Cristóbal al menos, abunden los locales de “ropa exclusiva”.

María Cuevas se siente orgullosa que su hija haya podido estrenar el 24 y también lo hará para el 31, y lo hizo sin ir a Cúcuta pues estaba muy ocupada para hacerlo y además cree que el supuesto ahorro se lo devoraba los gastos del viaje.

–Los precios están elevados, sí pero trabajando aquí y allá, haciendo una y otra cosa, me aseguré que mi hija estrenara tanto en Nochebuena como en Fin de Año. Uno va buscando de un sitio a otro lo más económico. El Niño Jesús le trajo una Barbie Sirena, le trajo el play doll, la plastilina y un kit para las uñas, y ella estaba muy feliz con sus regalos. Mi trabajo de chef no me permitió ir para Cúcuta y además tengo que cuidar a mi mamá. Puede que haya cosas económicas pero eso no se compensa con el gasto para el traslado allá—afirmó Cuevas.

Pese a su profesión de administradora han sido sus diversos talentos los que les han permitido a Miriam Hidalgo sobrevivir, uno de los cuales ha sido la costura, gracia a la cual confecciona para sus hijos.

–Yo hasta los momentos no he adquirido los estrenos para mí; pero para mis dos niños sí, un par de zapatos para cada uno; también compré tela para hacerles algo de ropa, aunque a uno de ellos si le compre una franela y un pantalón. En comparación al año pasado vi los precios demasiado altos. Trabajo en todo lo que sea artesanía, pintura, costura, porque si hablamos de sueldos, esos no alcanzan absolutamente para nada. Resolví los estrenos de mis hijos con mi labor independiente. Compré un poquito más que al año pasado gracias a la mayor circulación de moneda extranjera, con la que uno se defiende—agregó Hidalgo.

Sin más detalles Fabiola García tal vez no estrenará este treinta y uno pero su hija sí, y eso le ilumina el rostro cuando se refiere al tema, pues para ella es la mejor inversión que puede extraer se su negocio de lacitos para pelo.

“Han cambiado mucho las cosas, el dinero de nosotros no sirve”. (Foto/Gustavo Delgado)

–La niña sí, yo no, ahora tiene un conjuntico nuevo para este 31. Esa es la ilusión de ellos. Vamos a recibir el año entrante super bien, pa´lante, con la cenita normal en la casa que no falte la hallaquita. Siempre se hace lo posible—dijo.

Luis Torbes en nombre de Dios y en la lucha, piensa que lo más importante para sus dos hijos es que haya salud, y por los momentos con su tradicional negocio de aguacates en la Concordia desde hace tres años había logrado resolver el estreno para uno de ellos.

–Yo espero que el año entrante haya buen comercio, haya buen trabajo para todo el mundo. Poco a poco uno va resolviendo los gastos para estos días—sostuvo Torbes.

Estilista sin ejercer. Yalitza Guerero considera es necesario todo esfuerzo para que a sus dos hijos no les falte nada este diciembre pues afirma que “está difícil la situación, y si uno los trae al mundo no es para que sufran, entonces hay que darlo todo por ellos”.

Matilde Sánchez admite que no ha tenido dinero para comprarle el estreno a sus cuatro hijos. Se siente golpeada por el hecho de que ganando en bolívares tenga que depender de una economía en que todo se maneja en pesos.

–Todo está por las nubes y ahora no se está usando el bolívar: todo es peso y dólar y de a dónde uno va a sacar esos billetes. Ni en la buseta reciben bolívares. Uno antes le compraba a ellos todas sus cosas y con lo que sobraba, para las hallacas. Llega 24 y 31 y ya no es lo mismo que el pasado, a veces ni tener que comer esos días. Este año ha estado para mí más fuerte. Han cambiado mucho las cosas, el dinero de nosotros no sirve para nada, y en bolívares nos llega la pensión. Un kilo de ahorros ya está a 5 bolívares, que eran anteriormente 5 millones de bolívares, y así no se puede, y el salario mínimo está como en 7—declaró Sánchez.

Freddy Omar Durán

 

 

 

 

Salir de la versión móvil