domingo 28 mayo, 2023
InicioRegionalSe hundió la calle principal del barrio Rómulo Gallegos

Se hundió la calle principal del barrio Rómulo Gallegos

1.093 views

La calle era usada como vía de escape para salir a la troncal 5, carretera que conduce a los llanos venezolanos. Según los vecinos el peso de los vehículos de carga pesada aceleró el deterioro de la vialidad y ahora pasar es un riesgo.  Ha habido muchos accidentes y las casas también están afectadas. 

Bleima Márquez

Muchas dificultades deben afrontar los habitantes del barrio Rómulo Gallegos, parte alta, al sur del municipio San Cristóbal, pero la vialidad es el problema que más angustia a los vecinos. La calle principal está destruida y entrar o salir del sector es un verdadero riesgo. Todos los días se reportan accidentes

El equipo reporteril de Diario La Nación acudió al lugar ante el llamado de los residentes de esa comunidad y se encontró con un tramo totalmente intransitable, casas a punto de caer, y fallas en algunos servicios públicos como el agua potable, el transporte, alumbrado, entre otras cosas negativas.

Los habitantes del sector resaltan que no se trata de una obra de gran envergadura. La recuperación implica es para una calle de 24 metros de largo por 8 de ancho.

Accidentes a granel

Cuentan los vecinos que desde hace algunos años la calle principal del Rómulo Gallegos, parte alta, se viene deteriorando porque requiere de mantenimiento y de un sistema de drenaje que permita la conducción del agua cada vez que llueve, sin embargo, transitar no era ningún obstáculo.

Desde hace aproximadamente seis meses, cuando iniciaron los trabajos de recuperación de la infraestructura vial en la avenida Marginal del Torbes, en el tramo Redoma de la ULA, vieron desmejorar la única calle que les permite la salida y el acceso directo a sus hogares, poco a poco fue hundiéndose hasta que se desplomó totalmente. Ahora el paso de vehículos de cuatro ruedas es imposible. Las motocicletas y las personas que deciden caminar por ese tramo lo hacen a riesgo.

Una cámara ubicada en la zona ha captado múltiples accidentes.  Hasta el momento las consecuencias no han sido fatales, pero varias de las personas que han caído quedaron con secuelas o padecimientos a causa de los golpes.

Alcalde prometió solución

Pedro Alirio Guerrero y Rafael Martínez, habitantes del sector reiteraron que la calle principal del barrio donde habitan se convirtió en una vía de escape de la avenida Marginal del Torbes. Recordaron que un jueves, hace aproximadamente dos meses, el alcalde de San Cristóbal, junto a su equipo de trabajo, llegó a ese lugar y constató el daño.

Los moradores al percatarse de la situación salieron y solicitaron el apoyo de las autoridades municipales. Luego de ese escenario una cuadrilla de la alcaldía llegó para iniciar la obra, pero solo rompieron y no regresaron. Piden a la máxima autoridad de San Cristóbal que terminen los trabajos. “Solo picaron y nada más”, sostuvieron y añadieron que empeoraron el tramo.

Los vecinos aclararon que los trabajos que adelantan en la avenida Marginal del Torbes, no tienen nada que ver con el terrero, ni con el problema de vialidad que presenta la comunidad. Insistieron que la causa es haberse convertido en la vía de escape o alterna para la carga pesada.

Varios barrios afectados

De acuerdo con los datos que manejan los lugareños hay 150 familias afectadas de la zona, sin contar que hay otros sectores aledaños que usan esa calle como vía de acceso.

Detallaron los lugareños que el barrio Rómulo Gallegos, parte alta, es el sector afectado directamente, pero de manera indirecta hay más zonas perjudicadas como:  Rómulo Gallegos, parte baja; El Paraíso, Cuesta del Trapiche, San Sebastián, Manuel Felipe Rugeles, San Andrés, entre otros barrios de esa zona del municipio La Concordia.

“Si salimos y trancamos la troncal cinco entonces nos meten presos, pero quién responde por los daños de las personas se han caído”, expresaron.

Sufren por los servicios básicos

Nancy Camargo, otra residente de ese populoso sector dijo que el Rómulo Gallegos, parte alta, es la comunidad más olvidada de la zona.

Según los vecinos, el servicio del aseo urbano funcionaba eficientemente, pero al no poder transitar por la calle dejó de pasar los días acostumbrados. Los lugareños deben caminar hasta cierto punto para llevar los desechos sólidos. Algunas personas de la tercera edad, enfermos o con discapacidad sufren para poder trasladar la basura de sus hogares.

En cuanto al transporte, sostuvieron que anteriormente pasaba, no por esa calle, pero sí por una cercana. Para poder llegar a un punto o parada y esperar las busetas deben caminar hasta la redoma de la ULA o la Redi, sitio que forma parte de la ruta de varias líneas de transporte público.

El suministro del agua potable es otra debilidad en el barrio. Aseguran que poco llega el líquido, por lo general pueden disfrutar del servicio a altas horas de la noche o en la madrugada. En esos momentos lo que hacen es recoger agua en potes y otros recipientes para la limpieza personal, del hogar y otros quehaceres.

Johnson García, recalcó que existe la probabilidad de quedar incomunicados debido a que la vía hacia El Paraíso, vuelta que deben tomar para llegar a sus casas también está en muy malas condiciones y piensa que en cualquier instante podría colapsar en su totalidad.

Solo limpian la avenida

El barrio Rómulo Gallegos. parte alta, colinda con el parque Río Torbes, espacio que la alcaldía y otros entes competentes limpian y mantienen, sin embargo, los vecinos afirman que los trabajos de mantenimiento solamente lo hacen por el lado visible de la avenida Marginal del Torbes, y se olvidaron de que esa zona de recreación no solamente tiene un frente.

“Aquí pintaron casas y limpiaron para inaugurar la cancha antes de que ganara Silfredo.  Desde hace dos años no volvieron a venir”, criticó uno de los afectados y acotó que tampoco tienen alumbrado público. Los mismos moradores instalaron un sistema de luces con bombillos para no estar en penumbra.

Resaltaron que tanto la falta de mantenimiento al área del parque como la ausencia de alumbrado trajo otro problema: Hombres que bajan a hacer sus necesidades y hasta hay personas que se quedan. Temen por la seguridad de los niños y las mujeres.

Se desploman las casas

En la parte alta del barrio, justo donde comienza el destrozo de la calle principal, hay una vereda, para ingresar es necesario pasar por unas escaleras con desniveles y torcida por lo que suponen es una falla geológica.

Con el pasar del tiempo el terreno fue cediendo, pero en los últimos meses la situación se agravó severamente. Las columnas de unas casas se movieron y el techo y el piso quedaron en el aire, la pared prácticamente unida y estructuras totalmente fracturadas.

Ante el evidente peligro, los vecinos de estas viviendas piden a los organismos competentes, Bomberos y Protección Civil, realizar la inspección correspondiente y la demolición de las construcciones que ponen en riesgos a los habitantes.

“Nosotros tenemos 40 años aquí viviendo, anteriormente no era así, pero desde que comenzó a pasar el transporte pesado -camiones, gandolas- eso fue lo que nos afectó más”, refirió otro de los lugareños y añadió que esa calle estaba diseñada para carros pequeños.

Explicaron que la falta de asfalto hace que se filtre el agua cuando llueve y baje hasta las casas, porque no hay un drenaje. Necesitan un colector y así lo confirmó la comisión de la alcaldía que acudió hace dos meses por instrucciones del alcalde de San Cristóbal.

“Nosotros como contribuyente de la alcaldía estamos al día con los frentes de las casas. En enero se pagaron. Entonces esa plata para dónde va. No es para la vialidad y necesidades de las comunidades. Y ahora es en dólar y pesos, porque parece que se olvidaron del bolívar, pero nosotros seguimos ganando con la misma moneda nacional”, manifestaron.

Deporte en El Desierto

No todo es malo en el barrio Rómulo Gallegos, parte alta, los vecinos se preocupan por el bienestar físico y mental de los niños y jóvenes del sector, también por las personas de la tercera edad, por eso incentivan el deporte y la recreación.

Yaritza Salas contó que en la cancha El Desierto, ubicada en la misma comunidad, formaron una escuela de fútbol sala para los niños y jóvenes de la zona. También organizan bailoterapias todas las semanas para el resto de la comunidad.

Encartado Publicitario