sábado 2 julio, 2022
InicioRegionalTemerosos en El Hoyo por la furia del río Torbes

Temerosos en El Hoyo por la furia del río Torbes

1.225 views

El 6 de junio ocurrió una tragedia que conmocionó al Barrio El Hoyo, al sur de San Cristóbal, en el que se vio involucrado un niño de tres años, quien accidentalmente cayó desde el puente Andrés Eloy Blanco, única vía de entrada y salida tanto de vehículos como peatones a la localidad.

Freddy Omar Durán

Valga aclarar que para los que se movilizan a pie si hay otra opción, unos cuantos metros más allá: un planchón metálico sostenido sobre una endeble estructura que a cada paso si uno no se ha acostumbrado uno puede ser víctima del vértigo.

José Luis Escalante en sus cuarenta años de vivir en El Hoyo no había sabido de una tragedia tan triste como la pérdida de este ser de tan corta edad, que como él relató, se enmarca en la triste realidad de abuelas que deben asumir la crianza de su hijo, pues sus padres se tuvieron que ir al exterior. En este caso un padre radicado en Colombia y una madre en Chile, teniéndose que demorar las exequias de la víctima, que permaneció días en el Hospital Central, hasta el retorno a su patria de la progenitora.

Si bien al puente colgante lo atraviesan a lo largo dos barreras de protección a lado y lado de la estructura, que podría evitar el paso a un adulto, no así el de un niño, quien según algunas versiones, al momento del accidente en horas de la tarde manejaba un triciclo, lo que permitió colarse por un espacio entre la base del puente y el travesaño.

Al cuadro dramático se sumó un río Torbes encabritado rabioso que arrastró el cuerpo de la víctima hasta Sabaneta, más de un kilómetro más abajo.

Construido para el año 1988 como reza una placa de bronce en la cual figuran la gobernadora Luisa Teresa Pacheco de Chacón y el presidente Jaime Lusinchi como autoridades responsables de la obra y presentes el día de la inauguración, resulta visible como el óxido va haciendo de las suyas en sus bases. La tragedia puso en evidencia el peligro que significa que peatones y vehículos se muevan en la misma plataforma, que da inmediatamente al abismo, sin mediar una zona de seguridad.

–Esa pasarela está suelta. Hemos pedido que se le haga un arreglo pero dicen que no hay presupuesto, y muchas láminas del suelo están sueltas. Necesitamos una ayudita para que le echen pinturita y mantenimiento—rogó Escalante.

Daños en el muro

Protagonista de la tragedia, el río Torbes está volviendo a ser motivo de preocupación entre los habitantes de El Hoyo. El gavión que pudiera salvarlos, no da mucha confianza, pues sus grietas y separaciones no se ocultan. En las cuentas del señor Escalante, el muro de contención lleva más de medio siglo de aguante, y no sería justo someterlo a otros más, por lo que la canalización del río resulta para él tarea urgente.

–El muro está dando señales de reventarse, y está cediendo hacia el río. Las paredes se están desprendiendo. Este muro tiene como 60 metros, y lo que queremos es el embaulado para apartarlo del barrio—denunció Escalante.

Una confianza en el ser superior, le indica al señor Gerardo Hernández pocas probabilidades de que la desgracia ocurra, sin embargo el estruendo y las convulsiones del río, no dejan de despertarle sustos.

—A veces a uno se le ponen los pelos de punta. Yo me encomiendo a Dios, pues ¿para dónde va uno a coger? Confiamos de que con maquinaria pesada, nos echen el río un poco más lejos—dijo Hernández

- Advertisment -
Encartado Publicitario