Inicio Regional “Temó por mi vida y la dignidad de mi familia”

“Temó por mi vida y la dignidad de mi familia”

Zulman Doris Núñez, denunciante. (Foto/ Freddy Omar Durán)

Freddy Omar Durán

Por razones que ella no puede entender, la mujer de la tercera edad, Zulman Doris Núñez, quiere que le devuelvan la paz a su existencia, que ve amenazada por incidentes, que no solo le han causado un daño moral, sino que, en su concepto, podrían poner en riesgo su vida.

En hechos que todavía son materia de investigación, su hijo Alejandro Jiménez Núñez y su esposa, según el testimonio de la denunciante y vecina suyos en Cumbres Andinas, a la una de la mañana del 11 de marzo fueron objeto de fuertes agresiones, que ocasionaron fuertes lesiones en la cabeza, atendidas en el ambulatorio de Puente Real, al que llegaron casi a rastras, luego de ser remitidos desde el Core-1 donde se conoció el caso.

Al oír los gritos y los llantos, no solo su sueño se esfumó, sino que tuvo que ser obligada a una escena terrible que aún hoy en día afecta su salud mental. Para ella este es el punto culmen de malos momentos que ha tenido que pasar desde hace tres años, cuando la primaria forma de agresión, que según ella vendrían, de vecinos del lugar, vino en forma de campaña de desprestigio.

–Mi vida y el prestigio, la dignidad de mi familia, ha estado en peligro porque dicen que somos delincuentes. Mi hijo es abogado y licenciado, y puedo dar fe que es una persona honorable. Fuimos educados en un hogar muy decente de valores. Profesora en bellas artes, he impartido cursos de pedagogía artística a docentes, trabajadores sociales y bibliotecarios, a directores de la orquesta. Trabajé con Luis Vivas Terán, Jesús María Sánchez, con Henry Matheus Jugo. Trabaje en Maturín en Monagas. Todos saben quién soy.

A favor de la septuagenaria un tribunal decretó una medida de control y seguridad. En dicho documento se señala el seguimiento de causa penal a un ciudadano involucrado en el hecho, que la señora Núñez, aseguró fue reducido a prisión por dos días.

Denunció además que el hostigamiento a que ha sido sometida ella y su familia, ha incluido el corte del suministro del gas.

–No hay derecho para destruirnos así. Yo trabajé con amor para apoyar al actual gobernador Freddy Bernal y levanté el uno por diez, casa por casa. Cuando me llamaron a las guarimbas yo no fui porque no podía destruir mi ciudad. Y yo lo hice por bien, porque uno como docente debe llevar el sentimiento del amor a todos lados—acotó Núñez.

Salir de la versión móvil