viernes 19 agosto, 2022
InicioRegionalUn siglo de la capilla Santa Filomena en Seboruco

Un siglo de la capilla Santa Filomena en Seboruco

505 views

Los habitantes de la aldea Santa Filomena, municipio Seboruco del estado Táchira, están de fiesta porque la capilla de la localidad cumplió, este martes 5 de julio, 100 años de historia y devoción.

Para conmemorar tan importante acontecimiento los lugareños desarrollaron una amplia programación deportiva y cultural que comenzó el pasado sábado 2 de julio, y culminó este martes con la celebración de la santa eucaristía oficiada a las 10 de la mañana por los sacerdotes: Jesús Mora Calderón, Gustavo Alvarado, Carlos Carvajal y Marco García Huérfano.

Además de la misa un grupo de niños hizo la primera comunión.

La misa contó con la participación del coro de voces blancas de la institución Pablo María Duque Ovillos, dirigido por el profesor Pedro Pernía, junto al joven pianista y compositor Sebastián Pérez.

El pueblo se inspira

El pasado 29 de junio de 2022, Lubin Epitacio Suárez Gómez, habitante de la referida población escribió unas líneas en las que contextualiza la historia de ese templo de Dios.

Recordó que la capilla de esa población fue inaugurada el 5 de julio de 1922 en medio de la alegría de la comunidad que veía en la construcción de esta obra un acontecimiento sin precedentes. Destacó que “Santa Filomena, Virgen y Mártir, nació en Grecia, pero fue martirizada en Roma por el emperador de esa nación. Se dice que por no satisfacer los deseos de que fuera su esposa”.

En su escrito, Lubin Suárez evocó la alegría de la comunidad que, ese 5 de julio de 1922, veía en la construcción de esta obra un acontecimiento sin precedentes.
Además, describió cómo levantaron esa infraestructura que cumplió un siglo en esas tierras andinas. “La capilla fue construida en los terrenos donados por Don Pablo María Duque Ovalles, y se fabricó con paredes de tierra pisada, piso de ladrillo, techo de madera y teja.

En su interior se construyó un mesón para oficiar la misa y se instaló un nicho para albergar a Santa Filomena”.

También detalló que en el exterior de la capilla construyeron la plaza y una glorieta sembraron un árbol cuyo origen y especie se desconoce. “Se comenta que fue traído desde Colombia en una gira de algunos moradores de la comunidad hasta Pamplona en el año 1922. Este árbol todavía existe en la glorieta y hoy brinda sombra a cada uno de sus habitantes”.

En su redacción, Lubin cuenta que desde hace muchos años “la capilla ha sido un templo de alegrías y emociones de cada uno de sus habitantes, albergando sueños, esperanza y fe en su patrona Santa Filomena, que no nos ha desamparado ni un momento”.

Afirma que el sonido de sus campanas es único y especial pues aloja las sonrisas de aquellos que con mucha emoción pasan de generación en generación este ritual para llamar a su pueblo a la Santa Hora Eucarística que se celebra en ella.

En sus líneas recordó que en ese templo de Dios los lugareños han vivido grandes momentos espirituales que están tallados en los corazones y memoria de cada uno de los aldeanos feligreses. Allí han efectuado bautizos, primeras comuniones, bodas y “algunas despedidas tristes de aquellas personas que dejaron huellas imborrables en nuestras vidas con el pasar del tiempo”. Por eso, cada uno de los rincones de la capilla los transporta a historias, vivencias y el fervor de sus habitantes.

“Esperamos y anhelamos cada de 5 de julio con alegría y entusiasmo para escuchar el sonido del tintineo de sus campanas que nos anuncia y nos recuerda que somos un pueblo unido y lleno de fe en su patrona Santa Filomena quien nos ha dado el honor y el privilegio de llevar su nombre. Aldea llena de fe, de historia y personas que cada día se levantan para luchar por su comunidad y enaltecer su nombre”.

Bleima Márquez

- Advertisment -
Encartado Publicitario