viernes 19 agosto, 2022
InicioRegionalUna migración con perspectiva de género

Una migración con perspectiva de género

596 views

Redacción: Astrid Anselmi

Diseño: Paloma LaCruz


Cultural y tradicionalmente, la migración ha sido enmarcada por un tránsito masculino, quedando la mujer como un actor secundario que migraba por razones de matrimonio o reunificación familiar. Sin embargo, este estereotipo de la mujer migrante dependiente de lo económico por parte del hombre ha sido modificado por otros factores más determinantes.

En el caso de América Latina y el Caribe, diversos estudios hablan de una mayor movilización migrante femenina desde los años 80 como resultado de conflictos armados e inestabilidad social, principalmente desde Nicaragua, Guatemala y El Salvador.

Dicha movilidad ha ido transformándose a medida que incrementa el número de mujeres que deciden migrar de manera independiente por su figura de proveedoras de familia.

En el caso del fenómeno migratorio venezolano, el más trascendental en la historia reciente de Latinoamérica, la mujer criolla juega un papel fundamental en la redefinición de las féminas migrantes.

Desde mediados de 2019, con el asentamiento de la crisis humanitaria en Venezuela, el tránsito migratorio ha sido protagonizado por mujeres que, solas o acompañadas, decidieron emprender nuevos rumbos para mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias.

Sea por mar o tierra, la mujer venezolana se ha visto forzada a enfrentar las peligrosidades de extensas rutas y caminos ilegales; una migración transfronteriza que ha sido poco documentada desde el enforque de género.

En el informe Feminización de la migración venezolana documentada en su punto de origen durante 2018 y 2019, se expone la necesidad de ahondar en registros sin discriminación de sexo y así, construir un mapa fiable de este fenómeno con lentes de género.

De acuerdo a lo expuesto en el informe, esto permitiría entender las particularidades de las mujeres como protagonistas del proceso migratorio y crear políticas públicas con relación a su vinculación laboral y protección ante discriminaciones, explotación y violencia en sus distintas expresiones.

Sin embargo, se reconoce una denominación revelada y aceptada por investigadores del área: la feminización de la migración, debido al contundente rol de la mujer en las movilizaciones poblacionales, que en el contexto venezolano se ha concentrado en grupos de féminas entre 18 y 39 años que emigran no solo por falta de empleo, sino porque los ingresos que perciben no alcanzan para cubrir las necesidades básicas, expone el informe.
Frente a cualquier conflicto o crisis, muchas mujeres sufren perjuicios de género. Son las mujeres, junto a los niños, los más expuestos a vulnerabilidades y trasgresión de sus derechos.

Asimismo, como en todo proceso migratorio, las relaciones entre familiares y amigos están acompañadas de incertidumbre y ansiedad, no solo por abandonar el hogar y el país de origen, sino por la inseguridad a la que están expuestas las mujeres migrantes

Por todo lo anterior, el informe urge medidas para contener la vulneración de los derechos de mujeres, niñas y adolescentes que aún no han emigrado de Venezuela.

*Este es un artículo de la Red de Periodistas de Frontera

 

- Advertisment -
Encartado Publicitario