Inicio Reportajes y Especiales Al maestro (hay que tratarlo) con cariño

Al maestro (hay que tratarlo) con cariño

Hay muchos maestros en este país que son verdaderos héroes. Perseveran a pesar de las condiciones salariales que dan pena y dolor. Hay que cuidarlos, agradecer su permanencia. Ese reconocimiento pasa por la coherencia con remuneraciones acordes a su papel en la sociedad.

Misbel es una maestra de la escuela de Fe y Alegría del estado Nueva Esparta. Ella dice que le gusta ser educadora, que ama a los niños. Se va caminando a su colegio y comenta que lo más difícil de su trabajo es ver la realidad de las familias de sus alumnos: “Hay mucha hambre”, dice y añade que su gratificación la encuentra cuando en la comunidad le saludan con rostros de alegría: “¡Adiós maestra!”, y a ella también se le ilumina el rostro. “Sé que puedo ayudar a poner un grano de azúcar en sus vidas”.

Como Misbel hay muchos educadores que realmente tienen la vocación en su ADN y uno se anima de saber que existen. Y por mi mente pasan testimonios de educadores realmente admirables, como este del profesor Luis, director de una escuela en la comunidad San Vicente, estado Aragua, que ha gestionado milagros desde el colegio, al transformar un vertedero de basura en un parque. Luis camina una hora hasta su centro, tuvo que vender su carro, pero eso no lo ha detenido.

O el del profesor Roger, de un colegio de Carora, que en plena cuarentena visita con su bicicleta a sus alumnos para acompañar creativamente sus clases de educación física.

¿Y qué tal esta afirmación del profesor Rafael, director de un colegio de Antímano: “Ser educador vino a darle el apellido a lo que soy como ciudadano? Esta labor está integrada en mi vida y es mi esencia. Así lo siento, así lo vivo”.

¿Y cómo les parece el caso de la profesora Luisa? Es directora de una escuela técnica agropecuaria cerca de Cantaura, en el oriente del país: camina 12 kilómetros diarios para ir y venir de su centro.  En plena zona petrolera y no hay transporte público para llegar a esa escuela rural. Pero ella no falta.

Y pudiera seguir con más historias realmente conmovedoras y que uno no puede menos que admirar.

Pero no quisiera terminar esta lista sin mencionar al padre Jean Pierre Wyssembach, sí. Maestro de maestros. Por décadas impulsando las olimpíadas de lengua y matemáticas en las escuelas públicas y privadas de La Vega; entrenando jóvenes para los “liceos de vacaciones”. Y en los últimos años, en centros educativos del oriente, desde su trabajo en Maturín. ¡No se cansa!

Entonces uno piensa: estos educadores, y los miles que hay que están trabajando como si estuvieran en una carrera de obstáculos para poder acompañar a sus estudiantes, pidiendo teléfonos prestados, inventando guías para orientarles, manteniendo lazos afectivos, formándose en plena marcha dado que nadie estaba preparado para educar a distancia a niños y adolescentes…

Merecen el reconocimiento de las familias de la sociedad, de las autoridades que deciden sus salarios y sus condiciones de trabajo. Merecen el agradecimiento de todos.

Tratar con cariño a los educadores comienza por que se sientan orgullosos de su rol en la sociedad. La principal autoestima es la que viene de uno mismo. Eso ayuda a perseverar y a luchar por su dignificación, sin jugar el papel de víctima.

Tratar al maestro con cariño supone coherencia entre su papel de ofrecer presente y futuro a niños, adolescentes y jóvenes, y pasa por la coherencia de ser remunerados en concordancia con su labor en la sociedad. Como sucede en otros países, en los cuales, el oficio de educador está entre los mejores pagados. Recordar que sin maestros no hay escuela, sin maestros no hay ni educación presencial, ni educación a distancia. ¡Hay que cuidarlos!

Correo del Caroní

Salir de la versión móvil