miércoles 6 julio, 2022
InicioReportajes y EspecialesAusencia del padre genera orfandad en la familia

Ausencia del padre genera orfandad en la familia

262 views

“Es preciso que el padre mantenga una línea de comunicación fundamentada en el amor, que supla ausencias emocionales por diversas situaciones que se puedan presentar en la vida de cualquier ser humano”


Por Bleima Márquez


Es frecuente oír hablar de la madre como un ser excepcional y única; también hemos escuchado decir que ‘padres hay muchos y madre una sola’. Según los expertos, realmente, ambas figuras son indispensables en la formación de los hijos. La ausencia del padre puede generar alteraciones en el comportamiento de los niños e incluso en la personalidad.

Lo ideal es un padre que esté presente, que se involucre en la mayoría de actividades de los hijos.(Foto/Gustavo Delgado)

Para abordar el tema, Diario La Nación conversó con Erlyn Sierra (@sencillamentehumanos en Instagram) , una profesional especializada en orientación de la conducta y con amplia trayectoria en esta materia a nivel de niños, jóvenes y familia quien sostiene que el rol de padre no está solamente atado a ser proveedor, como se manejaba hace muchos años.

Asevera que la modernidad ha cambiado esa parte de la historia y ahora las madres también les ha tocado salir a trabajar y hacer un trabajo en equipo para poder suplir las necesidades desde el punto de vista financiero en el hogar. Por lo tanto, la figura del padre no es netamente económica, también está vinculado al amor y la protección.

“Una de las tantas responsabilidades del padre en el rol de la familia, es suplir o brindar ese amor que, más allá de la afectividad, pueda dar protección, seguridad, comodidad, y el saber resolver situaciones en la vida desde muy pequeños”, dijo.

Siempre presente

A juicio de Sierra, el padre brinda ese amor autoritario, admirable, esa protección y seguridad. Esa confianza y la responsabilidad para los hijos. El papá debe estar presente y activo en todos los momentos, y es preciso que sean tiempos de calidad.

Explica que en la familia puede estar presente la orfandad por ausencia o por omisión, porque muchos padres están físicamente presentes en el núcleo familiar o intrafamiliar, sin embargo, hay un vacío porque solo se encargan de la parte económica a través de regalos y premios. “Son reforzamientos materiales, pero está el vacío emocional, un hecho que se ha observado en muchas generaciones”, señaló.

Aclaró que puede ser que por diversas situaciones los padres estén separados y eso no se critica, pero el padre indistintamente de la separación con la madre de su hijo o hijos debe cubrir ese rol.

“Esa función o esa responsabilidad es por acto de amor, porque no solamente está limitado a suplir económicamente, sino que esté presente, que sea un padre, que sepa qué le gusta comer a sus hijos, cuáles son sus colores preferidos, cuál es el deporte con el que se identifica, sus cómics, sus hobbies, qué le gusta hacer y qué no, debe conocer a sus amigos”, precisó la orientadora de la conducta.

Insistió en que es preciso que el padre mantenga una línea de comunicación fundamentada en el amor, que supla ausencias emocionales por diversas situaciones que se puedan presentar en la vida de cualquier ser humano.

Separados

“El rol del padre es dar amor y ese sentimiento lo va a llevar a cubrir la parte de satisfacción, tranquilidad, responsabilidad y seguridad. La protección no es caer en sobreprotección sino brindarles la confianza a los hijos que están en el hogar. Indistintamente que vivan o convivan con la mamá o estén separados”, advirtió Sierra.

Hay un indicador llamado ‘Alineación parental’ que es cuando existe una ausencia de uno de los roles del padre o la madre, y se crea, bien sea por matriarcado o machismo, conductas de rechazo hacia quien no está ejerciendo su rol, tanto de padre o de madre.

“Nosotras como madres no debemos mal poner la figura del padre ante nuestros hijos, indistintamente de que ejerza o no su rol, porque ellos no tienen responsabilidad y tampoco escogieron a sus padres, y eso crea en la persona, que ahora es un niño o jovencito, inseguridad, miedo, impotencia, e intranquilidad. Eso es lo que llamamos emociones asolapadas, escondidas bajo la ira”, indicó.

Según Erlyn Sierra, lo ideal es un padre que esté presente, que se involucre en la mayoría de actividades de los hijos que no se conformen solamente con dar un regalo o hacer una visita cada mes.

Resaltó que hay que estudiar las necesidades y las posibilidades, por tanta migración que se ha dado en Venezuela, pero que ese padre esté presente, aunque sea a través de los medios de comunicación que nos facilita la tecnología.

“Padre no es el que engendra sino el que cría”

Hay un refrán que dice: “Padre no es el que engendra sino el que cría”. Sobre este particular la orientadora de la conducta señaló que es una frase muy efectiva.

“El engendrar, pues bien, gracias a Dios le da la vida a un nuevo ser, pero más allá de engendrar el que cría es el que está presente en ese día a día, es el que aporta, el que forma e instruye, el que educa. Es que la educación no es solamente la escuela o el colegio. No, la primera educación viene desde el hogar, de lo que uno le dice a su hijo: Te trajiste un lápiz y no es tuyo, eso hay que regresarlo; se dice buenos días. Eso es la educación desde la casa”, refirió.

Destacó que hay muchos casos de padres que no son biológicos, pero son los que se están presentes día a día y aportan el amor incondicional necesario para crecer en el área afectiva, espiritual, y físicamente, porque eso cubre todas las necesidades.

Sierra dijo que tal vez esos padres no biológicos son los tíos, amigos muy allegados a la familia, primos, padrinos, o la pareja de la madre, que dan ese respaldo de seguridad a quienes están criando uno o varios hijos.

“Entonces no nos podemos estancar en pensar que el padre es el biológico. No, padre es el que está en la faena, en la rutina, el que lleva al niño a la escuela, lo busca, lo lleva a las tareas dirigidas o al entrenamiento. A lo que el niño desarrolle, incluso el adolescente o jóvenes, porque para los padres toda la vida seguiremos siendo sus hijos”, comentó la orientadora.

Vacíos

Erlyn Sierra recalcó que, si una madre o una familia trata de suplir al padre para minimizar una ausencia, debe quedar claro que, aunque se cubran las responsabilidades jamás vamos a suplir el rol de un padre porque, tanto psicológicamente como emocionalmente o espiritualmente, el papá es quien tiene que ejercer ese rol pues viene definido completamente en el hombre como XY.

De acuerdo con la profesional, esas ausencias pueden ir sanando. Hay que hablarlas. Reiteró que no hay que manejar un lenguaje en contra del papá, aunque tampoco debe disimularse, porque los hijos lo están viviendo y cuando sean adultos lo van a comprender.

“Algunos juzgarán, otros perdonarán y tal vez no, pero esas situaciones hay que llevarlas a través de sanación, de terapia, especialistas.  Muchos se cobijan de que no le prestaron atención a esa situación de carencia paternal, pero observamos secuelas en diferentes etapas de la vida, incluso la parte académica”, subrayó.

La orientadora de la conducta considera que es vital para cualquier ser humano el acompañamiento de ese papá en la formación de la vida. Indistintamente de que los padres estén en pareja o separados. Es fundamental para desarrollar una relación afectiva de plena satisfacción.

¿Qué opinan los tachirenses sobre la importancia del padre?

La opinión de la ciudadanía sobre la importancia del padre en la familia es variada, pero todos resaltan el valor que tiene esta figura en la sociedad. Al consultar a algunos tachirenses se obtuvieron respuestas similares.

Para Johan Sánchez, la figura paternal aparte de ser símbolo de autoridad, más no de machismo; representa la seguridad del hogar y de la familia en general.  “Es la persona que representa el trabajo, sin menospreciar a las mujeres. Vive y muere por sus hijos y por el bienestar que da las buenas enseñanzas, los valores y el amor que se brinda en todo momento”.

Sánchez sintetizó diciendo que el padre es tan importante como la madre, sus valores, su educación y su templanza con los hijos son el reflejo de ese amor que siempre, a pesar de todo, debe prevalecer”

Por su parte, Gloria Omaña, opinó que la presencia del padre es muy importante en una sociedad. Afirma que la familia debe estar constituida por mamá, papá e hijos, y cada uno es importante en su respectivo rol.

Piensa que la figura paterna es esencial como pilar y patrón a seguir, así como para inculcar valores fundamentales. Es importante la figura del padre responsable en la economía familiar, y no menos importante las madres que tienen la bendición de fungir como papá y mamá, cuando la figura del padre está ausente por distintos motivos. “Considero que es de bendecir a los padres responsables, pero también censurar a quienes son ausentes por irresponsables”, acotó.

- Advertisment -
Encartado Publicitario