jueves 11 agosto, 2022
InicioReportajes y EspecialesMomentos sublimes cargados de fe

Momentos sublimes cargados de fe

110 views

El traslado es una ceremonia tranquila, solemne y una de las más importantes de la festividad religiosa. (Foto/YR)

Yuliana Ruiz


“El traslado del Santo Cristo al Altar Mayor”, es como la inauguración de un mundial de fútbol, asemeja Renier Duque, miembro de la Cofradía del Santo Cristo de La Grita, ya que es el comienzo de una gran fiesta pero de índole religiosa.

La movilización del Cristo del Rostro Sereno en el mes de julio desde su capilla-santuario hasta el camarín de madera en la Basílica del Espíritu Santo (traslado), es uno de los momentos previos al 6 de agosto más sublimes e importantes para el pueblo jaureguino. El otro es su bajada al Santuario del Santo Cristo de los Milagros en la entrada a la ciudad.

En la bajada se avisa a los fieles de otras poblaciones que pueden peregrinar para su encuentro, pero en el traslado  los locales tienen la oportunidad de tener contacto directo con el Cristo. Lo tienen en las manos.

“Es el momento en que nosotros tenemos la posibilidad, la cofradía y el pueblo, de tener al Santo Cristo en las manos, y como Venezuela sabe esa imagen es sagrada”, contó Víctor Sánchez, presidente de la Cofradía.

“A veces no sabemos explicar que hay en ese madero sagrado, pero hay algo sobrenatural, divino… Allí está plasmada la obra de Dios”, afirmó.

La fe por el milagroso Santo de 412 años, movió el pasado 10 julio a docenas de fieles a la Basílica que lo guarda durante 365 días; es removido de su capilla, cargado hasta las puertas del templo, movilizado alrededor de la plaza por grupos de fieles y de regreso, es colocado en el Altar Mayor. Se utilizan guantes en señal de respeto.

“Durante una cruzada de evangelización en las aldeas del municipio, se les pidió a las comunidades que escogieran a uno de sus integrantes para que tuviera el privilegio de cargarlo. Una persona que ellos consideraran muy devota del Santo Cristo y que fuera querida en la comunidad”, señaló Sánchez.

Luego del traslado de la imagen al Altar Mayor se produce  la bajada en procesión hasta al Santuario, ubicado en Llano de Cura en la entrada de La Grita. Un complejo de 10 mil metros cuadrados con capacidad para recibir a miles de personas que arriban los primeros de agosto de distintas partes de Venezuela, para ser acobijados por el hijo de Dios.

En esta ocasión, después de 20 años el Santo Cristo de La Grita  bajó desde el Liceo Militar Jáuregui el pasado 24 de agosto, para recibir a peregrinos que llegan de distintas rutas a la Atenas del Táchira este 5 y 6 de agosto.

- Advertisment -
Encartado Publicitario