miércoles 29 junio, 2022
InicioReportajes y EspecialesRCTV: a 15 años de su salida

RCTV: a 15 años de su salida

303 views

Fue el cumplimiento del anuncio del para entonces presidente de la República, Hugo Rafael Chávez Frías, quien avisó el 28 de diciembre de 2006 que quitaría la concesión al canal del león, lo que se cumplió, incluso con la posesión inmediata de todos sus equipos.


Por Víctor Matos

A la medianoche del domingo 27 de mayo de 2007, por decisión del Gobierno nacional, la pantalla de los televisores que tenían sintonizados el canal 2 de Radio Caracas Televisión se pusieron negros y, diez minutos después, se iluminaron con la primera transmisión del canal estatal TVes.

Fue el cumplimiento del anuncio del para entonces presidente de la República, Hugo Rafael Chávez Frías, quien avisó el 28 de diciembre de 2006 que quitaría la concesión al canal del león, lo que se cumplió, incluso con la posesión inmediata de todos sus equipos.

Marcel Granier, presidente de la empresa 1BC, quien no pudo contener el cierre de RCTV-

Han pasado de este episodio, que dejó muda a la amplia audiencia de esa señal, quince años, sin asomo –por ahora- de que se revierta tal medida, que más adelante se cumplió también con su transmisión por cable, a pesar de las constantes apelaciones realizadas por el presidente de las empresas 1BC, Marcel Granier, a la que pertenece RCTV.

De esa fecha para acá, la decadencia en la calidad de programación de las televisoras, tanto nacionales como regionales, se hizo más patente y se multiplicaron las estaciones oficiales lideradas por VTV, y hasta tres lustros después de esta acción, el público no termina de entender el camino programático de la Televisora Social TVes, que hasta hace poco no lograba remontar ni el dos por ciento de la sintonía que la pantalla caraqueña contaba en sus actividades diarias.

Radio Caracas Televisión fue fundada por William Phelps Tucker, el 15 de noviembre de 1953, y desde un principio se distinguió por mantener el primer lugar de aceptación nacional, disputando este puesto con su rival Venevisión, pero casi siempre a la vanguardia de espacios de firmes contenidos, cuya presencia fue hasta internacional cuando no existía el satélite o el Internet.

Gobernaba hace 54 años el general Marcos Pérez Jiménez, cuando empezó la primera transmisión de un encuentro sostenido entre las novenas de Cuba y Venezuela, por el XIV Campeonato Mundial de Béisbol Amateur, y al día siguiente llevó a los hogares caraqueños el arte del ballet con Las Sílfides, bajo la animación de Peggi Walker y la actuación especial del tenor venezolano Alfredo Sadel.

Eladio Lárez, conductor bandera de Radio Caracas Televisión.

De esa época, vivieron los continuos éxitos al poner en antena el primer noticiero de calidad, como lo fue El Observador Creole, bajo la conducción del nativo del Táchira, Francisco Amado Pernía, así como los programas de teleteatro y cultural.

Pero fue con “El show de las doce”, bajo la animación de Víctor Saume, que RCTV se adueñó de la permanencia en los hogares, seguido por “La perfecta ama de casa”, con Ana Teresa Cifuentes, que colmaban la atención del mediodía.

Al salir al aire los dramáticos se abrió el mágico mundo de las telenovelas, que llevó después a producciones millonarias que dieron la vuelta al mundo.

Se recuerdan espacios como La media jarra musical, con Luis Alfonzo Larraín; en 1955, la entrada de Renny Ottolina con Lo de Hoy y, cinco años más tarde, copó la sintonía con El show de Renny.

Renny Ottolina, el “show man” número uno de Venezuela.

Por su foro desfilaron las estrellas del firmamento artístico, como Pedro Infante, Libertad Lamarque, Pedro Vargas, Nat King Cole, Benny Moré, Celia Cruz, Kiko Mendive, Alfredo Sadel, Conny Méndez, Héctor Cabrera, Néstor Zavarce, entre las decenas de figuras que mostraron su arte en la edad de oro de la televisión venezolana.

Radio Rochela fue la entrega humorística de las ocho de la noche de todos los lunes, el espacio más longevo de la risa en América y que dio a conocer a verdaderos talentos de este difícil género, para hacer reír a sus seguidores.

Pero fue en la producción de las telenovelas en donde Radio Caracas Televisión cosechó sus mayores éxitos, sobre todo en dos kilométricas series, como lo fueran, primero, El derecho de Nacer con Raúl Amundaray, Conchita Obach y Amelia Pérez Díaz, que consumieron seiscientos capítulos de transmisión, hasta la emblemática Por estas Calles de Ibsen Martínez y que duró más de dos años en el aire.

El tachirense Francisco Amado Pernía, conductor de El Observador Creole.

Producciones como Doña Bárbara, Canaima, Sobre la misma tierra y Boves el Urogayo, fueron una marca de calidad de la planta, y telenovelas como La hija de Juana Crespo, La señora de Cárdenas, La fiera, Silvia Rivas divorciada, marcaron toda una etapa.

Hasta que llegó su imagen mundial con Cristal, La Dama de Rosa, Topacio, Señora y Leonela, y luego El desprecio, Kasandra, De oro puro y la grandiosa Por estas calles, que reafirmaron el prestigio del trabajo fructífero de RCTV en cuanto al manejo de los dramáticos, con las más grandes figuras de la actuación y de la calidad de sus escritores.

Radio Carcas Televisión se convirtió en un sello de trabajo televisivo, no solo para Venezuela, sino para América Latina y luego al mundo, copando la sintonía en países como España y hasta Turquía por la trama de sus telenovelas.

Al apagarse su señal, se apagó la creatividad y dejó a la industria huérfana de una planta de imaginación y creatividad, como pocas veces se había visto, tanto aquí como en el exterior.

RCTV fue líder en la parte informativa, con corresponsales en todo el país, de amplia sintonía en su emisión estelar y la única que transmitió en vivo y en directo la llegada del hombre a la Luna, mientras su noticiero, El Observador, contaba con una penetración extraordinaria y sus programas de opinión, siempre en contra de los gobiernos de turno, fueron lo que lo llevaron al celo oficial y a la decisión de su cierre, que hasta la fecha esperamos que sea levantada, para devolver el entretenimiento y la noticia objetiva a la pantalla venezolana.

“Por estas calles”, rompiendo esquemas en la televisión

El 3 de junio de 1992, de la pluma de Ibsen Martínez, surgió el teledramático “Por estas calles”, uno de los sucesos de sintonía más contundentes de la televisión nacional, que duró dos años y medio al aire, solo comparable con la fiebre que en su momento produjeron telenovelas como El derecho de nacer y La señora de Cárdenas.

Para ese momento, luego de haberse experimentado la sensibilidad del público, que se rindió ante el hechizo del bondadoso y atildado médico de madre desconocida, como lo fue Albertico Limonta, que protagonizó Raúl Amundaray, salió en antena con un ímpetu jamás soñado Por estas calles, que reflejaba el drama del día a día en una Caracas ganada por el robo, la corrupción, la politiquería y el abuso de las policías, y que contó con figuras de la talla de Franklin Virgüez, el famoso Eudomar Santos, “como vaya viniendo vamos viendo”, y en donde se destacaron igualmente María Alejandra Martín, Gledys Ibarra, Aroldo Betancourt, Héctor Mayerston, Carlos Sosa,  Carlos Villamizar, Roberto Lamarca y Roberto Moll, entre muchos más.

Pintaba la historia la tragedia del pobre desamparado en las 24 horas del día, el flagelo de la delincuencia, la hipocresía de los políticos, el abuso de las autoridades, que paralizaba a la audiencia de lunes a viernes, a las nueve de la noche, en donde se reflejaba a través de la historia cotidiana, de manera explícita y descarnadamente, a la Venezuela corrupta y envilecida por obra y gracia de sus malos gobernantes, tragedia que contara con el impresionante respaldo popular por la audiencia que tuvo la oferta de principio a fin.

Fue la creación inesperada de sostener un argumento de acuerdo a los sucesos diarios en el acontecer nacional, que no bajó de simpatía y sintonía casi total en sus dos años y dos meses de estar en antena, rompiendo así todas las mediciones de atención y de alerta en la opinión pública. Por estas calles sigue en la retina de los amantes de los teledramáticos, desde principios de la década de los noventa.

- Advertisment -
Encartado Publicitario